Lawfare porteño: el macrismo replica su mecanismo de persecución judicial en la Ciudad

La justicia porteña citó a indagatoria a cinco dirigentes sindicales de UTE por una manifestación ocurrida en 2019. Un actor clave en este proceso es el Fiscal General porteño, Juan Bautista Mahiques, activo promotor del Lawfare durante el gobierno de Mauricio Macri. No fue el único exfuncionario investigado por persecución que se recicló en la Ciudad.

27 de diciembre, 2020 | 00.05

El mecanismo de persecución de dirigentes políticos, sociales y sindicales opositores que se desplegó durante el gobierno de Mauricio Macri se replica en la actualidad en la ciudad de Buenos Aires bajo la gestión de Horacio Rodríguez Larreta.

Evasión en Argentina: Los ricos fuera de borda

Cinco integrantes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), entre ellos su secretaria general Angélica Graciano, fueron citados a prestar declaración indagatoria por una manifestación gremial de 2019. De esta forma, Rodríguez Larreta busca doblegar y disciplinar a aquellos que luchan por cambiar el status quo porteño.

A esta altura no debiera sorprender que uno de los promotores de este proceso judicial contra dirigentes de UTE sea el Fiscal General porteño Juan Bautista Mahiques, activo promotor del lawfare durante la presidencia Macri donde ocupó una subsecretaría en el Ministerio de Justicia de la Nación y fue el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura.

“Hace 5 meses exigíamos la renuncia de Mahiques y denunciábamos que Larreta lo premiaba con el cargo de Fiscal pese a las denuncias que tenia por perseguir penalmente a opositores ¿Qué pasó ayer? Empezaron a perseguir penalmente a la Sec Gral de UTE @angegraciano #Lawfare Porteño”, tuiteó el Secretario General de la CTA de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo López, el 15 de diciembre pasado.

En diálogo con El Destape López, quien es docente, secretario Gremial de CTERA, Secretario General Adjunto de UTE y pareja de Graciano hace tres décadas, explicó: “La semana pasada vino la policía a casa con una notificación por una causa penal en la que se convocó a Angélica, diciendo que en 48 horas se tenía que presentar sino venían a buscarla con la policía”. “Esto lo manda la Fiscalía General”, aclaró. Concretamente, lo envió la fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 7 de la Ciudad que depende del Ministerio Público Fiscal porteño, a cargo de Mahiques.

Angélica Graciano es secretaria general de UTE. Ella y otros cuatro integrantes de la Comisión Directiva del sindicato fueron citados a indagatoria. “UTE es el gremio que enfrenta el ajuste de Larreta, que enfrentó las burbujas escolares”, indicó López.

El hecho por el que se convoca a los dirigentes sindicales de UTE ocurrió en noviembre de 2019. “La citación a indagatoria es por una supuesta obstrucción de los deberes de funcionario público. Porque hubo un acto público en el que querían poner a dedo a maestros y Angélica fue a impedirlo, fue a defender el acto público. De hecho, finalmente la selección se terminó haciendo como decíamos nosotros. Se trató de una actividad gremial típica de los actos públicos. Es habitual que el macrismo quiera poner a maestros a dedo. En ese marco se hizo esta denuncia”, relató López.

En diálogo con El Destape Radio, Graciano contó que en esos actos “nombraron docentes que son todos parientes de funcionarios para tener maestros alineados ideológicamente, que les garanticen las políticas y no protesten". Entre ellos, el hermano de María Eugenia Vidal.

López enmarcó políticamente la acusación y el proceso penal contra la secretaria general de UTE: “Este ataque se da inmediatamente después de que nosotros ganamos el tema de las burbujas escolares, después de que nos dijeron zurdos, pobres y fracasados. Hoy, el mayor enfrentamiento que tiene Rodríguez Larreta es con UTE y la docencia porteña. Por eso Mahiques nos manda una causa penal. Tiene la misma lógica que aplicaba cuando era funcionario del gobierno nacional. Persigue opositores. Para eso vino a la Ciudad”. “

Para el secretario general de la CTA-Ciudad, “el Lawfare está constituido por cinco ejes: la embajada de EE.UU; los medios de comunicación hegemónicos; el Poder Judicial; el poder económico y los gobiernos. El Lawfare porteño tiene los cinco elementos”. Y sin dudarlo, sentenció: “La pata más importante del Lawfare porteño es Mahiques, como anticipé hace 5 meses y confirmé hace una semana. Desde la CTA pedimos la renuncia de Mahiques desde aquel entonces”.

