Salta: allanaron un prostíbulo que funcionaba al lado de una fundación contra la trata

La Fundación Volviendo a Casa realizó más de diez denuncias hasta que la Justicia salteña allanó el lugar y se encontró con un centro de explotación de mujeres. 

09 de septiembre, 2022 | 20.35

Alrededor de diez personas fueron rescatadas tras el allanamiento de un prostíbulo que operaba al lado de una fundación que trabaja en contra de la trata en Salta. La orden estuvo a cargo de la jueza federal de Garantías N°2, Mariela Giménez, tras la investigación que lleva adelante el fiscal federal N°2, Eduardo Villalba. La causa está bajo secreto de sumario, pero según pudo saber El Destape, unas tres personas están detenidas por estar presuntamente implicadas en los hechos.

El allanamiento se llevó a cabo en la zona conocida como “el bajo” en la capital provincial, en una casa ubicada en Astigueta 612, en Villa San Antonio. Ese mismo lugar ya había sido decomisado y entregado al Estado nacional tras una condena a los propios dueños por el mismo delito de trata de personas, en 2019.

La medida – inédita en su momento – permitió que el inmueble quedara en manos del Estado nacional que lo cedió al Ministerio de Desarrollo Social de Salta que, a su vez, dejó una parte de esa vivienda en manos de la fundación Volviendo a Casa. En esa parte de la propiedad la fundación lleva adelante talleres y otras actividades tendientes a ayudar a mujeres y personas víctimas del delito de trata, sin embargo, en el otro sector, se habían instalado personas ajenas a la fundación y retomado el mismo delito, lo que generó nuevamente la actuación de la fiscalía, reportaron en la edición local del diario Página|12.

Según contó a El Destape el presidente de la Fundación Volviendo a Casa, Marcelo Nieto, la vivienda contigua donde opera la organización está dividida por una pared y a raíz de algunos movimientos que notaron decidieron denunciar la situación ante la Justicia: "Teníamos la sospecha de que existía un centro de explotación de mujeres, por lo que efectuamos alrededor de diez denuncias, la mayoría de carácter anónimo porque así lo permite la normativa debido a la peligrosidad del delito. Teníamos sospecha porque esa parte del inmueble estaba siendo usurpada, algo que también denunciamos, enviamos cartas documento y con el pasar de los meses notamos movimientos extraños de mujeres explotadas sexualmente".

Tras ello, dijo Nieto, el allanamiento se llevó a cabo el miércoles por la mañana "y quedaron detenidas tres personas, aproximadamente, y más de diez víctimas lograron ser rescatadas" y recordó que la causa se encuentra bajo secreto de sumario. "Algunas de ellas quisieron asistencia y ser parte de algún programa de rescate, otras no. Esto es común porque a veces el delito de trata de persona por el daño psicológico y le cuesta asumirse como tal", explicó. Además, contó que están "trabajando en una zona que es reconocida históricamente como la zona roja", que está ubicada a unos diez minutos de la capital salteña. En esa línea, aclaró que se desempeñan en el territorio "para poder estar más cerca de la comunidad y poder denunciar".

Ahora, por decisión del fiscal Villalba, tal indicó Nieto, "se puso el inmueble a disposición de la fundación para que siguiera trabajando con asistencia y asesoramiento". La Fundación acompaña de manera jurídica y psicológica a víctimas de violencias por motivos de género y también dicta capacitaciones y realiza talleres de oficios para vecinos y vecinas para dar herramientas de salida laboral.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►