Derecho al olvido: cómo fue la primera audiencia en la Corte Suprema

La primera de las dos jornadas se desarrolló en la sala de audiencias del Palacio de Justicia y estuvo presidida por el titular de la Corte, Horacio Rosatti acompañado por los ministros Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

17 de marzo, 2022 | 16.57

En la primera audiencia convocada por la Corte Suprema alrededor del "Derecho al olvido", los defensores del Pueblo bonaerense y de la Ciudad de Buenos Aires (CABA) respaldaron el pedido de la empresaria Natalia Denegri en su demanda contra Google. La actriz y empresaria había pedido que se desvincule el contenido que la relaciona con eventos mediáticos en torno a una causa penal en los años 90. En ese sentido, organizaciones como el CELS destacaron el valor de la libertad de expresión y reiteraron que las restricciones "deben ser excepcionales".

Este fue el primer debate que la Corte Suprema de Justicia celebró como paso previo a resolver en la causa en la que Denegri demandó al buscador para que desindexe los contenidos que la relacionan con el caso que hace 25 años involucró al exrepresentante de Diego Maradona, Guillermo Cóppola.

El expediente llegó al máximo tribunal luego de que el gigante tecnológico apelara los fallos de las instancias anteriores que aceptaron parcialmente la pretensión de Denegri, quien estuvo presa por el denominado "Caso Coppola".

Qué argumentos planteó Google

La compañía consideró que el fallo de la Sala H de la Cámara Nacional en lo Civil limita el derecho a la información y la libertad de expresión, al restringir el acceso a contenido periodístico sobre una persona que fue y es pública por su propia voluntad y se relaciona con un caso judicial de interés público.

Para la empresa, el material forma parte del acervo cultural más allá de la valoración subjetiva que se haga sobre su calidad y resaltó que las decisiones judiciales podrán afectar las posibilidades de millones de usuarios para la búsqueda de información lícita a través de internet.

Cuál había sido el pedido de Denegri

Denegri pidió que sus intervenciones en el programa de televisión del fallecido periodista Mauro Viale no aparezcan entre los resultados de su nombre y el caso que involucró a Cóppola, que se encuentran en una veintena de artículos publicados en diarios y videos subidos a YouTube.

La demandante, ahora empresaria, pero entonces menor de 21 años, asistía cotidianamente al programa "Mediodía con Mauro", donde se abordaba esa causa también conocida como "Del jarrón", en el que se registraban peleas, agresiones físicas, acusaciones e insultos entre los participantes.

Cómo fue la primera audiencia

La primera de las dos jornadas se desarrolló en la sala de audiencias del Palacio de Justicia y estuvo presidida por el titular de la Corte, Horacio Rosatti acompañado por los ministros Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

En ella expusieron los "Amicus Curiae" (amigos del tribunal), individuos o empresas expertos en el tema del juicio, que brindaron sus aportes como especialistas, pero sin vincular al tribunal.

La primera en exponer -con un tiempo de ocho minutos al igual que el resto de los "amigos del tribunal"- fue la Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, María Rosa Muiños, quien reclamó que "se garantice el derecho a la rectificación" y "cuando corresponda, la supresión" del contenido no consentido.

Muiños recomendó también que el "Derecho al Olvido" pase a llamarse "Derecho de Supresión de Datos Personales" y propuso que "se incorpore la perspectiva de género como uno de los elementos constitutivos" de su ejercicio.

“En la normativa vigente en nuestro país, se garantiza a toda persona el derecho a la rectificación, actualización y, cuando corresponda, la supresión. En este sentido entendemos que, bajo ese entramado normativo, el de hábeas data, corresponde dar solución al presente caso”, puntualizó. 

Sobre la importancia de Internet en la vida de las personas, la Defensora del Pueblo porteña afirmó que esta herramienta se utiliza para “consumir, estudiar, relacionarnos con otras personas” y que, en ese contexto, “resulta muy difícil salirse de la lógica que imponen los intermediarios” como Google y otros buscadores. Por esa razón, Muiños pidió que “allí también deben aplicarse las reglas vigentes”.

