Elecciones 2021: Sin Macri, la cumbre de JxC limó la interna con promesas de PASO y ampliación

Acordaron abrir PASO cuando sea necesario, apuestan a ampliar la alianza y a generar mayor unidad. 

09 de junio, 2021 | 05.00

Fumata blanca. Sin Mauricio Macri, la reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio se desarrolló con tranquilidad, en medio de un buen clima entre los dirigentes que, puertas afuera, se sacan chispas de cara a las elecciones 2021. La calma no fue casual, no hablaron de internas sino de cuestiones meramente operativas en medio de una pandemia que regirá toda la campaña. Acordaron abrir las PASO en los lugares donde no se llegue un acuerdo, manifestaron la voluntad de ampliar la alianza y salieron sonrientes de un encuentro presencial que se hacía desear. En dos semanas volverán a verse las caras y otra vez la virtualidad quedará olvidada.

Los dirigentes nacionales se centraron en dejar en claro algunos puntos. Por un lado, la importancia de la unidad a nivel nacional y provincial. Por el otro, la PASO ordenadora y civilizada como regla general pero siempre con la necesidad de, primero, construir unidad. Luego, dejaron en claro la voluntad de ampliación (y una pregunta que surgirá en algún momento: "Ampliación hasta qué punto"), principalmente en la representación social, no sólo por lo electoral sino por los problemas que consideran más urgentes.

Durante el encuentro acordaron armar una mesa de trabajo con dos integrantes por partido para evaluar la situación de cada provincia y la evolución de los temas conversados y publicados en el párrafo anterior. Lo que no resolvieron fue el piso electoral ni a quién sumar para ampliar la alianza. Una de las preguntas que varios pueden hacerse, sobre todo por la foto y la aparición mediática, es si - así como sumaron a Fernando Iglesias por su vocación tuitera, el cómico Miguel Del Sel o a Amalia Granata por su militancia en contra del aborto legal - El Dipy será la nueva figura "por fuera de la política".

Mauricio Macri no participó del encuentro porque, dijo, tenía un compromiso previo. Sí estuvieron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta; el ex compañero de fórmula de Macri, Miguel Angel Pichetto; la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, el titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro; los senadores Martín Lousteau y Luis Naidenoff; el líder de la UCR nacional, Alfredo Cornejo; los diputados Juan Manuel Lopez y Mario Negri; la ex gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y Humberto Schiavoni.

La reunión se había comenzado a gestar hace dos semanas, luego de la última que mantuvieron como mesa nacional, pero se terminó de confirmar durante la noche del lunes. Tal vez por un error de agenda, tal vez por la tardanza en el acomodo de horarios, Macri no estuvo. Él sabía que se iban a encontrar pero tenía un compromiso previamente acordado, dijeron desde su entorno. Hubo un chiste sobre esta ausencia. Como la reunión arrancó a las 18:30, los presentes bromearon con que Macri no asistió para poder ver Netflix a partir de las 19, como dijo que hacía cuando era presidente.

El meeting se dio en medio de una interna cada vez más caliente y se esperaba un encuentro ríspido que, al final, no fue tan así porque los la falta de acuerdos se resolverá en un café privado. Algunos consideran que es demasiado circo pero varios sacaron sus entradas. Vidal es la candidata del larretismo para, esperan, la Ciudad y Diego Santilli para la provincia. Ambos se chocan con el ala dura de Juntos por el Cambio: Patricia Bullrich, el nombre para encabezar en la Capital Federal y Jorge Macri por el territorio bonaerense. La disputa se resume así: si sos funcionario de la CABA, no vayas a PBA; si comandaste la PBA, no vayas a la CABA.

Jorge Macri se pregunta cómo siendo presidente del PRO provincial no puede elegir su propio candidato y tiene que tolerar la llegada de un porteño. Él quiere que el partido elija y que haya postulantes del PRO, radicales, de la Coalición Cívica y la UCD. Particularmente, prefiere a Joaquín de la Torre para este año. El intendente de Vicente López, entienden desde un sector, ya se mudó al ala dura de Juntos por el Cambio. ¿Es posible una ruptura del Grupo Dorrego? Cerca de otro jefe comunal del PRO lo descartan porque el Grupo Dorrego se conformó para tener una visión unificada, propuestas y postura frente al kirchnerismo. Que uno tenga una estrategia diferente no va a romper esa unidad.

