Crece la tensión: Juntos por el Cambio rechaza las medidas para cuidar la salud

Larreta irá a la Justicia para evitar la vuelta de las clases virtuales y en provincia se calentaron los cruces entre oficialismo y oposición. A nivel nacional, la alianza descalificó al Gobierno.

15 de abril, 2021 | 13.50

En la provincia y la Ciudad de Buenos Aires, Juntos por el Cambio rechazó las medidas dispuestas por Alberto Fernández para cuidar la salud de los argentinos, evitar que el sistema sanitario se colapse y restringir la circulación para controlar la creciente suba de casos y muertes por la segunda ola de coronavirus. El jefe de Gobierno porteño anunció que el distrito irá a la Corte Suprema de Justicia para evitar las clases virtuales por quince días y se opuso al control por parte de las fuerzas federales. Con un discurso similar, en la provincia acusaron que las restricciones no fueron consultadas con los intendentes de la oposición. 

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

Como anticipó El Destape, Horacio Rodríguez Larreta se enojó con la medida que clausura las clases presenciales desde el lunes hasta el 30 de abril. No esperaban un anuncio así por parte del Presidente porque se basaron en los dichos del ministro de Educación, Nicolás Trotta, que defendió la permanencia en las aulas a nivel nacional. Para anticiparse, declararon a los docentes como trabajadores esenciales pero ese decreto no alcanzó y el jefe de Gobierno decidió presentar un amparo ante la Corte. El mandatario porteño se evitó el compromiso de tomar disposiciones estrictas para cuidar la salud y mantuvo el discurso hacia su electorado.

Larreta prefirió no pronunciarse públicamente hasta no tener una "solución" política frente a la medida, una suerte de señal para mostrar, más allá de lo meramente discursivo, su rechazo a los nuevos cuidados. Lo hizo recién dieciséis horas después del mensaje de Alberto Fernández, en una conferencia de prensa que se demoró para poder redactar la respuesta. Lo primero que criticó fue la falta de consulta por parte de Nación a la hora de definir las restricciones.

Con un mensaje televisado, Larreta le pidió una reunión al Presidente para garantizar que los alumnos estén en las aulas el próximo lunes, más allá del amparo que presentará la Ciudad. Aseguró que tanto para este tema, como para el control de las fuerzas federales, no fueron consultados y manifestó el entero rechazo con un discurso casi idéntico a los difundidos por la mesa nacional de Juntos por el Cambio en las últimas semanas: la importancia de un plan de vacunación, el supuesto "fracaso" del Gobierno nacional por no distribuir todas las dosis prometidas - olvidando el problema mundial para conseguir este insumo - y la vinculación de las restricciones a ese "fracaso" que obligó a "cambiar la estrategia". Pese a que la Ciudad, así como las provincias, jamás estuvieron impedidas de negociar para conseguir vacunas, Larreta se hizo eco del discurso duro de Patricia Bullrich y adelantó que buscarán conseguirlas aunque sea casi imposible.

Los cruces en la Provincia

La tensión cruzó la General Paz y también llegó a la provincia. “Una vez más la provincia toma decisiones inconsultas y de manera unilateral, esperamos que el gobernador reflexione y participe a todos los legisladores de las medidas que se adopten de aquí en más, las recetas del confinamiento no funcionaron hasta acá”, dijo Adrián Urreli, vicepresidente de la Cámara de Diputados bonaerense.

El gobernador Axel Kicillof se reunió con los intendentes de la zona del AMBA horas antes del anuncio de Alberto Fernández. Allí anticipó las medidas que tomó el Presidente de forma personal, previo sondeo con el mandatario provincial, pero del encuentro no participaron los mandatarios comunales de Juntos por el Cambio. "No nos convocaron", dijeron cerca de uno de los dirigentes del Grupo Dorrego.

Efectivamente, la reunión de Kicillof fue con intendentes del Frente de Todos. Desde la gobernación entendieron que los de Cambiemos ya habían expresado su postura con el comunicado que había difundido, horas antes, la mesa nacional de la alianza opositora. En el documento, criticaron la campaña de vacunación y las medidas adoptadas en 2020 pero abrieron la puerta a nuevas restricciones con condiciones como el mantenimiento de los colegios abiertos. En la provincia analizaron que, gracias a ese documento, ya sabían lo que pensaban y que si los jefes comunales no estaban de acuerdo con sus dirigentes, sólo tenían que manifestarlo, cosa que no hicieron.

