Nietos recuperados: el recorrido y las historias detrás de conocer su verdadera identidad

Tras 45 años del Golpe de Estado de 1976 orquestado por la dictadura militar, los relatos de los nietos desaparecidos que fueron recuperados todavía siguen resonando en la Argentina. Repasá algunas de sus historias.

24 de marzo, 2021 | 00.00

Pasaron 45 años de aquel 24 de marzo de 1976 en el que el horror se apoderó de las calles en la Argentina. Pasaron más de cuatro décadas del día en que los militares tomaron el poder y ejercieron terrorismo de Estado, consolidando una de las épocas más siniestras en la historia del país. Sin embargo, generó un daño irreparable. Es que la dictadura desapareció 30.000 personas: hombres, mujeres (muchas de ellas embarazadas) y niños que, al día de hoy, siguen siendo buscados por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Pese a que, hasta el momento, se recuperaron 130 nietos, todavía quedan muchos por encontrar, por lo que la lucha continúa latente. La sociedad, por supuesto, debe cumplir un papel protagónico, exigiendo que el Estado y los medios de comunicación mantengan viva la memoria y exijan Justicia.

En esta jornada de profunda reflexión en la Argentina por el Día Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia, en El Destape repasamos las historias de aquellos jóvenes que pudieron recuperar su identidad.

La historia de Fernando Araldi Oesterheld, nieto recuperado

Diana Oesterheld tenía 22 años. Se puso de novia con Raúl Araldi. La joven quedó embarazada y la pareja tomó la decisión de irse a vivir a Tucumán. En julio de 1975, nació Fernando. Un año más tarde, un comando militar intentó secuestrarla, incluso estando embarazada de seis, pero logró escapar. Días después, la capturaron. Pero antes de que se la llevaran, le dejó el DNI a su pequeño hijo, Fernando Araldi: "Mi vieja tuvo la lucidez, en el momento en que ella se escapó, en dejarme abajo de una cama con el documento de identidad. Igualmente, entré a Casa Cuna como NN. Ellos sabían quién era porque en Casa Cuna yo entraba como NN, pero sabían que yo era Fernando Araldi".

Un año después, secuestraron a Raúl Araldi, padre de Fernando. La lucha del joven continúa latente, ya que se encuentra en la búsqueda no sólo de sus padres sino también la de su hermano o hermana, que debió nacer en un cautiverio. Asimismo, posee familiares de los que desconoce su paradero.

 

La historia de Gonzalo Reggiardo Tolosa, nieto recuperado N° 44 

María Rosa Tolosa y Enrique Reggiardo estaban en pareja y esperaban dos hijos. En febrero de 1977, ambos fueron secuestrados al igual que la madre del joven. En mayo de aquel año, en la cárcel de Olmos, nacieron los mellizos Matías y Gonzalo. Poco tiempo después, ambos fueron apropiados por una familia de represores.

Creer o reventar, la familia que los apropió tenía relación de amistad con la familia de Juan Cabandié, actual Ministro de Ambiente de la Nación. A partir de que Cabandié recuperó su identidad, Gonzalo y Matías comenzaron a tener dudas.

"El caso de Juan Cabandié fue shockeante para mí porque de chicos éramos amigos. En los medios de comunicación también veía que otros chicos recuperaban su identidad. Yo me preguntaba por qué no podía tener lo mismo", comentó Gonzalo, uno de los niños recuperados, que hasta el día de hoy continúa buscando a sus padres y su abuela.

La historia de Javier Darroux, nieto recuperado n° 130:

En diciembre de 1977, Juan Manuel Darroux fue secuestrado por cuatro hombres. Su esposa Helena Mijalchuk empezó a buscarlo. El día de Navidad recibió una carta de su marido diciéndole que no se preocupara, que se iban a encontrar 24 horas después. Ese día, Helena salió de su casa con su pequeño hijo Javier. Inmediatamente después, la mujer también fue secuestrada.

Investigaciones de las Abuelas de la Plaza de Mayo demostraron que Javier Darroux Mijalchuk fue encontrado en la calle, cuando tenía tan solo cuatro meses de edad y a sólo tres cuadras de la Escuela Mecánica de la Armada Argentina (hoy ex ESMA), sitio que funcionó como uno de los mayores centros clandestinos del país. Luego, fue dado en adopción a una familia de Buenos Aires.

En 2006, Javier Darroux Mijalchuk se hizo un examen de ADN, pero los resultados le dieron negativo. Diez años después, una muestra de su abuela paterna, fue clave para conocer su origen. "Yo siempre fui consciente de que era adoptado. Habiendo nacido en 1977, me pregunté si mis padres habían sido víctimas de la dictadura", comentó tras haber recuperado su identidad. 

Si dudás sobre tu identidad, comunicate con Abuelas de Plaza de Mayo:

Si tenés dudas sobre tu identidad comunicate al (011) 4384-0983. Otra opción es completar el siguiente FORMULARIO para acercar tus dudas. En Abuelas.org.ar consideran que es conveniente tener una entrevista personal para contar con el espacio de una buena comunicación para que se puedan responder todas las inquietudes. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►