Santa Fe: un secuestro histórico de cocaína, controles en duda y la relación con EEUU

Las sospechas y denuncias alrededor de los controles en los puertos de la provincia tienen un común denominador: en 2016, el gobierno de Macri desmembró el organismo que se encargaba de fiscalizar los cargamentos de los barcos que llegan a los puertos provinciales, por donde salen el 25,4% de las exportaciones nacionales. 

01 de septiembre, 2022 | 22.31

La octava zoncera del Manual de Zonceras Argentinas de Arturo Jauretche habla sobre la libre navegación de los ríos. “¿De quién liberamos los ríos?” se pregunta a sí mismo el autor en su icónico Manual, a lo que responde: “De nosotros mismos ¡Je, je, je!”. Insatisfecho con esta reflexión, Jauretche continúa sumando a la cavilación: “¿De manera que los ríos los libertamos de nuestro propio dominio? Pero entonces, si no eran ajenos sino nuestros, y los libertamos nosotros mismos, ¿se trata sencillamente de que los perdimos?”.

El pasado viernes 26 de agosto, Rosario fue testigo del más importante secuestro de cocaína de su historia. Un galpón donde vendían aberturas de aluminio fue allanado durante la madrugada por la Policía Federal Argentina (PFA) de Campana, quien secuestró en el operativo un total de 1658 kilos de clorhidrato de cocaína de máxima pureza. El cuantioso cargamento estaba camuflado en numerosas bolsas de pellets de maíz, que esperaban a ser embarcadas en el puerto de Rosario hacia Dubai. No faltó quien especuló con que este cargamento tendría como consumidores finales el público asistente a las jornadas del mundial de fútbol en Qatar.

La droga secuestrada iba a salir por la hidrovía rumbo a este a los Emiratos Árabes tiene un valor aproximado de 60 millones de dólares. Para el diputado provincial Carlos Del Frade, “esta es la exhibición de algo que viene pasando desde hace mucho tiempo”. Citando la información brindada por la Cancillería de Paraguay, son 42 toneladas de cocaína las que han salido por lo que el legislador santafesino llama “la hidrovía de la droga”, por los ríos Paraguay, Paraná y De la Plata.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La exportación masiva de granos es “como una manada de elefantes”, dijo Del Frade: es el mejor lugar “para esconder un supercargamento de drogas que desde hace meses planifica su salida por el puerto de Rosario”. Esta información es ratificada por el asesor del ministerio de Seguridad y exministro de Seguridad de la provincia Marcelo Fabián Saín, quien suma otro dato: el operativo tuvo asistencia de la DEA, la agencia antidrogas estatal estadounidense. Todo esto, ocurrido dos días después de una reunión entre el embajador Marc Stanley y los titulares ejecutivos de los gobiernos municipal y provincial de Rosario y de Santa Fe: Pablo Javkin y Omar Perotti, respectivamente.

El Manual de Zonceras Argentinas fue publicado por primera vez en 1968. Observar los puertos de la provincia de Santa Fe es un viaje directo a aquellos años, cuando la potestad de embarcar y desembarcar cargamentos sin el menor control del Estado no es un viaje en el tiempo: es cosa de todos los días.

El puerto como incógnita

Carlos Del Frade denuncia la desarticulación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) desde el 2016, cuando el gobierno de Mauricio Macri desmembró el organismo que se encargaba de fiscalizar los cargamentos de los barcos que llegaban a los puertos de Santa Fe, por donde salen el 25,4% de las exportaciones nacionales, según el informe del año pasado de la Bolsa de Comercio de Rosario. La desaparición del SENASA le dio una mayor flexibilidad a los puertos privados de Santa Fe. 

En la provincia, de las 20 terminales portuarias, sólo 4 son estatales (Reconquista, Santa Fe Capital, Rosario y Villa Constitución), pero están concesionadas a privados. De sus costas se despachan anualmente entre el 77 y el 80% de las exportaciones argentinas de aceites, granos y subproductos.

Las embarcaciones, a modo de fiscalización, presentan una declaración jurada firmada, completada y sellada por sus propias atribuciones y presentadas a las autoridades estatales de la Aduana y AFIP. Ahora bien, ajustando el foco sobre lo que es el mercado granario y oleaginoso, existen dos formas de determinar el real peso de una carga que se embarca: colocándolo en una balanza antes de subirlo al barco o por método draft survey, o lo que en criollo podría explicarse como “cuánto se hunde la línea de flotación del barco”.

A esto se le aplica un coeficiente que tiene en cuenta el peso propio del barco más las cargas preexistentes en el navío, más el lastre, el agua y el barro que puede llegar a haber en la nave. Sorprendentemente, este es el método por excelencia utilizado por los exportadores de grano en la provincia para dar cuenta de lo cargado en los buques que después zarparán hacia el resto del mundo por las aguas del Paraná.

“El control que hay en los puertos privados es de los propios puertos privados, de declaración jurada de los mismos equipos que portan e importan lo que se le da la gana” advirtió Del Frade, y continuó: “Eso es por la desarticulación del SENASA que ahora, de a poquito, se está intentando reconstruir, especialmente por un sector de trabajadoras, trabajadores, abogados y abogados que son muy conscientes del saqueo que produce esto”.

Para el referente del Frente Social y Popular, el desarme del organismo “fue la última gran desarticulación del Estado para terminar de hacer un Estado bobo y cómplice que generó el macrismo en enero del 2016. Lo que se podría hacer es tener un estado inteligente, transparente, moderno, que obviamente a los intereses minoritarios pero que mueven millones de dólares no les interesa tener, ese es un problema muy serio de la política nacional”.