En ese contexto, para algunos Horacio Rodríguez Larreta puede acordar sin ceder, algo así como entregar la cabeza de lista y quedarse con el resto del armado de la boleta. Sin embargo, cerca del jefe de Gobierno entienden que hay chances de llegar a una posición intermedia: que Bullrich se baje y se quede con la presidencia del PRO (dos cargos que no podría ejercer en simultáneo, o que sería difícil) o que Vidal vaya por la provincia. Cosas que no ven fáciles pero sí posibles.

Tanto la Coalición Cívica como el radicalismo prefieren no meterse en la interna del PRO, lo que hace más probable una conclusión en cafés privados. Incluso entienden que esas peleas internas se roban el protagonismo y terminan perjudicando una alianza que funciona bien, en especial en el Congreso de la Nación. 

Encuesta interna

Hay una encuesta que circula internamente. Es la de D'Alessio IROL/ Berensztein y, entre otras cosas, analiza el posicionamiento e imagen positiva de distintos dirigentes desde enero de 2019 hasta mayo de este año. El sondeo se realizó de manera online y participaron 1.279 encuestados, mayores de 18 años, de todo el país.

Según ese estudio, en la actualidad Horacio Rodríguez Larreta (52), Patricia Bullrich (48) y María Eugenia Vidal (47) son los tres dirigentes con mayor imagen positiva. Algo que destacan desde un sector de la oposición es que Diego Santilli tuvo una leve baja y su contrincante, Jorge Macri, una pequeña subida. Cada punto cuenta en la disputa por la gobernación.

Un análisis minucioso muestra varias cuestiones. En la interna, recién empezó a ser relevante una medición de Jorge Macri a partir de este año, cuando alzó la cabeza. En enero registró 40 puntos de imagen positiva, en febrero y marzo bajó a 38 y volvió a subir en abril (41) y mayo (43). Los datos de Diego Santilli se remontan a diciembre del 2019 con 33 puntos. Luego, entre subidas y bajadas, más o menos se mantuvo en esa escala hasta que en mayo de 2020 empezó a superar los 40. Tuvo tres picos: octubre de ese año, enero y abril del 2021 cuando alcanzó los 46, número que bajó a 45 en mayo y generó cierta expectativa en algún sector.

En el caso de Larreta se notó, según este sondeo, un aumento sostenido en su imagen positiva ya que arrancó el 2019 con 31 puntos y llegó a tener picos de 56 en octubre del año pasado para amesetarse en 42 en abril y mayo de este año. Es importante dado que es el candidato presidenciable de la alianza.

Otras dos figuras importantes son las de Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal, dos que se podrían enfrentar en una PASO para encabezar la lista de diputados nacionales por la Ciudad. La presidenta del PRO tuvo más o menos el mismo derrotero que Larreta al arrancar el 2019 con 31 puntos positivos y llegar a mayo de este año con 48. En el caso de la ex gobernadora hubo una situación de estabilidad y los dos margenes del análisis dicen 47.

De todos modos, la imagen positiva cobra sentido en su contraste con la negativa y ahí las cosas no son tan similares. Por ejemplo, Larreta tiene mayor aceptación que rechazo (52% vs 42%) pero Patricia Bullrich está empatada en ambos factores (48%) correspondientes a mayo de este año. Vidal tiene una situación similar pero con el 47%, Santilli sigue la línea de Larreta (45% en verde y 40% en rojo) pero Jorge Macri no (43% positivo y 44% negativo).

El liderazgo de la oposición

Tras la derrota electoral, la oposición se sentó en una mesa redonda, sin cabecera. Hay tres dirigentes que pican en punta en relación al apoyo dentro de los votantes de su espacio: Bullrich con el 87%; Larreta y Vidal con el 84% y Macri mucho más atrás con el 65%. De todos ellos, el jefe de Gobierno es el que tiene más posibilidades de juntar votos de otros espacios, tanto peronistas como terceras opciones.

Santilli también tiene la misma facilidad que Larreta. En el tándem de “los 70 por ciento” de aprobación partidaria, puede conseguir más votos peronistas o de otros espacios que Jorge Macri, su contrincante. Tal vez porque el apellido no ayuda al intendente de Vicente López, tal vez porque Santilli puede convencer a los desencantados con el Frente de Todos.

Algo que destaca la encuesta de D'Alessio IROL/ Berensztein es el posicionamiento de otros dos dirigentes que integran la alianza pero que prefieren disputar la PASO: Emilio Monzó por Buenos Aires y Rogelio Frigerio por Entre Ríos. Según el sondeo, ambos lograron salirse de la grieta y si bien tienen más apoyo por parte de los votantes de JxC, las barras son parejas y pueden atraer a otros sectores.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►