Las defensorías rechazan clases presenciales y bregan por mayor conectividad

La Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación, y el Defensor del Pueblo de CABA pidieron avanzar en la entrega de computadoras y conectividad a los 6.500 alumnos, lejos de la presencialidad.

07 de octubre, 2020 | 22.48

Mientras se analiza el futuro de las clases presenciales o reintegraciones al sistema educativo en todo el país, la Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación, y el Defensor del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires opinaron sobre las acciones del Gobierno porteño y nacional para intentar volver a vincular a los estudiantes con la escuela. Allí bregaron por que los detalles técnicos puedan ser saldados de la forma más rápida posible para avanzar en la entrega de computadoras y conectividad a los 6.500 alumnos, lejos de la presencialidad manifestada por la administración de la Capital Federal.

En una nota enviada a la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, manifestaron "oportuno que mientras dure las medidas de ASPO/DISPO determinadas por las autoridades sanitarias, las jurisdicciones busquen formas alternativas a la presencia física de los niños/as y adolescentes en las escuelas, para dar respuesta a la necesidad de garantizar el derecho a la educación, poniendo el foco en el rol social de la escuela y los lazos socioeducativos que la misma promueve de forma irreemplazable".

Ambos defensores destacaron que "las grandes ciudades tienen un reto aún mayor en función de las formas de transmisión de la enfermedad, que se da de forma exponencialmente más peligrosa en las urbes densamente habitadas lo cual", lo que dificulta el regreso a las escuelas.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, se había reunido con los representantes de cada uno de esos organismos para instar al Gobierno porteño a avanzar en la geolocalización de estudiantes con necesidades tecnológicas y garantizar la recepción de los dispositivos. Poco después de ese encuentro emitieron esta nota en la que aseguraron bregar "porque pueda hacerse efectiva la entrega y conexión de las mismas de acuerdo a lo avanzado en el acuerdo entre ambas jurisdicciones". Sobre todo porque "cada día que pasa se agrava la situación de desconexión de las niñas, niños y adolescentes con la escuela, sobre todo en aquellos territorios donde más golpea la crisis económica y la vulneración de derechos". Para evitar esta situación, pidieron una "solución rápida para la efectiva recepción de los dispositivos y conectividad ya disponible y acordada en sus puntos centrales entre la Ciudad de Buenos Aires y el Ministerio de Educación de la Nación".

Sobre todo, explicaron, porque "se ha avanzado significativamente en acordar cantidad de dispositivos, localización de los niños/as y adolescentes que los requieren, convenios con otros organismos para el acceso a la conectividad (ENACOM) y demás aspectos centrales". Esfuerzos orientados a, también, entender que "el derecho a la educación es una puerta de acceso a la garantía de otros derechos conexos, que toman especial relevancia en la grave situación de problemas socioeconómicos que afectan a la niñez y adolescencia en la actualidad en nuestro país, con más del 50% de esta población bajo la línea de pobreza".

Además, celebraron la política que "Federal que el Estado Nacional está desarrollando en consenso con el Consejo Federal de Educación, donde se inscribe el ofrecimiento de apoyo económico, técnico, y pedagógico a la Ciudad de Buenos Aires" y entendieron como "oportunos los esfuerzos de las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires por diseñar posibles acciones que garanticen la continuidad educativa en este contexto grave y particular, que requiere sin dudas respuestas novedosas ante la inédita situación que atravesamos".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►