Cómo fue la audiencia de Cristina Kirchner en la causa por espionaje ilegal: Fotos, grabaciones, infiltrados y el vínculo con el macrismo

El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, reveló los detalles del caso y las pruebas del espionaje ilegal en su contra. El seguimiento a Máximo. Y la sorpresa con el Servicio Penitenciario.

09 de junio, 2020 | 07.46

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, vio con sus propios ojos las pruebas del espionaje ilegal que practicaron sobre ella durante el gobierno de Mauricio Macri. En su visita al juzgado federal Nº 1 de Lomas de Zamora, a cargo de Federico Villena, este lunes, CFK quedó sorprendida por la cantidad de elementos que se hallaron en los diversos allanamientos y, sobre todo, los que se vinculan al Servicio Penitenciario Federal. Según declaró el abogado Carlos Beraldi en C5N había “funcionarios que tenían relaciones y comunicaciones con esta organización delictiva y que trabajaban en el área de Presidencia de la Nación".

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

Villena apeló a dos pizarrones para explicar la red de espionaje ilegal compuesta por agentes de la AFI y distintas Fuerzas de Seguridad y desarrollar las diversas líneas de investigación que maneja. “Sólo se le mostró y explicó las tareas de inteligencia y espionaje que realizaron sobre ella. Nada respecto al resto de las víctimas”, aclararon fuentes con acceso al expediente. “Tampoco se llegó a analizar toda la información que hay resguardada. Por lo que pueden surgir nuevos elementos”, añadieron. Es decir, pueden aparecer nuevas pruebas de las actividades ilegales que tuvieron a Cristina como víctima.

La vicepresidenta estuvo acompañada por su abogado Carlos Beraldi. El encuentro, del que también participó la fiscal Cecilia Incardona, se extendió por alrededor de dos horas. ¿Qué registros le mostraron a CFK? Fotos, documentos, grabaciones y seguimientos. Tras la contundencia de la prueba, la expresidenta pidió ser querellante en la causa. 

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Entre las operaciones que le revelaron a Cristina figura un intento de infiltración en torno a las personas que iban a acompañarla a los tribunales de Comodro Py. ¿El objetivo? Provocar disturbios. También hay fotos de la vicepresidenta ingresando o saliendo del Instituto Patria y de su domicilio, ubicado en Recoleta. Y figuran diálogos de la organización criminal, compuesta por más de 15 integrantes, donde se hace referencia a las operaciones en su contra. Entre otros materiales, constan seguimientos a Máximo Kirchner pero su caso se investigará aparte. Parte del material clandestino luego se le pasaba a periodistas. 

Uno de los puntos que desarrolló Villena frente a Cristina fue la composición de la organización criminal. Según aseguró Beraldi el lunes por la noche en el programa Minuto Uno que se emite por C5N, el juez “explicó las características que tienen estas organizaciones delictivas donde se mezcla todo, porque se mezclan narcotraficantes, personas que trabajan para la AFI, efectivos de las policías”. El letrado indicó que había integrantes de diversas fuerzas policiales. Mencionó a la Policía Bonaerense, la de la Ciudad y la Policía de Seguridad Aeroportuaria. “Después esto derrama en otras organizaciones e incluso llega hasta funcionarios que trabajaban en la Presidencia de la Nación”, señaló. De acuerdo al abogado había “funcionarios que tenían relaciones y comunicaciones con esta organización delictiva y que trabajaban en el área de Presidencia de la Nación. De este dato tomamos conocimiento hoy”.

El representante legal de Cristina aseguró en una entrevista con Gustavo Sylvestre y su equipo que en las pruebas que les acercaron “se hace referencia a dos personas que estuvieron constantemente presentando denuncias en contra de la expresidenta, que tenían algún tipo de comunicación con esta gente”.

Uno de los aspectos que más le llamaron la atención a la vicepresidenta fueron las pruebas que comprometen a integrantes del Servicio Penitenciario Federal. Tal como relató este medio, el 27 de mayo, Villena allanó dos establecimientos del SPF: la Dirección de Inteligencia, a cargo de Cristian Suriano, y el Departamento de Seguridad. Ese mismo miércoles, Suriano pidió el retiro, después de 30 años de servicio. La decisión coincidió con que aquel día el magistrado de Lomas de Zamora retiró mucho material tanto en papel como digital. En esos días también había presentado su renuncia el titular del SPF, Emiliano Blanco. “Cómo puede ser que desde el Servicio Penitenciario Federal se llevaron acciones lesivas a los Derechos Humanos. Y se están poniendo en cabeza de funcionarios que todavía seguían prestando funciones en este gobierno. Tenemos que estar muy atentos de la manera de cómo esta gente mafiosa se va reconvirtiendo”, afirmó Beraldi.

La expresidenta fue la primera de las víctimas de esta banda que fue citada por Villena para ver las pruebas sobre las actividades de inteligencia ilegal en su contra. Pero la lista de “objetivos” es muy extensa. Algunos de los espiados que se conocieron recientemente son: el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y su segundo, Diego Santilli; monseñor Jorge Lugones; el exdiputado Emilió Monzó; la exgobernadora María Eugenia Vidal; el cuñado de Macri, Salvatore Pica; los intendentes de Lomas de Zamora y Avellaneda, Martín Insaurralde y Jorge Ferraresi; y los sindicalistas Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, entre tantos otros. La nómina que se conoció días atrás no es definitiva. 

Bicameral de Inteligencia

Este lunes también se reunió la subcomisión de la Bicameral de Control de los Organismos de Inteligencia, compuesta por los diputados Rodolfo Tailhade (FdT), Cristian Ritondo (Pro) y el senador Martín Doñate (FdT). 

Según pudo reconstruir este medio, se analizó el pedido de los exespías Facundo Melo y Leandro Araque de presentarse ante la comisión. Se trata de dos acusados de integrar la banda que investiga Villena. Todo indica que se los convocará en los próximos días.

El juez Villena ya había enviado a la bicameral la declaración de Sergio “Verdura” Rodríguez, el narco que con su testimonio provocó un giro de 180º en un caso que se había iniciado como un policial normal, según explicaron los propios investigadores.

En el marco de su declaración en sede judicial, Rodríguez –que fue apresado en febrero de este año- aseguró que en 2018 se vinculó con un agente de la AFI para llevar un artefacto explosivo a un domicilio porteño. Se trata de donde vivía José Luis Vila, un ex AFI y quien por entonces era funcionario en el Ministerio de Defensa. La persona a la que hacía referencia Rodríguez era Melo, quien cumplió funciones en la exSIDE entre 2016 y 2019. A partir de ese dato se desencadenaron los operativos que terminaron provocando un cambio sustancial en la pesquisa. Ahora se investiga a una red de espionaje ilegal de grandes proporciones.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►