Una a una, las 11 reuniones de los agentes de la AFI en la Casa Rosada durante el macrismo

El abogado Carlos Beraldi presentó un documento en el juzgado de Lomas de Zamora donde constan los diversos ingresos de los exespías Leandro Araque, Jorge Sáez y Facundo Melo a la oficina de Documentación Presidencial. Ocurrieron en 2018 y 2019.

15 de junio, 2020 | 14.47

Los testimonios de los protagonistas y documentos oficiales confirman que la banda de la AFI macrista dedicada a hacer tareas de inteligencia ilegal sobre dirigentes políticos, sindicales y eclesiásticos, entre otros, tenía contacto fluido con la Casa Rosada. De acuerdo al registro de ingresos a la Casa de Gobierno, los exespías Leandro Araque, Facundo Melo y Jorge Sáez, tres imputados que integraban la banda SuperMarioBros, mantuvieron once encuentros con una funcionaria de confianza del entonces presidente Mauricio Macri, la coordinadora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo. 

Los datos surgen de una presentación que el viernes realizó Carlos Beraldi, abogado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, una de las víctimas de esta banda dedicada al espionaje ilegal. En el escrito que acercó al juez federal Federico Villena, quien impulsa la pesquisa, el letrado citó la información pública que difundió Poder Ciudadano en septiembre del año pasado.

El registro coincide con el testimonio de Araque, quien el viernes prestó declaración en el Congreso ante la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia y reconoció que visitaba a Martinengo, entre una y dos veces por mes, y le acercaba informes con “el trabajo realizado”.

Según la investigación, Araque, Melo y Sáez estuvieron involucrados en las actividades ilegales de inteligencia que se realizaron contra Cristina. “De manera contemporánea a la fecha en que ocurrieron los hechos desarrollados” contra CFK, esos tres agentes de la AFI y Martinengo, “aparentemente junto a otras personas, mantuvieron diversas reuniones en la propia Casa de Gobierno, en una oficina que está situada a no más de 50 metros del despacho que ocupara el Ing. Mauricio Macri”, resaltó Beraldi en su escrito, del que también dio cuenta Página12.

Los encuentros, según el documento al que tuvo acceso El Destape, fueron los siguientes:

1-El 15 de mayo de 2018, Araque ingresó a la Casa Rasada a las 15.06. El destino fue la Oficina de Documentación Presidencial, a cargo de Martinengo. Se retiró a las 17.15. Según la documentación, habrían sido parte del mismo cónclave Hugo Romagnoli y Miguel Alfonso. La incógnita que deja abierta el escrito de Beraldi es si Alfonso es el mismo expolicía que apareció en el programa “Telenoche” haciendo denuncias contra movimientos sociales y en particular, el dirigente Juan Grabois. Allí se presentó como “cartonero” pero tal como publicó Tiempo Argentino, fue un infiltrado. “Cabe recordar que entre los episodios de espionaje que fueron descriptos a la Dra. Kirchner se mencionó un caso en el cual, precisamente, se hablaba de personas que se infiltraban en organizaciones sociales con el propósito de obtener información y, por lo visto, generar disturbios”, destaca Beraldi en su presentación. 

2-El 18 de julio de 2018 vuelve a quedar registrado el ingreso de Araque a Casa Rosada. El destino es la misma oficina. Y su estadía es similar a la primera: ingresó a las 15.12 y se retiró a las 17.02.

3-El 6 de septiembre del mismo año se repite la visita de este policía especializado en inteligencia criminal que pasó por la Policía Federal y de la Ciudad y en 2016 ingresó a la AFI. Entró a las 14.04 y, llamativamente, se va a las 23.59. Para estas fechas ya había sucedido el episodio de los autos con espías de la exSIDE en las puertas del Instituto Patria. La detección de esas maniobras por personal del Patria derivó una denuncia por espionaje ilegal que tramitó en el juzgado federal de Marcelo Martínez de Girogi e involucra al juez Villena.

4-El 1 de noviembre de 2018 otra vez Araque ingresa a la misma oficina de la Casa Rosada. Entró a las 14.24 y se fue a las 16.23. Dos semanas más tarde, el 16 de noviembre, Cristina denunció que la estaban espiando en su casa, al detectar un episodio extraño que denunció públicamente. “¿Quiénes eran estas personas? ¿Quién las mandó? ¿Hasta cuándo me van a seguir espiando? ¿Por qué Bonadio decidió no tomar la denuncia? ¿Está encubriendo a alguien? El gobierno es responsable y tiene que terminar con el espionaje, la persecución y el hostigamiento a los opositores”, escribió la actual vicepresidenta en Twitter.

