Gestapo antisindical: el primer espía citado no declaró y apuesta a Comodoro Py

Este viernes comenzaron las indagatorias. El primer citado fue el exjefe de gabinete de la agencia, Darío Biorci, quien se presentó ante el juez Kreplak pero eligió el silencio.

25 de marzo, 2022 | 13.33

Este viernes comenzaron las indagatorias de los agentes de la AFI involucrados en el caso Gestapo antisindical. El primer espía citado fue el exjefe de gabinete del organismo, Darío Biorci, quien se presentó ante el juez federal de La Plata, Ernesto Kreplak, pero eligió no declarar. Ni siquiera presentó un escrito como hizo el resto de los indagados que no declararon –empresarios y funcionarios bonaerenses-. Sólo reconoció lo obvio: que es él el que aparece en la grabación de la reunión en el Banco Provincia. La situación de Biorci como la de los otros espías es muy complicada. Su silencio expone, por un lado, que cualquier cosa que diga puede comprometerlo. Porque no hay explicación para que agentes de la AFI hayan estado en aquel encuentro. Por otro, que apuesta a que el caso pase a Comodoro Py, donde ya hizo un planteo de inhibitoria que recibió el apoyo del fiscal procesado Carlos Stornelli.

El rol de Biorci y la AFI

El exjefe de gabinete de la AFI y cuñado de Silvia Majdalani (quien fue la subdirectora del organismo durante el macrismo) fue el primero en desfilar por los tribunales federales platenses. Está imputado en el caso y participó de la reunión del escándalo en la sede porteña del Banco Provincia. Se lo acusa de coordinar con otros espías, funcionarios bonaerenses y empresarios coordinar el armado de causas contra el gremialista Juan Pablo “Pata” Medina.

Tal como se desprende del caudal probatorio que consta en el expediente, la AFI fue la que grabó el encuentro en el BAPRO. Justamente, en ese cónclave realizado el 15 de junio de 2017 se escucha a Biorci decir que había que provocar al gremio de la UOCRA-La Plata para ir por su referente, el  “Pata” Medina.

La posición de los espías es muy complicada de explicar para sus defensas. Porque al no haber una orden judicial que haya habilitado su accionar en las causas contra Medina la ilegalidad de su accionar es evidente. Cualquier cosa que digan expondrá su falta.

Acaso Biorci sea de los tres agentes que participaron de la reunión el que podría haber intentado cierta defensa. Ya que hasta el momento no se le detectaron comunicaciones con el juez federal de Quilmes, Luis Armella, quien tenía la causa federal contra Medina (y sí tuvo contactos con otros involucrados en esta maniobra). Además, en principio, Biorci no aparece mencionado en los encuentros que funcionarios bonaerenses imputados en esta causa tuvieron con agentes de la AFI en la casa de espías. ¿Esto significa que no participó de esas reuniones? No. Simplemente, que en los registros de ingresos no figura que lo hayan ido a ver a él. No obstante, según se desprende del relato de los funcionarios de Vidal que estuvieron en la exSIDE, en esos encuentros hubo varios participantes.

Es cierto que si declara se puede poner en posición de tener que contestar las acusaciones que surgen del relato de los restantes imputados. Es que hasta ahora, todos los indagados –funcionarios y empresarios- apuntaron contra la AFI. Buscaron desmarcarse de los espías.

Tal como se desprende del caudal probatorio que consta en el expediente, la AFI fue la que grabó el encuentro en el BAPRO. Dos agentes de inteligencia concurrieron a la entidad bancaria el 14 de junio de 2017 –el día previo a la reunión- para colocar las cámaras y volvieron el 16 de junio para quitarlas. Por eso, la grabación de la reunión que abrió esta causa de la Gestapo fue hallada por la intervención de la AFI en la sede central del organismo. Está claro que ninguno de los tres directivos imputados fue a ese cónclave de motu proprio. La agencia de inteligencia es verticalista y evidentemente hubo una orden de un superior. Por sobre estos tres agentes solo estaban el director de la AFI, Gustavo Arribas, y su segunda, Majdalani.

