Masajes terapéuticos: beneficios que aportan a nuestro cuerpo

¿Qué son los masajes terapéuticos? ¿Se recomiendan para mejorar la salud? Conocé todo acá.

15 de marzo, 2021 | 10.00

El masaje es una técnica milenaria que muchísimas civilizaciones utilizaron a lo largo de la historia para sanar. En la actualidad, existen diversos estilos de masajes terapéuticos entre los cuales podemos elegir.

¿Cómo funcionan? Muy simple: la manipulación de ciertos tejidos y músculos del cuerpo impacta positivamente en tu salud. Podés buscar la técnica más adecuada para vos, dependiendo de tus dolencias o problemáticas.

La artritis reumatoidea, por ejemplo, es uno de los motivos por los que se buscan masajes. En el siguiente video, podés conocer de qué se trata.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

 

 

Si sufrís dolencias, lesiones, enfermedades o buscás simplemente un momento de relajación, los masajes son una gran terapia para intentar. En esta nota te contamos para qué sirven y repasamos algunas de las técnicas más utilizadas en la actualidad. Seguí leyendo para conocer más.

¿Qué son los masajes terapéuticos?

Los masajes terapéuticos son movimientos controlados y ejecutados, principalmente, con las manos del terapeuta en el cuerpo de una persona. El objetivo principal de esta manipulación de los tejidos blandos es aliviar molestias causadas por diversos factores como:

  • Malas posturas

  • Estrés

  • Traumatismos

  • Enfermedades

Usualmente, los masajes se realizan con las manos, pero también se pueden emplear otros elementos. Además, se pueden realizar aplicaciones de calor y frío sobre la piel. También se emplean aceites, que facilitan el deslizamiento de las manos.

¿Por qué se recomiendan?

El masaje es una de las herramientas terapéuticas más antiguas contra el dolor. Sus diferentes técnicas sirven para múltiples propósitos: desde relajar los músculos hasta estimular el sistema inmunológico.

Se recomiendan especialmente para enfermedades del aparato locomotor, pero también para las reumáticas. En cuanto a estas últimas, es importante aclarar que están contraindicadas para las fases agudas.

También son recomendables en los casos de enfermedades neurológicas como parálisis, trastornos tróficos o espasticidad, entre otras. Los masajes terapéuticos, además, tienen grandes resultados para combatir el estrés, insomnio o agotamiento.

¿Qué debés saber antes de tener un masaje?

Antes que nada, es importante contactar profesionales. Cualquier tipo de masaje mal realizado puede implicar consecuencias graves para nuestro cuerpo o salud.

Es importante, también, que el sitio elegido cumpla con las siguientes condiciones mínimas:

  • Higiene: tanto del lugar como del masajista.

  • Cabina: debe ofrecer privacidad y contar con una camilla adecuada para los masajes.

  • Tranquilidad: El entorno debe ayudar a la relajación del paciente.

Consejos para una sesión de masajes

  • Llegar a tiempo a la sesión. Esto nos permitirá no solo aprovechar todo el tiempo destinado, sino también llegar relajados y tranquilos.

  • Ducharse antes de ir. El agua caliente contribuye a liberar la tensión de los músculos, lo que permitirá que la sesión sea más eficiente

  • Entrenar antes de un masaje, no después. Si tenemos planeado realizar algún tipo de actividad física, es recomendable realizarla antes. De esta manera, evitamos tensar nuevamente los músculos. 

Contraindicaciones

Si bien los masajes terapéuticos ofrecen muchos beneficios para el cuerpo, existen algunos casos en los que están contraindicados. En estas circunstancias, de realizarse, pueden perjudicar o empeorar la condición de la persona. Los casos son los siguientes:

  • Enfermedades agudas

  • Heridas abiertas

  • Periodo agudo en traumatismos

  • Infecciones

  • Inflamación aguda

  • Flebitis o fragilidad vascular

Tipos de masajes terapéuticos 

Existen diversos tipos de masajes terapéuticos, que se diferencian de acuerdo a sus maniobras y características específicas. En cuanto a estas últimas, podemos hablar de diversas técnicas, indicaciones, contraindicaciones, así como también efectos fisiológicos.

Algunas técnicas son médicas, basadas en estudios científicos y otras, vienen precedidas de filosofías y creencias milenarias. A continuación, repasamos algunas de las distintas técnicas de masajes terapéuticos que existen.

