Por el paro de 36 horas de las dos CTA y el general de 24 horas convocado por la CGT, desde la noche del lunes dejarán de funcionar los medios de transporte, no habrá recolección de residuos y no se dictarán clases en todos los niveles educativos. Es la cuarta medida de fuerza general contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri.

A partir de las 20 del lunes y durante todo el martes, no funcionarán los subtes y el Premetro en territorio porteño. A esta medida se sumará el paro de colectivos y trenes a partir de mañana y por 24 horas. El servicio ferroviario, además, podría presentar algunas cancelaciones y demoras en las dos últimas horas de este lunes.

En el caso de los vuelos, la empresa Aerolíneas Argentinas confirmó el adelantamiento de las partidas programadas entre las 20 y la medianoche a fin de evitar la medida de fuerza de este martes, a la que ya se plegaron los gremios aeronáuticos.

El paro general también contará con la paralización de la recolección de residuos, por lo que el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad pidió no sacar residuos para no acumular basura en las calles.

Además de los servicios públicos, los docentes nucleados en CTERA decretaron un paro de 48 horas en todo el país, que inició este lunes, contra las medidas de ajuste, desfinanciamiento y por la convocatoria a la paritaria nacional. En tanto, los universitarios se plegaron a la medida de fuerza de 36 horas.

Los Hospitales prestarán guardias mínimas, no habrá atención al público en Bancos ni reposición de dinero en los cajeros y los taxis funcionarán de forma limitada porque el sindicato adhirió a la medida de fuerza.

Además de la paralización de servicios, habrá seis cortes de calle programados. Cinco comenzarán a las 7 de la mañana en el Obelisco, Puente Pueyrredón, Acceso Oeste a la altura del Hospital Posadas, Panamericana a la altura de la bajada H. Ford y Panamericana y 197. El último será a las 9 de la mañana en Ruta 3-Kilómetro 27, en La Matanza.

El paro general no contará con una movilización, sino que el objetivo será mostrar un país paralizado, con calles vacías.

En esta nota