La reunión secreta de Bullrich con los fiscales Marijuan, Stornelli y Rívolo, impulsores de causas contra CFK

El lawfare también tuvo como sede el Ministerio de Seguridad durante el gobierno de Macri. El Destape obtuvo la nómina de las reuniones de Bullrich a través de un pedido de acceso a la información pública. Reunión cumbre con 3 fiscales que investigaban a CFK.

27 de mayo, 2021 | 16.34

Patricia Bullrich se reunía como ministra de Seguridad con los fiscales Guillermo Marijuan, Carlos Stornelli y Carlos Rívolo. Los tres llevaban adelante las causas contra Cristina Fernández de Kirchner y otros ex funcionarios kirchneristas que ella misma había iniciado. Denunció como diputada e hizo el seguimiento como ministra. Las reuniones no tenían justificación institucional y no las anotaron en el registro público de audiencias. Figuran en el listado de accesos al Ministerio de Seguridad, al que accedió El Destape mediante un pedido de acceso a información pública. Revelan, al igual que las juntadas de Mauricio Macri con jueces y fiscales en Olivos, que Bullrich tocó de cerca en las causas contra opositores desde el Gobierno. El lawfare no es una teoría, cada día hay más datos que lo confirman.

Bullrich tuvo una reunión conjunta con Marijuan, Stornelli y Rivolo que tenían a su cargo tres investigaciones que apuntaban a CFK. Marijuan la denominada “Ruta del dinero K” y todo lo vinculado a Lázaro Báez, caso por el que se dedicó a hacer excavaciones en la Patagonia apenas asumido el Gobierno de Macri e insistió en involucrar a CFK; Stornelli el caso GNL, que fue la base para luego armar la farsa en torno a las Fotocopias de los Cuadernos Fénix; Rívolo el caso Los Sauces, donde llegaron a involucrar a Máximo y Florencia Kirchner.

El fiscal Marijuan figura con 6 accesos al ministerio de Seguridad, tres de ellos directamente a la Unidad Ministro y en fechas que coinciden con movimientos en las causas. Stornelli y Rívolo registran un acceso directo a ver a Bullrich junto al propio Marijuan.

El Destape obtuvo los registros de acceso al ministerio de Seguridad durante la gestión Bullrich a través de un pedido de acceso a la información pública tal como establece la ley 25.275. Es distinto que el Registro Único de Audiencias, el registro público donde los funcionarios están obligados a dar cuenta de sus reuniones tal como consta en el decreto 1172 del 2003 y al que se puede acceder libremente (https://audiencias.mininterior.gob.ar). Al cotejar ambos surge que las reuniones que Bullrich mantenía con espías, fiscales, jueces u operadores no se anotaban en el registro público. El decreto dice que no anotarlas es una “falta grave”. La razón por la que no se anotaban era porque eran entre Bullrich y los hacedores de la persecución judicial y el espionaje ilegal.

Los fiscales Guillermo Marijuan, Carlos Rívolo y Carlos Stornelli.

El cruce de las reuniones de Bullrich con los los movimientos en las causas que llevaban estos fiscales y los aprietes mediáticos a los acusados suma una pieza clave para comprender la coordinación de la persecución judicial a opositores durante el gobierno de Macri. No eran los únicos, tanto fiscales como jueces y espías también pasaron por las oficinas públicas de Bullrich, tal como revela El Destape en varias notas de esta investigación.

24 de abril de 2017: Reunión Cumbre

El 24 de abril de 2017, según los registros de ingresos al Ministerio de Seguridad, la entonces ministra Bullrich recibió a los fiscales Marijuan, Stornelli y Rívolo. Los tres fiscales tenían causas contra CFK. A Rívolo en Clarín lo presentaban como “el fiscal que investiga a Cristina” y unos meses antes había asegurado: “No me cabe la menor duda que Cristina Kirchner puede llegar a ir presa. Ella, o cualquiera de sus ex ministros”. La declaración fue en el show televisivo de Jorge Lanata, donde se iniciaron varias de estas causas. Todo se encadena.