El 2 de julio pasado, desde la CTA –Ciudad ya se pedía el apartamiento de Mahiques: “La Ciudad de Buenos Aires no puede tener justicia si el jefe de los Fiscales está presuntamente comprometido con una banda de espías. Exigimos la renuncia de Juan Bautista Mahiques al cargo como Fiscal General de CABA”.

Tal como se publicó en diversas notas en este medio, Mahiques tuvo un rol importante en la persecución judicial que desató el macrismo cuando llegó a la Casa Rosada. Desde el Consejo de la Magistratura, Mahiques se ocupó de diseñar el copamiento del Poder Judicial, tarea que incluyó concursos truchos, el nombramiento de jueces alineados con el macrismo y el desplazamiento de aquellos que resultaran molestos. La jueza de la Cámara Federal de Casación Penal, Ana Figueroa, relató una visita de Mahiques, apenas asumió Macri, en la que intentó influir en su voto sobre el caso Memorándum con Irán. Figueroa declaró como testigo en el caso de la Mesa Judicial PRO, donde Mahiques está imputado. Allí, la jueza de Casación se definió como una de las primeras víctimas del Lawfare.

Entre otras cosas, Mahiques fue quien presentó en el Consejo de la Magistratura el pedido de juicio político del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, a quien Macri quería desplazar por su determinación en llegar al fondo de la cuestión en el Caso D’Alessio. También llegó a pedir como consejero que a un juez que no se alineaba con la Casa Rosada se le revise las redes sociales.

En el Ministerio de Justicia y DD.HH nacional Mahiques fue subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios, es decir, tuvo la jefatura política del Servicio Penitenciario Federal (SPF), desde donde se practicó el espionaje ilegal contra presos políticos en alianza con la AFI que condujeron Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. De allí, la referencia del tuit de la CTA al vínculo con la banda de espías.

Reciclados

Mahiques no fue el único actor protagónico del Lawfare cobijado por Rodríguez Larreta.

-El exjefe de Jurídicos de la AFI, Juan Sebastián “Enano” De Stéfano, es uno de los directores de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), la empresa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que tiene a su cargo la administración de la red de subtes. De Stéfano está imputado en la causa por espionaje ilegal que tramita en Lomas de Zamora, por su rol en el espionaje a CFK y a los dirigentes detenidos en las cárceles, como el exvicepresidente Amado Boudou o el actual Procurador del Tesoro, Carlos Zannini. Los fiscales de Lomas de Zamora, Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide, pidieron al juez Juan Pablo Augé que procese a De Stéfano por su rol en toda aquella maniobra de persecución.

-Otro imputado en una causa de persecución a opositores, Fabián “Pepin” Rodríguez Simón, involucrado con Mahiques en la causa de la Mesa Judicial Pro y junto a Macri en la del apriete a los empresarios Cristóbal Lóez y Fabián De Sousa, también pasó por la administración porteña. Estuvo en la Lotería de la Ciudad.

-Quien sigue siendo un hombre con mucho peso en el mundo judicial porteño es Daniel Angelici, otro de los imputados en la causa de la Mesa Judicial Pro. El abogado y expresidente de Boca tiene muchos contactos. Por ejemplo, está vinculado al mentado De Stéfano pero también a Mahiques y a Martín Ocampo, quien preside la Comisión de Justicia de la Legislatura por dónde pasan todos los pliegos y temas de justicia la porteña.

La Ciudad se transformó en la guarida de varios exfuncionarios nacionales acusados de persecución”, concluyó Eduardo López. Las pruebas documentales así lo acreditan.


 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►