El niño trasplantado por hepatitis aguda en Rosario “evoluciona favorablemente"

Lo confirmaron desde la Unidad de Hígado y Trasplante del Sanatorio de Niños de la ciudad rosarina. En tanto, aclararon que lleva menos de 24 horas el trasplante, "por lo que hay que ser prudentes".

11 de mayo, 2022 | 12.33

El trasplante de hígado del niño de 8 años que está internado por una falla hepática grave de origen desconocido en Rosario, Santa Fe, “salió bien” y el menor “está evolucionando favorablemente”, de acuerdo la último parte médico brindado por la Unidad de Hígado y Trasplante del Sanatorio de Niños de dicha ciudad. 

Lisandro Bitetti, uno de los cirujanos que realizó el trasplante de hígado al nene de 8 años afectado por hepatitis fulminante en el Sanatorio de Niños, detalló que si bien "el paciente está evolucionando favorablemente", tanto en los parámetros clínicos como de laboratorios que se siguen en la sala de terapia intensiva, "solo lleva 24 horas el trasplante, por lo tanto hay que ser prudentes".

En este marco, el profesional señaló que el equipo que trabajó en el caso “está muy conforme porque por ahora viene evolucionando favorablemente". "Los pasos a seguir son continuar con el control clínico y de todo lo que se hace habitualmente en el post de un trasplante hepático. En base a eso, si aparece alguna complicación se actuará y si no se le dará tiempo al niño para que empiece a despertarse y a acomodar todos los parámetros”, agregó.

La ablación del órgano se realizó el martes por la mañana en el hospital de esa provincia y fue traslado en un avión sanitario hasta el aeropuerto de Rosario, de donde finalmente llegó hasta el helipuerto del Sanatorio de Niños de esta ciudad “en tres minutos”, detallaron los médicos.

En tanto, el niño continuará con asistencia mecánica respiratoria. "Cuando se enfermó, el chico ingresó en un estado de sopor, no tiene conciencia real de lo que pasó y no sabe que está trasplantado. Una vez que se extube y se despierte, más allá del apoyo de la familia, también estará el equipo del sanatorio en todas las áreas de salud”, comentó el profesional.

Bitetti sostuvo que “es prematuro hablar de alta médica por ahora". "Hay que esperar que se acomode y la idea es que se vaya a la casa en cuanto se pueda. Estamos evaluando la parte respiratoria, neurológica, la hepática con el órgano nuevo y la renal. Confiamos en que empiece a funcionar de a poco y bien", destacó. Y completó: "Todos los indicios hasta ahora vienen bien tras una cirugía de doce horas. Hay que ser prudentes porque pasaron pocas horas desde la intervención. Son tres operaciones en una y hay que dar tiempo a que todo empiece a estabilizarse".

Situación epidemiológica nacional

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, precisó en declaraciones radiales que en el país "hay ocho casos sospechosos, de los cuales algunos son ambulatorios o ya se recuperaron", y mencionó a los niños que requirieron trasplante de hígado.

"En cinco (casos) se aisló un adenovirus y se está tipificando. Es una situación que se está investigando, de ninguna manera es un brote, de ninguna manera se puede extrapolar como la situación que vivimos años anteriores", agregó Vizzotti en referencia a lo ocurrido durante la pandemia de coronavirus. Además, sostuvo que "hay unos 300 casos en el mundo de hepatitis graves, y en algunos se requiere trasplante de hígado en niños menores de 12 años".

Por otro lado, los especialistas que participaron de un encuentro con autoridades de Salud que derivó en la creación de la mesa de trabajo destacaron la importancia de completar esquemas de vacunación y recordaron que este tipo de cuadros ocurren todos los años.

"Si bien la falla hepática en la población infantil es infrecuente, muchas de ellas son de origen desconocido", añadieron, sostuvieron que por el momento no ocurrieron este año más casos que los que suceden habitualmente y descartaron que haya un brote, según el comunicado emitido por el Ministerio de Salud.

Sin embargo, ante la alerta epidemiológica en otros países del mundo y los casos notificados en Argentina, la cartera sanitaria decidió fortalecer una estrategia de vigilancia para este tipo de eventos.

De la mesa de trabajo formaron parte, también, funcionarios de diversas áreas del Ministerio de Salud, como la Dirección de Epidemiología, la Dirección de Salud Perinatal y Niñez, la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, el Programa de Control de Hepatitis Virales, la Coordinación de Salud Ambiental y el Laboratorio Nacional de Referencia de Hepatitis Virales y de Gastroenteritis Virales (Inei-Anlis). Además, del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) y referentes de hepatología, infectología y dirección médica del Hospital Garrahan.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►