El mismo día de la reunión de Bullrich con los tres fiscales anti K hay ingresos del entonces jefe de la Policía bonaerense Pablo Bressi, del ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires Cristian Ritondo y de Santiago Marquevich, fiscal de la Unidad especializada en Secuestros Extorsivos. ¿Los fiscales Marijuan, Stornelli y Rívolo fueron por un tema de secuestros o por otro motivo? Hay un dato permite optar por la segunda opción. Cuando existían reuniones por temas vinculados a secuestros se agendaban en el Registro Único de Audiencias (disponible en https://audiencias.mininterior.gob.ar/). Esa reunión cumbre no.

Uno de los 6 ingresos de Marijuan al ministerio de Seguridad fue el 16 de febrero de 2017. Es el único que figura en el registro público de audiencias. La reunión, según la síntesis pública, fue convocada por el jefe de Gabinete Pablo Noceti y el fiscal Marquevich, y “se realizó un seguimiento de los casos de secuestros extorsivos mas recientes, se dio la palabra a los fiscales federales presentes para que expongan las situaciones particulares de cada jurisdicción y se trabajo en la elaboración de un plan anti secuestros con la participación de todos los actores”. Hubo otros fiscales como María Paloma Ochoa y Juan Pedro Zoni y comisarios de la Federal, la Bonaerense y la policía de la Ciudad. Y todos fueron al área de Jefatura de Gabinete del ministerio, no a la Unidad Ministro.

¿Por que el 24 de abril de 2017, día que fueron Marijuan, Stornelli y Rívolo a la Unidad Ministro, o sea, a ver a Bullrich, no figura en el registro público? Las causas que tenía cada uno son una explicación.

Marijuan: el caso Lázaro

El objetivo del caso Lázaro siempre fue Cristina. A principios de abril de 2016 el fiscal Marijuán le dio una nota a Luis “El pauta” Novaresio. El portal Infobae, que justo tenía un dron sobrevolando la Patagonia cuando Marijuán fue a hacer sus excavaciones, la reconstruyó así: “‘¿La ruta del dinero conduce a la Presidencia de la Nación que terminó el 10 de diciembre?’, preguntó el periodista Luis Novaresio. Y Guillermo Marijuán contestó: ‘Después de 30 años de trabajar en el Ministerio Público y de formarme con muy buenos fiscales, jamás desecharía una hipótesis’. ‘¿No lo descarta entonces?’, le repreguntaron. ‘No descarto ninguna hipótesis’, reiteró”. Como en el tango, en la comunicación del lawfare hacen falta dos.

El mismo día en que Bullrich recibió a los 3 fiscales, el 24 de abril de 2017, el gobierno de Macri pidió la indagatoria de CFK en la causa por lavado de dinero contra Báez a través de la Unidad de Información Financiera (UIF). El fiscal del caso era Marijuan. ¿Qué tenía que ver Bullrich con el caso? Ella misma, siendo diputada, había denunciado a Báez.

A los 3 días, el fiscal Marijuan le dio una nueva nota a “El pauta” Novaresio. “No descarto encontrar bóvedas ni dinero. Parece poco probable pero no lo descartamos”, le adelantó.

Otro dato: poco antes de esa reunión, el 7 de marzo, la Cámara Federal de Casación Penal ratificó a Marijuan en la causa por lavado de dinero contra Báez. ¿Quienes firmaron? Los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos. Tal como reveló El Destape en la investigación Operación Olivos, eso sucedió entre la 6ta y 7ma visita de Borinsky a Macri en la quinta Presidencial y el día anterior a la 2da visita de Hornos al ex Presidente en el mismo lugar.

Al mes de la reunión cumbre con Bullrich, el 31 de mayo de 2017, Marijuan siguió la línea argumental de Rívolo y aseguró: “Cristina Kirchner, con la calificación existente, podría estar detenida”. Ese mismo día la los camaristas Martin Doctrina Irurzun y Eduardo Farah le ordenaron al juez Sebastián Casanello y al fiscal Marijuan que orientaran la investigación contra Baez para poder citar a indagatoria a CFK, tal como había pedido el gobierno de Macri.

