Vuelven las clases presenciales y crece la preocupación por la variante Delta

Esta semana comienzan las clases presenciales en ocho provincias de la Argentina. La Ciudad y Mendoza decidieron no respetar el distanciamiento social en las aulas, cuando crecen los contagios por variante Delta. 

02 de agosto, 2021 | 09.26

Tras el receso por las vacaciones de invierno, este lunes volvieron las clases presenciales en ocho provincias del país entre ellas la provincia de la provincia de Buenos Aires, Jujuy, Santa Cruz, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, San Juan, Corrientes y Salta. El plan de retorno a la presencialidad será en burbujas que abarcarán a la clase completa de alumnos y de forma escalonada por etapas.

Si bien las provincias retomarán las clases presenciales con protocolos sanitarios, a raíz de la pandemia de COVID-19, el alerta por la inminente circulación comunitaria de la variante Delta, la mutación de la enfermedad que es un 120 por ciento más contagiosa y resistente a los anticuerpos, está preocupando a las autoridades educativas de todo el país que deberán vigilar el avance de la nueva cepa del virus, ya detectado en cuatro provincias y la Ciudad de Buenos Aires, para tomar posibles nuevas decisiones respecto al ciclo lectivo 2021.

Retorno a las clases presenciales: la polémica por la falta de protocolo en CABA

Es así que las escuelas de todo el país seguirán adelante con el plan de trabajo pedagógico para el segundo semestre para las clases presenciales que ratifica y amplía los alcances de los protocolos vigentes que plantea que el distanciamiento físico debe seguir siendo de un metro y medio, junto a los protocolos de barbijo, ventilación y lavado de manos. Medidas ratificadas en la Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), que agrupa a los ministros del área de todas las provincias.

Sin embargo, tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires y en Mendoza, el gobernador Rofoldo Suárez, decidieron no acompañar la medida de los protocolos vigentes e iniciaron las clases con un esquema de presencialidad completa en las aulas, a través de etapas, sin distanciamiento.

Por lo que, según el cronograma, el plan de regreso será en burbujas que abarcarán a la clase completa de alumnos y se aplicará en etapas entre el 4 y el 23 de agosto próximos, después del receso escolar y las dos jornadas del 2 y el 3 para exámenes.

Puntualmente, desde el miércoles 4 volverán los alumnos de 4to y 5to año de secundaria, los de 5to y 6to año de técnica; en tanto que el 9 de agosto regresarán los restantes cursos de 1ero, 2do y 3ro de secundaria y 1ero, 2do, 3ero y 4to de secundarias técnicas. El 17 de agosto retornarán los chicos y las chicas del nivel primario, los de modalidad especial, los de escuela para adultos, los del nivel superior no universitario y de los Centros de Formación Profesional. Mientras que el 23 de agosto será la fecha para el regreso de los niños y niñas del nivel inicial.

En este marco, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, aseguró que es “irresponsable” la decisión tomada por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de regresar a clases presenciales sin guardar la distancia de un metro y medio dentro de las aulas.

En diálogo con El Destape Radio, Trotta indicó que desde el ministerio observan esta situación “con enorme preocupación” y sostuvo que “es incomprensible que se tomen decisiones por fuera de la evidencia”. “Le pedimos a la Ciudad de Buenos Aires y a la provincia de Mendoza que compartan la evidencia que tienen para volver a clases sin distanciamiento; si no, estamos ante un hecho de irresponsabilidad de estas jurisdicciones”, sostuvo el funcionario.

Trotta agregó que a estos cambios en los protocolos sanitarios por parte de la Ciudad se suma el hecho de que “hay sospecha de que ya hay circulación comunitaria de la variante Delta en la Ciudad”. “Nosotros consultamos a los especialistas sobre si se podían modificar los protocolos y nos dijeron que había que sostener la ventilación cruzada, el uso de tapabocas y el distanciamiento”, manifestó el titular de la cartera educativa.

En este sentido, recordó que, para medir el regreso a la presencialidad, se establecieron “indicadores objetivos” y sostuvo que este regreso fue posible “porque la tasa de incidencia es menor a 500 casos cada 100.000 habitantes y porque hay una ocupación inferior al 80% en las camas de cuidados intensivos”.

El regreso a la presencialidad en la provincia de Buenos Aires

En tanto, en la provincia de Buenos Aires, un total de 4.150.000 alumnos que cursan sus estudios en 16.000 establecimientos, regresarán a clases presenciales "cuidadas" en contexto de pandemia. De esa manera, los 65 municipios de fase 3 y los 70 de fase 4 tendrán clases presenciales. Es que hasta el comienzo de las vacaciones, alrededor de 13 ciudades se encontraban en fase 2, donde las clases se dictan de manera virtual o a través de cuadernillos impresos. Esos municipios ahora ingresaron en fase 3, por lo que retornaron a la presencialidad junto a las ciudades que se ubican en etapa 4.

Estas ciudades son: 9 de Julio, Bolívar, Carlos Tejedor, Chacabuco, Coronel Pringles, Florentino Ameghino, General Belgrano, General Lavalle, General Viamonte, Hipólito Yrigoyen, Junín, Leandro N. Alem, Lincoln, Lobería, Maipú, Monte Hermoso, Pehuajó, Pellegrini, San Cayetano, Suipacha, Trenque Lauquen y Tres Lomas.

El regreso a las aulas se llevará adelante en el marco del Plan Jurisdiccional para un Regreso Seguro a las Clases presenciales, acordado con gremios y el resto de la comunidad educativa el año pasado. En este sentido, las clases en la provincia de Buenos Aires se dictarán, nuevamente, mediante el sistema de rotación presencial semanal, lo que significa que, una semana concurre al establecimiento la mitad de un curso y estudiarán desde sus casas la semana siguiente.

El Plan Jurisdiccional para el Regreso Seguro a Clases Presenciales establece pautas para la organización institucional de las escuelas para posibilitar el distanciamiento social, la adecuada circulación de aire, la limpieza y desinfección de los establecimientos y la higiene personal.

Por eso, los modelos a llevar adelante se adaptarán a las estructuras de cada institución educativa. Entre las pautas generales de cuidado, se encuentran el uso obligatorio de tapabocas para estudiantes, docentes y auxiliares; la distancia social entre estudiantes y docentes de al menos de un metro y medio entre estudiantes y de dos metros del docente en el aula, y de otros dos metros en espacios comunes.

Asimismo, se establece la higiene frecuente de manos (al menos cada 90 minutos), el control de temperatura al ingreso del establecimiento (máximo 37,4º C), la ventilación de los ambientes (al menos cada 90 minutos) y el mantenimiento de las puertas y ventanas siempre abiertas. Por último, los ingresos y egresos de las escuelas se realizarán en horarios escalonados para evitar conglomerados de gente como pautar 15 minutos de diferencia entre los horarios de salida y entrada de los grupos de estudiantes.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►