Tras la declaración de Biorci, están convocados Juan Sebastián “Enano” De Stéfano, exdirector de Asuntos Jurídicos de la AFI, y Diego Dalmau Pereyra, exdirector de Contrainteligencia. El primero está citado para el 29 de marzo y el segundo para el 31 de marzo. Ellos también fueron parte del encuentro en el BAPRO. Incluso mantuvieron encuentros y llamados con funcionarios bonaerenses que fueron parte de la reunión. De Stéfano hasta con el juez Armella, a cargo de la causa federal contra Medina.

Los agentes de inteligencia cierran esta primera ronda de indagatorias. Ya desfilaron por los tribunales federales de La Plata los empresarios y funcionarios bonaerenses que participaron de la reunión en el BAPRO. Tras escuchar a losespías, el juez Kreplak deberá resolver la situación procesal de los imputados. Es decir, si los procesa, los sobresee o les dicta la falta de mérito. No se descarta que abra una nueva tanda de indagatorias. En esta causa de la Gestapo antisindical está imputada la exgobernadora María Eugenia Vidal y los querellantes pidieron la imputación de Macri, Arribas, Majdalani y hasta el juez federal de Quilmes, Luis Armella.

 La apuesta por Comodoro Py

Biorci y De Stéfano, dos de los tres espías de la AFI imputados en la causa de la Gestapo, están operando para que el expediente pase a los tribunales de Comodoro Py. Biorci considera que el juez Kreplak es incompetente para intervenir. El exjefe de gabinete de la AFI y cuñado de Majdalani realizó un planteo de inhibitoria en el juzgado a cargo de Daniel Rafecas en enero pasado, en plena feria judicial. Pretende que Rafecas le pida la causa a Kreplak para anexarla a otra investigación que radica en el juzgado porteño. El pasado 3  de marzo, tal como publicó El Destape, el fiscal Stornelli se sumó a ese planteo. Ahora debe resolver Rafecas si hace lugar al pedido o lo rechaza. Si lo acepta, en principio, la pesquisa de la Gestapo antisindical se mudará de jurisdicción y quedará en manos de la dupla Rafecas-Stornelli.

Una de las razones del silencio de Biorci ante Kreplak es que apuesta a que el caso de la Gestapo M pase a los tribunales de Comodoro Py. La lógica es: para qué brindarle explicaciones al juez federal de La Plata si allí su compleja situación no va a cambiar y la causa puede pasar a los tribunales porteños donde el macrismo suele lograr resultados favorables. La Cámara Federal porteña, por ejemplo, creó la tesis del cuentapropismo para cortar cualquier lazo del espionaje ilegal que pueda llevar a Macri.

En enero Biorci planteó que la causa Gestapo aborda los mismos hechos que el sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina denunció en los tribunales de Retiro en 2019 (y que Stornelli no investigó). Entonces, el referente de la UOCRA – La Plata denunció a Macri por una persecución judicial en su contra. El gremialista ya entonces había hecho referencia a la reunión en el Banco Provincia y apuntado al ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas. En aquel tiempo no se conocía la grabación de ese cónclave. Recién en marzo del 2021 Stornelli le dio impulso penal a esa causa y no avanzó en nada. Stornelli está procesado en una de las causas de espionaje que Macri logró pasar a los tribunales porteños.

Como informó este medio, el de Biorci no es el único planteo de inhibitoria que hubo en Comodoro Py. El exdirector de Asuntos Jurídicos de la AFI, Juan Sebastián De Stéfano, realizó dos presentaciones más en el mismo sentido: una en el juzgado de Ariel Lijo –quien en pleno Lawfare mantuvo diálogos telefónicos justamente con De Stéfano, como publicó El Destape - y otra en el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi, donde tramita la causa de los Súper Mario Bros.

La apuesta de los exservicios de inteligencia es clara: mudar la causa a los amigables tribunales de Retiro.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►