No era la primera vez que la gestión Macri se metía en el caso. El 26 de junio de 2016 ya había hecho el mismo pedido la Oficina Anticorrupción (OA) de la mano de Laura “técnicamente no es delito” Alonso, otra de las denunciantes de Báez. El 15 de junio de 2017 Marijuan siguió a la UIF y la OA, los dos organismos que Macri puso a disposición de la persecución de opositores, y pidió la indagatoria de CFK en causa Ruta del Dinero K.

¿Dónde se había iniciado el caso contra Lázaro Báez pero que apuntaba más alto, a CFK? En el show televisivo de Lanata en 2013, donde incluso le pusieron el nombre que se mantuvo en los escritos judiciales: la “Ruta del Dinero K”. Una fábula guionada por Lanata y Nicolás Wiñazki y actuada por Leonardo Fariña y su célebre frase “se robaron un PBI”.

Lanata le diría “tortuga” al juez Casanello porque no avanzaba lo rápido que querían ellos contra CFK. Lo certero era decirle “pato” a Marijuan.

Por otro lado el 23 de octubre de 2014 la propia Bullrich, por entonces diputada, denunció a Ricardo Echegaray y a Lázaro Báez por una supuesta complicidad para encubrir desde el gobierno acciones de lavado de dinero por parte del empresario. Bullrich estuvo acompañada por sus colegas diputados Federico Pinedo y “técnicamente no es delito” Alonso, que luego durante el gobierno de Macri ocuparía la Oficina Anticorrupción Solo K.

La denuncia la presentaron directamente ante el fiscal general Germán Moldes, pieza clave del lawfare que daba cobertura a todo lo que hacían debajo suyo Stornelli, Rívolo y Marijuan. Los diputados PRO se basaron en una nota de Hugo Alconada Humo en La Nación.

El fiscal Moldes investigó durante 3 meses el caso y el 20 de enero de 2015 radicó una denuncia. Habían pasado 2 días de la muerte del fiscal Alberto Nisman y Moldes era uno de los cabecillas de su canonización combinada con otra acusación a CFK, en ese caso de asesinato del fiscal. Los otros eran Marijuan, Rívolo, Stornelli y Raúl Plee. Todos luego terminaron en reuniones con Bullrich o el propio Macri.

La denuncia de Moldes recayó en el juzgado de Norberto Oyarbide. Y en las manos del fiscal Marijuan.

Con la llegada de Macri al gobierno, el fiscal Marijuan investigaba ambos casos contra Báez mientras se reunía con Bullrich en el ministerio de Seguridad. Y los mantenía por separado, por las dudas, respaldado por los camaristas Doctrina Irurzun y Farah.

El 9 de abril de 2016 el fiscal Marijuan imputó a CFK y a Julio De Vido. A los pocos días Florencia Marijuan, la hija del fiscal, denunció amenazas en redes sociales. Lo que saltó entonces es que hacía poco que trabajaba en el ministerio de Seguridad de Bullrich, con un contrato pagado por el ministerio de Justicia que conducía Germán Garavano. Según la revista Noticias en enero de 2016 se recibió de abogada y en febrero ya estaba trabajando en el ministerio conducido por Bullrich.

El 19 de abril de 2016 la propia Bullrich publicó en su cuenta de Twitter: “Detuvimos a Jorge Chueco, el abogado de Lázaro Báez en Paraguay”. Detuvimos. No se podía contener.

A pesar del Nado Sincronizado Independiente (@rinconet dixit) entre Marijuan y el gobierno de Macri el juez Casanello no citó a indagatoria a CFK. No había ningún elemento. Y sucedió algo fuera de lo común: los camaristas Doctrina Irurzun y Farah lo presionaron por escrito para que lo haga y finalmente ordenaron ellos mismos la indagatoria, ya sin Farah pero con Leopoldo Bruglia (puesto a dedo por Macri) y Mariano Llorens (nombrado por Macri pero por concurso). Bruglia dijo que no había que citarla y Llorens que sí. Casanello finalmente la citó el 4 de septiembre de 2018.

En el caso se metió hasta la Corte, que el 29 de agosto de 2017 rechazó apartar a Marijuan el expediente con las firmas de Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz.

