Contundente pedido de Justicia Legítima ante los reclamos policiales

Justicia Legítima pidió una posición "clara y efectiva de defensa del sistema democrático" por parte de todas las instituciones del país.

09 de septiembre, 2020 | 20.32

Desde Justicia Legítima pidieron que las diversas instituciones del país adopten una posición "clara y efectiva de defensa del sistema democrático" ante las movilizaciones de efectivos de la policía bonaerense que cercaron la quinta presidencial de Olivos con patrulleros y personal armado.

Vicentin: de gran empresa a gran estafa

La agrupación destacó que, sin dejar de lado la legitimidad del reclamo, el deber de las fuerzas de seguridad es el "de cumplir con la misión que el marco normativo les asigna, y contribuir a consolidar el sistema democrático". Y analizaron que esta situación "revela la impostergable necesidad de profundizar la formación y capacitación del personal de seguridad en derechos humanos y ciudadanía".

En un comunicado, pidieron analizar el estado actual de cosas en un marco general "en el que se conjugan anuncios de golpes de estado, reivindicaciones del "Operativo Independencia" llevado a cabo por el genocida Buzzi, la negativa a permitir el funcionamiento del Congreso de la Nación, el lanzamiento de una bomba molotov contra la residencia presidencial", a los que se suman "una serie de declaraciones y comunicados de las fuerzas políticas de oposición, incompatibles con la convivencia democrática y el sistema republicano de gobierno".

Por eso, exhortaron a las instituciones políticas, sindicales, empresariales y religiosas, "a adoptar de manera urgente una posición clara y activa de defensa del sistema democrático y la convivencia pacífica".

El conflicto comenzó el lunes a la noche, con un reclamo por mejoras salariales y de equipamiento. A poco de iniciar, ya se habían concentrado en la residencia del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, donde se quedaron durante la madrugada del martes. Pese a que el Gobierno provincial anunció un aumento de sueldos, las movilizaciones continuaron.

Este miércoles, la quinta de Olivos amaneció rodeada de patrulleros y efectivos de seguridad armados que se negaron a ser recibidos por el presidente Alberto Fernández cuando éste los convocó. El episodio fue criticado y repudiado por la política, el sindicalismo y la sociedad toda, reconociendo la legitimidad del reclamo pero no el método.

Ante esta situación, algunos sectores del campo popular convocaron a una manifestación en las puertas de la residencia presidencial, la cual fue cancelada a las pocas horas, después de que Fernández lo pidiera para evitar más contagios por coronavirus.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►