Su par en la provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, pidió que se pusieran "límites al totalitarismo digital", porque mientras "Natalia soporta el descrédito, Google se lleva las ganancias" y comparó este caso con el de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien también promovió una demanda contra el motor de búsqueda por menciones difamatorias hacia su persona.

"Existe un fuerte componente de género en este debate", agregó Lorenzino, para quien el caso de Denegri se inscribe en el tema de "violencia de género digital", en tanto que Google "es responsable porque aporta las herramientas tecnológicas y pidió a la Corte que, al momento de resolver, exhorte al Poder Legislativo a crear una 'agencia de algoritmos'".

Durante algo más de una hora y media que duró la audiencia los expositores abordaron la cuestión relacionada con la "televisión basura" (Denegri participó voluntariamente de muchos programas sobre el Caso Coppola), pero difirieron sobre la solución para el reclamo de la empresaria.

Los docentes universitarios Horacio Granero y Ricardo Alberto Muñoz se refirieron a la responsabilidad de los motores de búsqueda porque "facilitan el acceso a los datos" y "la continuidad los hace desproporcionados e inadecuados".

Para que se revoque el fallo a favor de Denegri se pronunciaron Carlos Laplacet, de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentina (Adepa), quien destacó el "derecho a la memoria" y que no se debe limitar el acceso a datos de "interés público" porque el daño sería mayor, y los representantes de la Asociación por los Derechos Civil (ADC), que recalcó que la información "es verdadera".

Para Diego Morán, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la libertad de expresión es "piedra angular" y, por lo tanto, las restricciones "deben ser excepcionales".

En el mismo sentido se refirió Diana Cohen Agrest, de la asociación civil "Usina del Arte", quien pidió que se revoque la sentencia que favoreció a Denegri porque "el derecho a la privacidad no debe obstruir el acceso a la información" en casos de interés público.

Para el abogado constitucionalista Pedro Caminos, en el caso de Denegri "no hubo afectación al derecho al honor" porque actuó según "su propia voluntad", aunque luego se sintió "incómoda".

Al final de la audiencia se dispuso un cuarto intermedio hasta mañana a las 10, cuando expondrán las partes y responderán las preguntas de la Corte.

Denegri se encuentra radicada desde hace 10 años en Estados Unidos, es madre de dos hijos, y como empresaria gastronómica está al frente de una cadena de restaurantes en el sur del estado de Florida.

También es propietaria de una productora de contenidos cinematográficos por la que fue galardonada con 13 premios Emmy.

Legisladoras del FdT junto a Denegri

La diputada nacional del Frente de Todos Victoria Tolosa Paz, junto a la presidenta de la comisión de Mujeres y Diversidad Mónica Macha, y a la legisladora por Entre Ríos Carolina Gaillard, expresaron este jueves su respaldo al reclamo al “derecho al olvido” que lleva adelante la conductora y actriz Natalia Denegri, para que el buscador Google desvincule su nombre de episodios ocurridos hace más de 20 años, que esta tarde fue tratado por la Corte Suprema de la Nación en el marco de una audiencia pública que reunió a múltiples actores.

“Creemos que es sumamente importante darle nuestro apoyo a Natalia Denegri en este caso que es emblemático y donde se conjugan situaciones que no queremos que se repitan en la Argentina ni en ningún país: que una empresa privada pueda adueñarse de un hecho concreto ocurrido hace 26 años, cuando Natalia era menor de edad para la legislación argentina”, sostuvo Tolosa Paz tras el encuentro que mantuvieron esta tarde con Denegri en el anexo de Diputados.

“La Corte tiene en sus manos una decisión central. Si seremos dueñas de nuestra identidad, o estaremos cautivas de un algoritmo que hable por nosotras”, completó Tolosa Paz, quien además manifestó su deseo de contar con un fallo favorable que “siente un precedente y una jurisprudencia en la materia”.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►