El último encuentro Bullrich-Marijuan registrado es del 12 de septiembre de 2018. Fue en la Unidad Ministro. El 18 era la indagatoria de CFK ante el juez Casanello, pedida por Marijuan, el gobierno de Macri y los camaristas Doctrina Irurzun y Llorens.

"Podrán seguir vigilando mis movimientos y los de mi familia, escuchar de manera clandestina mis conversaciones telefónicas o excavar toda la Patagonia argentina o donde mejor se les ocurra, que nunca van a encontrar nada con lo que involucrarme, porque jamás me apoderé de dinero ilícito alguno", dijo CFK en el escrito que presentó ante el juez.

Las otras reuniones Bullrich-Marijuan

De las 6 visitas de Marijuan al ministerio de Seguridad bajo la gestión Bullrich hay una primera que va al área de Comunicación, dos a Jefatura de Gabinete (una pública) que manejaba Noceti y tres a ver directo a la ministra.

El 13 de septiembre de 2017 fue la segunda vez que Marijuan fue a ver a Bullrich. A los pocos días la propia Bullrich anunció que los bienes decomisados a Báez en la causa que investigó Marijuan quedarían en manos del Estado, y detalló que un avión lo usaría la Policía Federal.

El 27 de septiembre, dos semanas más tarde, el fiscal Marijuan denunció al sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina por intimidación pública. El mismo día fue detenido por orden del juez Luis Armella de Quilmes en una causa por lavado, extorsión y amenazas. El sindicalista había dicho “Si quieren al Pata preso, vengan, les vamos a prender fuego la Provincia” y Marijuan lo denunció. Bullrich tuiteó: “‘Pata’ Medina, símbolo de un modelo que se termina, detenido por aprietes y extorsión. Ahora deberá enfrentar a la Justicia”.

El quinto ingreso de Marijuan al ministerio de Seguridad fue el 29 de agosto de 2018. Figura que fue a la Jefatura de Gabinete, a ver a Noceti. Ese día Marijuan le pidió al juez Claudio Bonadio la detención e indagatoria de Julio de Vido, Roberto Baratta, Jorge Mayoral, el ex gobernador de Santa Cruz Daniel Peralta y el empresario Juan Carlos De Goycochea, entre otros, en una causa por supuestos sobreprecios en la Usina de Río Turbio.

Pocos días más tarde, el 4 de septiembre de 2018 ,el juez Casanello citó a CFK a indagatoria en la causa “la Ruta del Dinero K”. Lo habían pedido el fiscal Marijuan y el Gobierno de Macri a través de la UIF y la OA.

En septiembre de 2018 el juez Bonadio y el fiscal Stornelli hicieron otra vez excavaciones en las estancias de Lázaro Báez en Santa Cruz, lo mismo que hizo en 2016 Marijuan. El fiscal Marijuan buscaba un PBI enterrado, Bonadio y Stornelli fueron a buscar los bolsos que supuestamente declaró el chofer Oscar Centeno en la causa de las Fotocopias de los Cuadernos Fénix. Nunca encontraron nada.

Stornelli: causa GNL-Cuadernos

El fiscal Stornelli, hoy procesado por su vínculo con la banda de D’Alessio, figura con 2 ingresos al ministerio de Seguridad en la gestión Bullrich. Uno es el 24 de abril de 2017, en esa reunión cumbre de fiscales con causas contra CFK y Bullrich. El otro es el 5 de diciembre de 2017, pero en esta ocasión fue a la Secretaria de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas.

Catorce días después del primer encuentro, el espía ilegal Marcelo D’Alessio creó en su computadora el archivo “Informe Bonadio” donde adelantaba mucho de lo que iba a pasar en la causa GNL, que se abrió en 2014 por una denuncia del trío Pinedo, “técnicamente no es delito” Alonso y la propia Bullrich. El fiscal era Stornelli.

El caso GNL es emblemático: tuvo a CFK investigada, actuó un perito que truchó un estudio para que Bonadío pudiera avanzar con los procesamientos de los acusados y cuando esto quedó al descubierto se presentó el espía D’Alessio como testigo. Como si esto fuera poco, es la causa que le sirvió a la dupla Bonadío-Stornelli para quedarse con el caso Fotocopias de los Cuadernos.

