Tomas de colegios: el Gobierno porteño sancionará al vicerrector del Mariano Acosta

Lo confirmó la ministra de Educación porteña, María Soledad Acuña, quien sostuvo que no tolerará "el adoctrinamiento en nuestras escuelas". Hizo referencia al último discurso del directivo a los estudiantes.

09 de noviembre, 2022 | 10.02

El Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionará al vicerrector de la escuela Mariano Acosta, Julio Pasquarelli, por las palabras que pronunció durante un discurso ante estudiantes y docentes durante la toma de ese establecimiento, en septiembre pasado. Lo confirmó la ministra de Educación porteña, María Soledad Acuña, quien sostuvo que no tolerará "el adoctrinamiento en nuestras escuelas".

La decisión se basa en que Pasquarelli "adoctrinó" a los oyentes de ese discurso con gestos "que contribuyeron a generar violencia" y que son "un claro ejemplo de lo que no tenemos que permitir más en la Argentina". Así lo expresó la ministra María Soledad Acuña en su cuenta de Twitter. 

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Julio Pasquarelli, en un discurso que se viralizó en redes sociales, había realizado una defensa de los padres y de los estudiantes que estaban tomando el colegio al decir que si algunos de ellos iba a ser afectado "el equipo directivo del colegio iba a salir a luchar". El colegio se sumó a las tomas que protagonizaron otras tantas escuelas porteñas en septiembre pasado en reclamo de mejores viandas, fallas edilicias en las escuelas y contra las prácticas profesionalizantes en empresas.

En este marco, Acuña rechazó el discurso y dijo que en la escuela "educamos para formar ciudadanos libres, con capacidad de pensar y elegir su futuro, y no para bajar línea" y confirmó: "Vamos a rechazar y sancionar las conductas que vayan en contra de este principio".

La ministra añadió que no tolerará "el adoctrinamiento en nuestras escuelas" y que durante "la toma ilegal del Mariano Acosta, su vicerrector se paró frente a los alumnos a alentar la toma con micrófono en mano y una actitud prepotente que está muy lejos de la ejemplaridad que requiere su rol". Mientras que analizó que "lejos de generar un espacio de convivencia y diálogo democrático, estos gestos contribuyen a generar violencia y son un claro ejemplo de lo que no tenemos que permitir más en la Argentina".

El último antecedente de una sanción a docentes fue una supuesta agresión de dos maestros de una escuela primaria de Villa Soldati a un funcionario porteño por lo que fueron suspendidos 30 días.

Denuncia penal a 366 padres y resarcimiento económico

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires también denunció penalmente a 366 "adultos responsables de los estudiantes que hubieran participado" en tomas de escuelas secundarias por diversos reclamos, en tanto ya están en curso 21 denuncias civiles por daños y perjuicios por los días de clase perdidos por más de 50 millones de pesos.

Según precisó el Ministerio de Educación porteño en un comunicado, "cuando comenzaron las tomas en las escuelas, la Ciudad decidió denunciar penalmente a los adultos responsables de los estudiantes que hubieran participado de las mismas". En tal sentido, agregó que la Procuración General de la Ciudad ya realizó "25 denuncias penales a 366 adultos responsables".

"Nuestra obligación como adultos es enseñarles a los chicos a dialogar y a participar, pero entendiendo siempre que hay otros derechos que deben respetarse y que todas esas diferencias deben poder convivir en una misma sociedad", señaló la titular de la cartera educativa local, Soledad Acuña.

El Ministerio también envió a la Procuración General de la Ciudad de Buenos Aires un informe técnico que "cuantifica el valor correspondiente al pago diario de salarios de personal de las escuelas tomadas, para transferirles a los adultos responsables el costo laboral que implicó tener cerradas las escuelas".

Como consecuencia de este informe ya están "en curso 21 denuncias por daños y perjuicios por los días de clase perdidos, por un monto que asciende a $50.538.442,85", detalló la cartera de educación.

A fines de septiembre, estudiantes secundarios de 11 escuelas porteñas decidieron tomar los establecimientos en reclamo de mejoras en la infraestructura escolar, en las viandas y en contra de las prácticas laborales en empresas.

La medida de fuerza duró varios días, de acuerdo a las distintas asambleas que realizaban los estudiantes en cada escuela, además de las tomas otras 15 escuelas mantuvieron actividades y manifestaciones con base en los mismos reclamos.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►