5-El 14 de diciembre de 2018, Araque repite su visita a la oficina de Martinengo pero esta vez en compañía de otro agente, Jorge Sáez –el jefe suyo y del espía Facundo Melo-. Según Araque, Sáez es amigo de la exsecretaria presidencial. De acuerdo a los registros de la Casa Rosada, los dos agentes de la AFI ingresaron a las 13.26. Sáez se retira a las 15.59 y Araque seis minutos después.

6-Cuatro días más tarde se produce un nuevo encuentro en Casa de Gobierno. Participan Araque y Sáez. “Por la coincidencias obrantes en los registros públicos”, para Beraldi también habrían sido parte del cónclave Noelia Belén y Juan Ferreyra. Se sospecha que este último sería un ex militar que trabajó en el gobierno porteño durante la jefatura de Mauricio Macri.

7-El 9 de enero de 2019 participan los tres espías, Araque, Sáez y Melo en la reunión en la oficina de Documentación Presidencial. Todos ingresaron a la misma hora y se van con diferencia de minutos.

8-Nueve días más tarde, se da otro encuentro en Casa de Gobierno. Están presentes Araque y Melo.

9-El 29 de enero, Araque vuelve a la oficina de Documentación Presidencial.

10-El 6 de marzo, se da otro encuentro en la oficina a cargo de Martinengo. Participan Araque y Sáez. Entran cerca de las 13 y se van minutos pasadas las 14.

11- El 10 de junio de 2019, dos meses antes de las PASO, hay registro de una reunión entre Martinengo y Romagnoli, quien ya había participado de un encuentro con Araque. En este cónclave, “dadas las coincidencias que aparecen en los registros oficiales –destaca Beraldi-" habrían estado Maximiliano Magistrello, Elba Masino, Federico Mastropierro y Fernando Scanavino. Según publicó el diario La Nación, este último es miembro fundador de la ONG “Juntos por el Trabajo en Libertad”, de la que también formaba parte Silvina Martínez, abogada de Margarita Stolbizer. Beraldi destaca que en la causa hay referencias a Stolbizer y su letrada, Martínez. Si bien no hay mayores precisiones, se cita que es en el “episodio identificado como Nº 9”.      

En el mismo escrito, Beraldi solicitó que se “recaben los registros fílmicos, las imágenes” y “los libros de ingreso y egreso” de la Casa Rosada, la quinta de Olivos, el Ministerio de Justicia y DD.HH, el Ministerio de Seguridad y la AFI.

El caso

La red de espionaje ilegal que se investiga en este caso tuvo como disparador una confesión narco, la de Sergio “Verdura” Rodríguez. Es que desde el inicio esta pesquisa a cargo del juez Federico Villena y la fiscal Cecilia Incardona se perfilaba como un “policial más”, tal como aseguraron los investigadores del caso. El viraje lo dio el testimonio de Rodríguez quien aseguró que se vinculó con un agente de la AFI para llevar un artefacto explosivo a un domicilio porteño. Se trata de donde vivía el exAFI José Luis Vila, quien por entonces era funcionario en el Ministerio de Defensa. La persona a la que hacía referencia Rodríguez era Facundo Melo, agente que cumplió funciones en la exSIDE entre 2016 y 2019. Con ese dato comenzó a producirse un giro de 180° en el caso.

Esta declaración derivó en una serie de operativos por orden de Villena que incluyó allanamientos en domicilios vinculados a Melo y a los mentados exespías Araque y Sáez, entre otros. Se secuestraron celulares. En el de Araque se encontró mucha documentación. La pesquisa viró a una causa por espionaje ilegal de gran escala. La red que se analiza involucra a más de 15 espías relacionados a la AFI. 

En el marco de este expediente, el 27 de mayo Villena allanó dos establecimientos del SPF: la Dirección de Inteligencia, que estaba a cargo de Cristian Suriano -dejó el cargo-, y el Departamento de Seguridad, donde se recabó mucha prueba útil para la investigación, que recién está avanzando y ya provocó un gran escándalo. 
 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►