Masaje de tejido profundo

Esta técnica se concentra en la manipulación de las capas superiores e inferiores de músculos y tejidos. Implica una presión intensa y concentrada de parte del masajista.

El masaje de tejido profundo se focaliza en reducir la tensión o dolor, tanto de músculos como de tejidos conectivos. Esta técnica puede resultar un poco agresiva o dolorosa, por lo que no es recomendable para personas con artritis.

 

Masaje con piedras calientes

Este masaje se realiza con la ayuda de piedras lisas calientes que se colocan en el cuerpo. Este calor se transfiere a los músculos y tejidos, eliminando la tensión y provocando la relajación.

Además de las piedras, se realiza el masaje de los músculos.  En otras versiones de esta técnica se colocan piedras frías, que ayudan a aliviar el dolor de músculos por lesiones. También se pueden utilizar ambas temperaturas complementadas en el mismo tratamiento.

Masaje sueco

Es la técnica de masaje más conocida. Consiste en una serie de golpes en músculos y tejidos, con el objetivo de reducir el dolor y la rigidez. Al mismo tiempo, esta técnica ayuda a disminuir la ansiedad y mejorar la circulación.

Dependiendo del grado de sensibilidad de la persona, se va a ajustar la presión. El masaje sueco se basa en cinco movimientos fundamentales:

  1. effleurage: Fricción y deslizamiento de las manos sobre la piel.

  2. petrissage: Amasado de los músculos.

  3. tapotement: Golpes rítmicos con dedos o nudillos.

  4. Fricción profunda: Movimiento en las fibras musculares.

  5. Vibración del cuerpo

Anma

Se trata de una de las numerosas técnicas de masajes terapéuticos orientales. En este caso, se trata de un método de origen japonés.

Anma se basa en la creencia de que la energía fluye en el cuerpo y que, al bloquearse, causa enfermedad y dolor. Al masajear los músculos, este flujo se reestablece. Así se reafirma la idea de la habilidad del cuerpo para sanarse a sí mismo.

Masaje de los puntos gatillo

Los llamados puntos gatillo son los sitios de los músculos, donde se forman los nudos. Los masajes en estos puntos estratégicos están destinados a relajar y, de esta manera, reducir el dolor.

Esta técnica utiliza presión o vibración localizada en los puntos gatillo. En algunos casos, también se utilizan inyecciones con agentes anestésicos como la lidocaína. Sin embargo, esto último solo debe efectuarse en consultorios a cargo de profesionales.

Shiatsu 

Se trata de otra técnica japonesa muy conocida a lo largo del mundo. Consiste en ejercer presión con dedos y palmas en puntos específicos del cuerpo, realizando movimientos rítmicos y continuos.

El shiatsu continúa la línea de la filosofía oriental, que busca restablecer el flujo qi del cuerpo. Al igual que en otras técnicas similares, no se utilizan aceites y tampoco es necesario que la persona se desvista para la sesión.

Masaje ayurvédico

Esta técnica está basada en la filosofía hindú ayurveda. En ella, se combinan elementos como el yoga, la meditación, las hierbas y los masajes.

Este tipo de masaje también es conocido como abhyanga. Se realiza en todo el cuerpo, donde se aplica una serie combinada de aceites aromáticos con propiedades curativas y espirituales.

Masaje tailandés o thai

Esta modalidad terapéutica fusiona el masaje con diversas poses de yoga durante la sesión. Se trata de una técnica milenaria budista, que proporciona una relajación profunda a quien lo practica.

Se trata de un ritual de salud que trabaja a nivel físico, pero también emocional y espiritual. A través de diferentes técnicas de estiramiento, relajación y presión aplicada en puntos estratégicos, puede calmar la tensión del cuerpo.

Liberación miofascial

La fascia es el tejido conectivo que rodea a los músculos, vasos sanguíneos y nervios. Esta técnica de masaje está orientada a aliviar el dolor a través de la manipulación de ese tejido en particular.

La liberación miofascial se trabaja estirando y liberando la fascia. Con movimientos y presiones sostenidas, el profesional recorre las áreas doloridas, relajando y estirando las zonas de mayor tensión.

Reflexología

Se trata de una reconocida técnica asiática de curación alternativa. Este método se basa en la creencia de que aplicar presión en áreas específicas de manos y pies, sana otras partes del cuerpo.

Entre los objetivos de la reflexología, no solo se encuentra el alivio del dolor o la curación. También sirve para tratar otras problemáticas como, por ejemplo, el estrés y la ansiedad.

