Fuerte declaración de testigo en el caso Maradona compromete a custodio

La psicopedagoga de Dieguito Fernando dio detalles de lo que observaba y escuchaba cada vez que iba a la casa donde vivía El Diez. Qué le ponían en la cerveza.

16 de febrero, 2021 | 14.30

Un brutal testimonio irrumpió en los últimos días en la causa que investiga la muerte de Diego Armando Maradona: la psicopedagoga de Dieguito Fernando, que lo acompañaba cada vez que visitaba a su padre, refirió ante la Justicia que al exfutbolista le daban pastillas para dormirlo y consumía alcohol.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

Se trata de Griselda Morel, quien asistió a varios encuentros entre el hijo que Maradona tiene con Verónica Ojeda, tanto en su casa de Brandsen como en la localidad bonaerense de Tigre, y contó con lujo de detalle lo que observó en esas visitas.

"Monona (NdeR: Milagros Rodríguez, la cocinera) nos empezó a contar que por ejemplo uno de los custodios, no dijo cuál, le pisaba las pastillas y se la ponía en la cerveza para que no joda de noche. Como Diego no dormía, hacía eso con las pastillas a demanda de Diego. Todo era demanda de Diego. Si Diego se levantaba a las 9 de la mañana y pedía cerveza se la daban", detalló en su declaración.

Según Morel, para "el mes de septiembre u octubre, Diego estaba complicado con el tema del alcohol", porque "tomaba vino y cerveza". Recordó también que Maximiliano Pomargo, el cuñado del abogado Matías Morla, le dijo una vez que ella estaba presente, que encontró a Maradona "en la habitación hablando por teléfono sin tener ningún aparato".

"´El ´Diez´ es lo más, lo encontramos en la habitación hablando por teléfono sin teléfono´", declaró la psicopedagoga, quien aclaró que Verónica Ojeda le contestó que no era una situación "buena o normal y que había que llamar al (médico personal Leopoldo) Luque".

En ese sentido, Morel también reveló que en noviembre pasado, el propio Luque dijo "que tal vez Maradona tenía un poco de líquido en el cerebro" y que "al otro día Verónica se entera que Diego tenía un edema subdural".

Luego de la operación en la clínica Olivos y ya en la casa del barrio "San Andrés", en Tigre, la psicopedagoga acompañó a Dieguito Fernando a una de las últimas veces que visitó a Maradona, previo a su muerte el 25 de noviembre.

"Diego se quejaba que el baño estaba arriba y lo bañaban con una manguera. Ese día estaba bárbaro y nos cuenta que había echado al enfermero porque le había mangueado plata", sostuvo Morel, en su declaración testimonial ante la Fiscalía de San Isidro.

"Puede cagarse muriendo"

En otro momento de su relato, la psicopedagoga Morel recordó que al miércoles siguiente de esa primera visita -que fue documentada por Ojeda en una publicación en su red social Instagram- fueron nuevamente a ver a Maradona, pero el panorama se modificó.

"Diego no quería recibir a nadie. Apenas lo pude ver y no se le veía la cara de tan hinchado que estaba", aseguró la testigo, quien se lo comentó al masajista que estaba en el lugar. "Sí, viste, porque no camina y puede hacer un edema cardiopulmonar y cagarse muriendo", fue la respuesta que le dio el masajista, según la psicopedagoga.

La Fiscalía le preguntó a Morel sobre la presencia de drogas en la casa de Maradona, y dijo que Verónica le contó que en una oportunidad que ella ingresó a la habitación vio, pero no le reveló de qué tipo.

La testigo refirió a muchos de los problemas que surgían con la presencia de "Charly", quien era familiar de Rocío Oliva, expareja de Maradona, y quien era parte del entorno meses antes de la muerte del astro del fútbol.

"Un domingo el custodio estaba haciendo asado y Charly tomando vino con Diego en la mesa de almuerzo. Verónica esperó a que Diego se vaya al baño y justo llegó el anestesista que le dio un suero mágico. Verónica habló con Charly y le dijo por qué le daba vino, que no tenía que dárselo. Éste le dijo que sólo era una copa y ella le dijo que no era su amigo, sino empleado. La casa de Diego siempre era una mugre, un asco, todo desordenado, la heladera revuelta", relató Morel.

"Cada vez que íbamos las cosas se complicaban más porque la heladera estaba llena de alcohol. Un día llegamos y Charly salía con un bolso de Argentina como que se iba a su casa. Le aviso a Verónica de esto para que vea por la ventana lo que hacía Charly.

Charly estaba sacando algo de atrás de una pared donde hay una cascada, lo metió en el bolso y se iba a un auto que lo estaba esperando. Verónica va corriendo para avisarle al custodio y lo frenan. Verónica lo increpa a Charly que le está robando. Charly empezó a llevarse camisetas de Argentina con otras pertenencias de él. Verónica insistía en que le estaba robando y el custodio decía que estaban en una lista, que eran cosas de él. Charly, mientras sacaba las cosas, le decía ´yo le limpio el culo a Diego´", agregó.

En ese sentido, Morel también recordó que en una oportunidad Dieguito Fernando necesitaba auriculares para la tablet y Maradona se los reclamó a "Charly" a los gritos: "Te doy hasta mañana porque te los vi puestos a vos y me salieron mil quinientos dólares". "Después de eso Charly se fue unos días", sostuvo.

Por último, otro de los puntos llamativos en la declaración de Morel, fue sobre las caídas que había tenido Maradona en el último tiempo previo a su muerte. "Una vez Diego tenía como una quemadura en el omóplato hasta el intercostal. Charly decía que era normal que Diego se cayera, que estaba acostumbrado. Verónica le mando a poner unas barandas de apoyo porque no se sostenía en el baño", cerró.

NA

LA FERIA DE EL DESTAPE ►