“El cierre de las escuelas es una medida arbitraria, está demostrado que las escuelas no son un foco de contagios, todos los indicadores nacionales, provinciales y municipales muestran estadísticas menores al 1%, la presencialidad debe ser la regla siempre”, agregó Urreli sobre la decisión presidencial de suspender las clases presenciales hasta el 30 de abril. Como explicaron desde el Ministerio de Salud bonaerense, las clases exceden a lo que sucede en el aula, implica viajes en transporte público (según datos del ministro de Transporte, Mario Meoni, había entre 300 y 400 mil pasajeros más por día sólo en la zona del AMBA), reuniones sociales, amontonamiento de padres a la salida del colegio y otros factores que incluyen un movimiento masivo en las calles.

Los diputados provinciales de Juntos por el Cambio lanzaron un comunicado en línea con la postura nacional. Aseguraron que "en lugar de conseguir y aplicar las vacunas que tantas veces prometieron, la solución que nos proponen es la de limitar los derechos individuales" por lo que expresaron su "desacuerdo" y "sorpresa", sobre todo porque "fueron tomadas sin diálogo alguno".

El rechazo nacional

Apenas se conocieron los anuncios, Patricia Bullrich, la presidenta del PRO nacional, montó un show político-partidario en la puerta de la quinta de Olivos. "Presidente: decide en contra de los que trabajan, de los padres que llevan sus hijos a la escuela, de los comercios que se funden. Decide por los que tienen la vida resuelta contra los que trabajan. Esa es la grieta que usted ha generado. Ganó la oligarquía de los burócratas", dijo en sus redes sociales.

Con mucho retraso, Mauricio Macri también salió a repudiar las medidas y volvió a darle un abrazo de oso a su discípulo. En un momento de muchos liderazgos, el apoyo del ex presidente marca la cancha. "La improvisación e ineptitud, también en el manejo de la pandemia, han generado angustia y enojo en los argentinos. No hay dudas de que las escuelas deben seguir abiertas. Mi apoyo a la Ciudad para que actúe haciendo respetar su Constitución y su autonomía", dijo en Twitter, anticipando la postura de Larreta. Para el Gobierno porteño, las medidas adoptadas por Fernández son "inconstitucionales" y advirtieron anoche sobre una virtual "intervención" del distrito.

En el Congreso también se expresaron los rechazos. Mientras se espera la postura opositora para retrasar el calendario electoral, los diputados del interbloque de Juntos por el Cambio lanzaron un nuevo comunicado: "El Presidente y la improvisación de su Gobierno empuja a los alumnos nuevamente a una tragedia educativa y a los comercios a la quiebra".

Los anuncios de Alberto Fernández

Después de dos semanas por encima de los 20 mil casos diarios y tras un triste récord de muertes en 24 horas, el Presidente decidió restringir la circulación nocturna en la zona del AMBA desde las 20 y hasta las 6 de la mañana, con el cierre de los comercios a las 19. También, a partir de las 00:00 del viernes, los deportes y actividades recreativas en lugares cerrados quedarán suspendidos hasta el 30 de abril. Las disposiciones también incluyen a los shoppings y centros comerciales.

El anuncio sorpresivo fue el de las clases virtuales. Desde el lunes y hasta el 30 de abril no habrá presencialidad en los colegios para cortar con la circulación masiva en los distritos de más contagios en todo el país. La oposición esperaba una decisión sobre este tema pero bajo la categorías de "esenciales o no esenciales", jamás imaginaron que la medida iba a ser tan específica y eso los tomó por sorpresa.

Además, el mandatario explicó que las fuerzas de seguridad federales serán las encargadas de controlar el cumplimiento de las disposiciones, lo que motivó una reunión de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, con las cúpulas de la Gendarmería, Policía Federal, Policía Nacional Aeroportuaria y Policía de Seguridad Aeroportuaria. Las fuerzas armadas sólo estarán en las calles en los momentos en que la circulación está permitida, sin armas, para colaborar en la campaña de vacunación.

Para mitigar el impacto de las medidas, Fernández aseguró que se asignará un monto de 15 mil pesos para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), la asignación por embarazo y las asignaciones familiares de monotributistas de la primera categoría durante estas dos semanas. “Como Presidente de la Nación preservaré la salud de todos los argentinos y todas las argentinas y procuraré su cuidado al máximo”, afirmó el mandatario anoche y remarcó: “No me mueve ningún interés político en lo que hoy estoy proponiéndoles, no estoy acá planteando estas cosas para ver de qué modo lucro políticamente, lo único que me importa es preservar la salud de los argentinos”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►