Masaje con pindas

Las pindas son pequeñas bolsas de tela de tejido natural, rellenas de diferentes elementos. Pueden contener arroz, hierbas aromáticas, aceites esenciales o plantas medicinales.

La técnica consiste en aplicar las pindas calientes, ejerciendo presión con ellas en diversos sitios del cuerpo. Este masaje provoca, simultáneamente, una profunda relajación así como también un efecto hidratante y desintoxicante en la piel.

Masaje con caña de bambú o bambuterapia

Se trata de una terapia alternativa de relajación de origen chino. Según su creencia, a través de las cañas de bambú circula energía. Por ello, se aplican estas cañas sobre el cuerpo, buscando reactivar la energía del organismo.

Esta técnica se sirve de la elasticidad de los troncos de bambú para obtener un estado de relajación profundo. De esta manera, busca disipar las tensiones acumuladas.

Rolfing

Es una terapia manual, similar a la liberación miofascial. A través de manipulaciones profundas del tejido conectivo, busca la reeducación del movimiento y recuperar el equilibrio natural del cuerpo. 

En un ciclo de 10 sesiones, el terapeuta manipula la fascia a través de presiones estratégicas. De esta manera, elimina las restricciones del tejido, reorganizando la estructura corporal.

Masajes terapéuticos para artritis

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los trastornos musculoesqueléticos son la principal causa de discapacidad en el mundo. Entre ellos, se encuentra la artritis.

La artritis es la inflamación o degeneración de las articulaciones de los huesos. Esto provoca dolores muy fuertes en quienes la sufren, por lo que los masajes son una buena opción para calmar estas molestias.

Es importante, sin embargo, consultar previamente con especialistas sobre qué tipo de masajes terapéuticos se pueden realizar. También es clave avisar que se padece esta condición antes de comenzar la sesión.

Los masajes regulares de músculos y articulaciones, realizados por profesionales, disminuyen significativamente el dolor en personas con artritis. En este punto, es esencial mantener la regularidad para conseguir mejores resultados.

Otros tipos de masajes

Masajes para los pies

Nuestros pies contienen miles de terminaciones nerviosas. Según la reflexología, cada órgano, sistema y parte del cuerpo, tiene su punto correlativo en el pie.

Actuando en estos puntos reflejos, se estimulan las vías nerviosas, los órganos y cualquier parte del cuerpo que se desee. Entre los beneficios de estos masajes, se encuentran la liberación de tensión y la calma de emociones.

Generalmente se trata de una técnica suave, que se emplea para eliminar tensiones. De esta manera, se intenta conseguir un efecto de calma y comodidad. 

Masajes reductores

Este tipo de masajes se utilizan con el fin de eliminar acumulaciones de grasa localizada y estilizar el contorno de la figura. Se realiza con una técnica de presión fuerte, realizando movimientos a una velocidad alta.

Con el calor provocado por el movimiento, se busca disolver el tejido adiposo. Además, esta técnica intenta intensificar la circulación y el metabolismo local, incrementando el consumo de calorías mediante la actividad motora.

Masajes para el estrés

El estrés es una problemática habitual en la vida actual. El ritmo acelerado y las presiones constantes afectan nuestra salud y bienestar mental, provocando, entre otras cosas, estrés.

Los masajes terapéuticos constituyen una experiencia relajante, tanto a nivel físico como mental. A través de estas técnicas, nuestro cuerpo aumenta su energía y alcanza un estado de tranquilidad y sosiego necesario para su salud.

Las diversas técnicas de masajes disminuyen y, en algunos casos, disipan las tensiones. Por esta razón, se recomiendan como terapias complementarias para el manejo y eliminación del estrés.

Conclusión

Los masajes terapéuticos son una manera de mantener la salud de nuestro cuerpo, tanto física como mental. Nos ayudan a relajar tensiones y a recuperar la energía.

Constituyen una parte fundamental del tratamiento médico para distintas enfermedades. Por ejemplo, aquellas que provocan insoportables dolores crónicos, como la artritis. 

Además, existen terapias alternativas basadas en técnicas milenarias de masajes. Estas nos ayudan a conectarnos con nuestro cuerpo a nivel físico y mental, pero también, espiritual.

Todas las opciones son válidas a la hora de cuidar nuestra salud. Si te gustó esta nota y querés conocer más sobre terapias alternativas, seguí leyendo El Destape.

 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►