Seis meses después de la cumbre Bullrich-Stornelli y dos meses antes de la segunda entrada del fiscal al Ministerio de Seguridad, Bonadío-Stornelli procesan a 25 personas en la causa GNL. Entre los procesados estaban De Vido y su segundo, Roberto Baratta. Pidieron su prisión preventiva. “Quienes lo denunciamos durante la década kirchnerista, hoy sentimos que la detención de Julio De Vido es un verdadero acto de Justicia”, escribió Bullrich en su cuenta de Twitter.

En la misma causa GNL se presentó D’Alessio como testigo en dos ocasiones en noviembre 2018 y se citan trabajos del operador Daniel Santoro, como su libro El Mecanismo.

Lo que revela el registro de ingresos al Ministerio de Seguridad es que Bullrich, que fue denunciante en la causa GNL, se reunió con los investigadores y testigos de la causa GNL.

También es llamativo que entre las dos visitas de Stornelli al Ministerio de Seguridad Bullrich conoció a D’Alessio.Más allá de lo dicho por Stornelli, existen diversos elementos de prueba que indican que D’Alessio y aquél se conocían de antes. Por ejemplo, D’Alessio lo había agendado en su celular en junio de 2017, un mes después de producir el ‘INFORME DR. BONADÍO’ y un mes antes de que se publicara la nota de Santoro donde se exponía parte de la información consignada en dicho informe”, escribió el juez Alejo Ramos Padilla en el caso D’Alessio.

Rívolo: causa los Sauces

Al igual que la “Ruta del Dinero K”, la causa sobre el hotel Los Sauces también tiene su origen en el show de Lanata. La diferencia es que la denuncia la radicó Margarita Stolbizer, que luego descubriría que si dejaba de acusar a CFK los medios dejaban de darle espacio.

La magia de los sorteos de Comodoro Py hizo que el caso le tocara a Bonadío. El fiscal fue Rívolo. Y ambos aceptaron el caso en abril de 2016 pese a que se desprendía de otra causa vigente desde el 2014, Hotesur. Correspondía unificarlas, pero dejarían eso para más adelante. Para mayor irregularidad Bonadio ya había sido desplazado del caso Hotesur. Pero siga siga.

El 2 de mayo Rívolo imputó a CFK y a Máximo Kirchner. Un año más tarde pediría que se unificaran las causas Hotesur y Los Sauces. Rívolo, según informó Télam, “dijo que mantener ambas causas separadas fue una decisión ‘estratégica’, ya que si hubiesen conformado ambas una megacausa, ‘hubiese quedado en la nada’”. Pero luego planteo que “si bien Los Sauces y Hotesur son investigaciones en forma segmentadas, en algún momento tienen que volver a unirse porque están determinadas por una misma matriz: en ambas causas hubo apropiación de dinero del Estado, a través de diferentes maniobras, que, en el caso de Los Sauces, son más pequeñas, y en el de Hotesur más importantes”. Eso fue el 5 de abril de 2017, pocos días antes de reunirse con Bullrich.

Tanto Hotesur como Los Sauces versan sobre el alquiler de las habitaciones e inmuebles a empresas de Lázaro Báez y Cristóbal López. ¿Será por eso que Bullrich reunió en su oficina a los fiscales Rívolo y Marijuan, que manejaban las investigaciones sobre los hoteles y los empresarios el 24 de abril de 2017?

Poco antes de esa reunión, el 5 de abril, el fiscal Rívolo pidió que se unificaran las causas Hotesur y Los Sauces. Días antes el juez Bonadio había procesado a CFK y a sus hijos Máximo y Florencia en la causa Los Sauces. Ahora querían que todo pasara a manos del juez Ercolini, que tenía el caso Hotesur. Si se mantiene la asociación ilícita podría ir presa”, dijo el fiscal Rívolo en Radio Mitre.

Tres fiscales, tres causas contra CFK, y una reunión con Bullrich en pleno lawfare.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►