Armas a Bolivia: son 29.600 las municiones halladas en un depósito que no pertenecen a la Policía Boliviana

En diálogo con El Destape, el comandante de la policía Máximo Jhonny Aguilera Montecinos dio precisiones sobre el armamento que hallaron en el depósito de la fuerza de seguridad. Todo indica que es parte del material bélico enviado por el gobierno de Macri para respaldar a los golpistas.

15 de julio, 2021 | 20.16

El comandante de la policía boliviana Máximo Jhonny Aguilera Montecinos precisó en diálogo con El Destape la cantidad de armamento que hallaron en el depósito de la fuerza de seguridad: “Encontramos 29.600 municiones AT12/70, granadas y agentes químicos que no forman parte del inventario de la fuerza”, afirmó. Según se desprende de la documentación oficial, todo indica que se trata de parte de las municiones que envió el gobierno de Mauricio Macri para respaldar el golpe de Estado contra Evo Morales.

El titular de la Policía de Bolivia indicó a este medio que el armamento “no se ha recibido como donación ni se ha comprado. Estamos indagando cómo es que esos insumos llegaron a la fuerza”. Esta información alimenta la hipótesis del contrabando agravado que denunció el gobierno de Alberto Fernández.

En diálogo con este medio, Aguilera Montecinos dijo que “a partir de la información recabada hemos tenido informes en los cuales se asume que esos objetos ingresaron con fecha 13 de noviembre de 2019 a través de una aeronave C-130 proveniente de Argentina”. El uniformado consideró que “se puede presumir que las municiones forman parte de este acervo de 70.000 cartuchos” que se enviaron desde la Gendarmería Argentina. Es decir, que se complementarían con los 40.000 que la Fuerza Aérea le agradeció a quien era el embajador argentino en Bolivia al momento de los hechos, Normando Álvarez García.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El hallazgo de armamento en depósitos de la Policía es un elemento más que compromete al gobierno de Macri en el escándalo del envío de armas para apoyar el derrocamiento de Evo Morales, en noviembre de 2019.

Con esta novedad, empieza a cerrarse el círculo sobre las 70.000 municiones que se transportaron en un Hércules C-130 para respaldar a los golpistas en Bolivia: todo indica que una parte se destinó a la Fuerza Aérea boliviana y la restante a la Policía local.

El descubrimiento de las municiones argentinas en depósitos de la Policía Boliviana ocurrió el miércoles. Según informaron desde la fuerza de seguridad local, entre el material había munición calibre 12/70, granadas de gas pimienta, granadas de triple fragmentación y otros elementos. Pero no había precisiones respecto a cantidades hasta este jueves.

Una nota del entonces Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana Jorge Terceros Lara dirigida a quien era el embajador argentino, firmada el 13 de noviembre de 2019, expuso que el gobierno de Cambiemos envió material bélico para apoyar el golpe contra Evo Morales. En esa nota que dio a conocer el gobierno boliviano, Terceros Lara –hoy detenido- agradeció “la colaboración prestada a esta institución armada, en el marco del apoyo internacional entre nuestros países, debido a la situación conflictiva que vive Bolivia”. El comandante detalló en ese escrito que recibió 40.000 cartuchos AT12/70, gases lacrimógenos en Spray MK-9 y más de 100 granadas.

Según las investigaciones que se realizaron en la Argentina, el día que asumió la presidenta de facto Jeanine Áñez, el 12 de noviembre de 2019, cerca de la medianoche, el gobierno de Macri envió en un Hércules C-130 de la Fuerza Aérea nacional municiones destinadas a los golpistas: las “camufló” en el traslado de un grupo de elite de la Gendarmería que viajaba para proteger la embajada Argentina. En un documento oficial, la Gendarmería argentina había informado que los 70.000 cartuchos se gastaron en entrenamiento e instrucción de ese escuadrón, una explicación que no tenían ningún sentido y que tras la revelación del escándalo quedó demostrado que era mentira. El grupo Alacrán no disparó un solo tiro en Bolivia según reconstruyeron desde el ministerio de Seguridad. 

Como el armamento se despachó de forma irregular, el gobierno encabezado por Alberto Fernández denunció a Macri y exfuncionarios por contrabando agravado a través de los ministros Sabina Frederic y Martín Soria y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

Tal como publicó este medio el 9 de julio pasado, el armamento destinado a los golpistas se dejó en el aeropuerto de La Paz al que arribó en el Hércules C-130 en la madrugada del 13 de noviembre de 2019. Una parte quedó en manos de la Fuerza Aérea Boliviana. Fuente desde Bolivia indicaron a este medio que el resto se destinó a la Policía local. Hay relatos incluso que hacen referencia a que aquel 13 de noviembre se vio a una camioneta de esa fuerza de seguridad llevarse parte del cargamento. Todo indica que es el material hallado en sus depósitos este miércoles.

Ahora, se espera por el hallazgo de documentación que se vincule con el armamento encontrado en la Policía de Bolivia. Según informaron a este medio, este lunes (el viernes es feriado en Bolivia) está pautada una conferencia de prensa donde se estima que se darán a conocer detalles sobre este escándalo internacional que involucra a Macri y su gobierno.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►