Invento argentino: así funciona el barbijo que elimina el coronavirus

El producto fue diseñado en conjunto con investigadoras del Conicet, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

07 de julio, 2020 | 20.19

Entre memes y el deseo de una nueva normalidad, hemos visto e imaginado cientos de trajes y dispositivos que nos permitan retomar las actividades que extrañamos y necesitamos de nuestra rutina pre-pandemia. Pero todo eso quedó en fotos virales y trajes de astronautas hasta ahora. Con certificación del INTA, fue aprobado un modelo de barbijo que es 99,9% efectivos contra el COVID-19.

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

Diseñado en conjunto con investigadoras del Conicet, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), el nuevo tapabocas de uso social fue producido por ATOM-PROTECT y tiene propiedades antivirales, antibacteriales, y fungicidas. Además, se puede utilizar hasta 8 horas por día y resiste hasta 15 lavados sin perder sus propiedades.

“La idea partió de un trabajo previo que estábamos realizando para desarrollar toallas que no permitieran la proliferación de hongos y bacterias, que son las que generan ese olor a humedad. Cuando comenzó esta pandemia pensamos que se podía adaptar el concepto para crear un barbijo que pudiese combatir todos los patógenos, incluido el coronavirus”, explicó Alan Gontmaher, fundador de Atom Protect. “Entramos en contacto con Silvia Goyanes, Investigadora Superior del Conicet y docente la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y se conformó un equipo de desarrollo con 3 científicos más, Roberto Candal, Griselda Polla y Ana María Llois y 5 becarios que colaboraron en el proyecto”, agregó.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El barbijo cuenta con tres barreras de protección, bioactivo con nanotecnología aplicada, con activos antivirales, bactericidas y antihongos. La primera capa es un impermeabilizante adherido a la primera tela para frenar el ingreso y egreso de fluidos. La segunda es una capa de protección sanitizante. Y, por último, una capa base textil que está embebida con los sanitizantes, absorbe la humedad del habla y respiración, mientras va destruyendo colonias de gérmenes que genera el mismo usuario.

 El director técnico de ATOM-PROTECT relató que “se unió desarrollo nanotecnológico con conocimiento textil y más o menos en 30 días, tras muchísimos ensayos de diferentes formulaciones, llegamos al que estamos utilizando actualmente y que analizó el INTI y certificó que elimina COVID-19, sin importar la cepa o cualquier mutación que pueda sufrir”.

A diferencia de los barbijos que existen, este es un producto reutilizable hasta 15 lavados que asegura una protección mucho mayor y duradera. “No solo sirve para coronavirus. Este barbijo impide el ingreso y egreso de virus, bacterias y hongos por lo que protege al que lo usa y a los demás en cualquier contexto”, comentó Gontmaher.

El CEO de la textil Kovi detalló que “el material que desarrollamos, además de para barbijos, puede ser utilizado para la fabricación de camisolines, para forros de camillas y muchos otros usos que se vuelven una prioridad en este momento para reactivar la industria y proteger a las personas". En esa línea, apuntó: "Se puede aplicar a muchísimos sectores que hoy es tan necesario que puedan retomar actividades para entrar en algún momento en una etapa de nueva normalidad, sin saturar la capacidad hospitalaria”.

Para Alan, esto no se trata solamente del desarrollo de su producto. “Yo perdí a mi abuela por coronavirus hace dos semanas en un geriátrico. Una enfermera se contagió en un transporte público y contagió a los pacientes. Si hubiese existido algo que la asile de todo contacto en el transporte público, por ejemplo, guantes con este material, se podrían evitar montones de contagios y montones de muertes”, dijo. Además, sumó: “Tenemos un producto desarrollado por científicos argentinos especializados en nanotecnología, que no existe en el resto de Latinoamérica y probablemente el resto del mundo. Nanotecnología desde La Matanza para todo Latinoamérica”.

Dado el contexto actual y con el objetivo de vencer al virus entre todos, se acordó que los barbijos sean puestos a la venta a un precio similar al de otras mascarillas con el fin que sean accesible para todos. Además, el 10% de la tela con estas propiedades será entregado al Conicet, UNSAM y UBA, quienes, a su vez, los distribuirán entre aquellos que más los necesiten.

Con la aprobación alcanzada, estos barbijos comienzan a ser distribuidos, pero la empresa continúa desarrollando nuevas tecnologías aprovechables en la lucha contra las enfermedades. “Estamos trabajando en un desarrollo para que estas características sobrepasen los 15 lavados y mantengan las propiedades de manera perpetua y otro proyecto de telas que repelen mosquitos para proteger del dengue”, adelantó Gontmaher.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►