Tres gendarmes detenidos por matar a un joven en el Bajo Flores

Facundo Scalzo tenía 20 años. Recibió al menos tres disparos, dos en la espalda. Los gendarmes detenidos declaran este viernes. Familia y amigos del joven niegan un enfrentamiento y piden justicia. No hay agentes heridos.

18 de junio, 2020 | 22.59

La víctima es Facundo Scalzo, un joven de 20 años. Vivía con su madre, su abuela y tres hermanos pequeños en el Barrio Rivadavia I, lindante con la Villa 1-11-14, en el Bajo Flores. El hecho ocurre a unas cuadras, en el Barrio Rivadavia II, el miércoles por la tarde.

Facundo recibió dos tiros en la espalda y otro en un brazo, según informaron a la familia los profesionales de la salud del Hospital Piñero. Aún no hay resultados de la autopsia.

Hay tres gendarmes detenidos e incomunicados. Serán indagados este viernes. La causa quedó a cargo del juzgado Criminal y Correccional N° 55. La jueza Alejandra Alliaud dispuso la intervención de la Policía de la Ciudad en la investigación y ordenó las pericias en el lugar del hecho a la Unidad Criminalística Móvil.

El juzgado analizaba este jueves por la noche el sumario y una cantidad importante de información para determinar la carátula de la causa.

El ministerio de Seguridad de la Nación inició una investigación interna, mientras aguardan por los peritajes oficiales y los primeros resultados de la investigación judicial. No hay agentes con ningún tipo de heridas, por lo que resulta difícil sostener la versión de un enfrentamiento.

Un vecino del barrio, amigo de la familia, relató a El Destape que los gendarmes intervinieron en una discusión entre dos familias, Facundo empezó a correr y le dispararon por la espalda. Aseguran que el joven estaba desarmado. “En el caso de que estuviera armado, como dicen, no había motivos para fusilarlo. Había tanta cantidad de gendarmes que tranquilamente podrían haber controlado la situación, se dicen barbaridades, no había ningún tiroteo y nada justifica ese desenlace”.

El Comité de Crisis del Bajo Flores y el Observatorio de Derechos Humanos Comuna 7 emitieron un comunicado en el que expresan “bronca, enojo y profundo repudio frente al homicidio de Facundo Scalzo en manos de integrantes de la Gendarmería Nacional”.

Denuncian que a Facundo “lo mataron cobardemente por la espalda”, y advierten que no están dispuestos a “soportar más asesinatos ni torturas en nuestros barrios populares”.

En otro comunicado, de Curas y Comunidad de Madre del Pueblo, remarcan que alertan desde hace tiempo sobre "los excesos de la Gendarmería contra nuestros pibes". Y agregan: "Con Facu se nos va un pibe bueno, no queremos callar ni ser cómplices de tanta injusticia".

La versión de la fuerza de seguridad, como ocurre habitualmente, indica que se trató de “un tiroteo”. Según un cable de Télam con información de “voceros policiales”, “todo comenzó cuando oficiales de la Comisaría Vecinal 7A de la Policía de la Ciudad recibieron un alerta que daba cuenta sobre un enfrentamiento armado entre miembros de la GNA y dos personas en la esquina de Alfonsina Storni y Pasaje Roldán”.

En los videos registrados por los propios vecinos y vecinas del barrio, y difundido en redes sociales por Revista Cítrica, se observa un fuerte operativo de Gendarmería para custodiar el cuerpo de Facundo, inconsciente, tirado en el pasto al costado de un auto, mientras trabaja en el lugar una ambulancia del SAME, que tardó casi una hora en llegar.

En las imágenes se observa a la madre de Facundo cuando intenta que las fuerzas federales le permitan ver a su hijo. Le negaron la posibilidad de ir con él en el traslado al hospital.

Facundo vivía a una cuadra y media de un puesto de Gendarmería. “Hoy verdugueban a la familia, pasaban por la casa y se le reían en la cara a la madre, tuvimos que pedir por favor que pararan”, cuenta a El Destape un amigo de la familia.

El hecho ocurre dos semanas después de que el propio presidente Alberto Fernández exigió que se "actúe con severidad pero siempre dentro de un estado de derecho" para terminar con la violencia institucional, en un mensaje dirigido a los ministros de Seguridad de todas las provincias. 

Fue en en el marco de la cuarta reunión del Consejo de Seguridad Interior, que encabezó la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, quien también pidió ser "inflexibles frente a los casos de violencia institucional" con acciones disciplinarias inmediatas, separación de los agentes involucrados, e investigaciones internas, más la colaboración que requiera el Poder Judicial.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►