De propios y extraños

“La provincia de Santa Fe y Estados Unidos están unidos por fuertes lazos”. Así escribió el embajador de los Estados Unidos de América, Marc Stanley, en su cuenta oficial de Twitter tras la reunión mantenida con el gobernador santafesino Omar Perotti el pasado miércoles, cuando hablaron no sólo de entablar vínculos comerciales con la provincia sino “abordar junto al embajador toda la temática de la problemática santafesina y nacional, particularmente el tema de seguridad, el de la Justicia, elementos con los que se viene trabajando en varios frentes con las distintas agencias vinculadas a la Embajada”.

El encuentro diplomático se llevó adelante en la sede de gobierno en la ciudad de Rosario, con el objetivo de ahondar en posibles vínculos comerciales para con la provincia y el país norteamericano y el debate sobre el abordaje de la problemática de la justicia y la seguridad en la provincia de Santa Fe

El encuentro despertó diferentes reacciones tanto en la oposición como en el oficialismo. La diputada Damaris Pacchiotti, legisladora oriunda de la localidad de Cañada de Gómez y militante del partido de centro izquierda Ciudad Futura puso la advertencia sobre las recetas ya conocidas, probas y fracasadas en materia de seguridad: "El abordaje de la seguridad tiene que ser de manera integral, además desarrollar políticas públicas desde un posicionamiento estratégico”, dijo Pacchiotti a este medio. 

En tanto, el presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara Baja provincial, Leandro Busatto sostuvo que “la experiencia indica que nada bueno viene del asesoramiento de los Estados Unidos y mucho menos vinculado a lo relacionado con la narcocriminalidad. Estados Unidos y la DEA son los autores de la famosa teoría de la guerra contra las drogas” la cual según el legislador santafesino “trajo como consecuencia el crecimiento provincial de carteles de droga, la introducción organizaciones paramilitares y la situación de dolor en términos sociales, desde oprimiendo claramente a los consumidores y dejarlo pasar a los grandes traficantes”.

Este resquemor y sospecha frente a los acercamientos del gobierno de Omar Perotti es repetido en todas tribus del Frente de Todos. El gabinete del rafaelino viene teniendo varias reuniones con diferentes representantes de la embajada estadounidense, comenzando con sus cada vez más frecuentes encuentros en febrero pasado, en donde se acordó la incorporación de programas de colaboración y capacitación de las fuerzas de seguridad con la Policía del Estado norteamericano de Virginia y la puesta en práctica de un programa de entrenamiento con la misma en tareas de inteligencia e investigaciones complejas.

“Ir a buscar capacitaciones, innovaciones o acompañamientos para el desarrollo de las políticas públicas que tienen que ver con la seguridad en la provincia de Santa Fe” optando por Estados Unidos como asesor en dichas políticas “es tomar modelos vetustos, abordajes del tema seguridad que fueron completamente corroborados que no sirven, que no funcionan”, fustigó Pacchiotti.

Al ser consultado por este medio sobre la posibilidad de un hilo comunicante entre ese encuentro con el embajador y el secuestro de 1658 kilos de cocaína, Del Frade aseguró que "el embajador está jugando sus piezas para terminar de generar una argentina a imagen y semejanza de los intereses yankees. Por eso dijo lo que dijo en la reunión del Consejo Económico de las Américas el 19 de agosto, por eso vino a Santa Fe a anunciarles a Perotti y Javkin que la vea iba a ser el procedimiento del día viernes y es una jugada que realmente responde a tener un mayor predominio de Estados Unidos en Argentina.

El Águila en el Paraná

Para el diputado Del Frade, el operativo de secuestro de 1658 kilogramos de cocaína en el violento barrio de Empalme Graneros en Rosario "confirma que por los puertos privados entra y sale cualquier cosa de la Argentina desde hace 44 años cuando el primer cargamento 200 kilos de cocaína llegó desde Bolivia, acá a la zona franca de Bolivia en el puerto de Rosario, recién recibido ese cargamento por Emilio Eduardo Masera, nada más y nada menos. Así que efectivamente, es la comprobación de una ruta que hace 44 años está funcionando.

“Lo más importante para Estados Unidos es que Cargill siga siendo la primera exportadora de la Argentina. Para eso vino también en el embajador” concluye Del Frade.

El periodista e investigador Julián Maradeo, autor del libro “La DEA en Argentina” es cauteloso al reflexionar sobre el accionar de los organismos dependientes del Estado norteamericano y los posibles intereses de la Embajada norteamericana en el territorio santafesino, mas en lo que respecta a la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), contestó que “hay dos avanzadas muy marcadas: una es el anuncio de febrero cuando Perotti comunica que se va a crear la Unidad de élite que va a estar por Maximiliano Bartolotti. Lo que no tiene problema la DEA es, a la hora de dar un paso de comedia y simular interés en la problemática local”, dijo el investigador especializado en la Administración de Control de Drogas.

Y enumeró: “Firmar acuerdos que en realidad son pretextos formales que les permiten ahondar distintos tipos de con distintos tipos de movimientos bajo fines informales, léase por ellos establecer vínculos con los jueces federales y fiscales federales de la provincia de Santa Fe con los ministros, con los respectivos gobernadores, con los jefes del área de Drogas Peligrosas, con los policías con integrantes de las fuerzas federales de seguridad que puedan.”

“La DEA va a beneficiarse siempre del acceso a información de productos o estructura global de inteligencia para ir largando en cuentagotas” dijo a El Destape y agregó que “lo que está buscando en todo momento es ver de qué manera se puede generar vínculos de excepción en el territorio para poder manejar información de manera directa, por ejemplo sobre lo que pasa en la Hidrovía del río Paraná o a través de distintas vías que puedan tener cargamentos que cuya dirección cuyo destino final sea Estados Unidos y transiten por la provincia”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►