Una granada al relato "demócrata" de Juntos por el Cambio en el inicio de la Campaña

La grave denuncia realizada por el gobierno de Bolivia impacta de lleno en la alianza opositora, con Mauricio Macri y Patricia Bullrich como principales involucrados. En el Frente de Todos anticipaban nuevas revelaciones en los próximos días.

08 de julio, 2021 | 23.07

La colaboración del gobierno de Mauricio Macri en la represión del pueblo boliviano desatada luego del golpe a Evo Morales impacta de lleno en el relato de respeto a la instituciones y al orden democrático con el que busca asociarse Juntos por el Cambio. La gravísima denuncia formulada por el gobierno de Luis Arce abre una caja de Pandora acerca de la actividad desplegada por la administración macrista en los días de la asonada contra Evo Morales. "Es la punta del iceberg", aseguraba un funcionario del Frente de Todos con buen conocimiento de los entretelones del caso

La actitud pública del gobierno de Macri por aquellos días de fines de 2019 fue sumamente ambigua. Evitó hablar de golpe y el inefable canciller Jorge Faurie lo calificó como "período de transición". Cuando Alberto Fernández -ya ganador de las elecciones presidenciales- pidió que le concediera asilo político a Evo Morales, Macri se negó. "Es complejo traerlo en esta transición", le respondió. Fernández ideó un operativo con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para sacar a Evo con vida de Bolivia.

La carta difundida por el canciller boliviano Rogelio Mayta puso en evidencia que la administración macrista hacía su propio juego. El gobierno de Donald Trump y la OEA de Luis Almagro actuaron para legitimar el golpe y el gobierno de facto de Jeanine Añez, junto con la consecuente represión y persecución a Evo y sus funcionarios. Habrá que investigar si hubo reuniones en la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires. "La CIA ya no actúa directamente como antes, lo hace a través de otras agencias de inteligencia", comentaba el funcionario argentino respecto a por dónde habría que tirar del hilo. Allí -deslizaba- habría que poner la lupa sobre la actuación de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y la dos de la AFI, Silvia Majdalani.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Cuando Ariel Basteiro llegó hace dos meses a ocupar nuevamente la embajada argentina en La Paz -había estado en ese puesto durante el gobierno de Evo Morales- se fue poniendo al tanto de los avances de la investigación de la justicia boliviana en torno al golpe. Surgieron indicios del envío de proyectiles y las sospechas recalaron en un vuelo realizado el martes 12 de noviembre de 2019 por un avión Hércules de la Fuerza Aérea que transportó un grupo de elite de once gendarmes, enviados para custodiar y repatriar a unos 30 familiares de diplomáticos argentinos. En ese vuelo, se sospecha, podrían haber llegado el "material bélico de agentes químicos", como lo describió el general Jorge Gonzalo Terceros Lara en la carta dirigida al entonces embajador Normando Alvarez García, un ex diputado radical de Jujuy y actual ministro de Gerardo Morales. La carta está fechada el 13 de noviembre, al otro día.

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, envió una circular a los jefes de las fuerzas de seguridad para que rastreen de qué lugar se sustrajo ese material represivo. A partir de ahí no puede ser muy complicado tirar del hilo que, no hay que ser demasiado perspicaz, tiene a Macri y Bullrich como principales responsables políticos de la colaboración con las autoridades de facto bolivianas.

Queda por saber ahora cómo impactará en la campaña de Juntos por el Cambio. En especial en su discurso que busca colocarse como la fuerza garante de las instituciones democráticas, en tanto que deja al Frente de Todos del lado de las "autocracias", palabrita de moda. Una ventaja relativa es que Macri se alejara de la confección final de las listas de candidatos y que Bullrich desistiera de postularse aunque, como presidenta del PRO, anticipó que incidirá en todo el armado nacional de Juntos por el Cambio. Será bueno observar qué actitud toman el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y sus candidatos estrella María Eugenia Vidal y Diego Santilli. Si aprovechan la situación para tomar distancia de los "halcones" del macrismo o si los respaldan, saliendo a compartir los costos pero manteniendo la unidad de la alianza. Una bomba estalló en la oposición antes del arranque la campaña y las esquirlas pueden herir a varios. 

 

MÁS INFO
Fernando Cibeira

Trabaja como periodista desde hace 30 años. Luego de recibirse la escuela de periodismo TEA, comenzó como colaborador en la revista Somos. Hizo la beca de perfeccionamiento periodístico del diario Clarín, donde luego fue redactor de Política durante seis años. A principios de 1998, se fue para participar de la efímera experiencia del primer diario Perfil. Antes de que termine ese mismo año ingresó a Página/12. Trabajó allí 22 años, durante los que le tocó cubrir numerosos actos, campañas electorales y viajes presidenciales. Fue redactor, editor y, finalmente, jefe de la sección Política, hasta su incorporación a El Destape.

En televisión condujo durante diez años el programa “Colores Primarios”, que se emitió por varias señales de cable.

En El Destape Radio participa del programa de Roberto Navarro y conduce “El Especial de los Sábados”.

Escribió “Macristocracia, la historia de las familias que gobiernan la Argentina” (Planeta).

LA FERIA DE EL DESTAPE ►