La interna PRO en Buenos Aires y un pacto para calmar aguas

Los intendentes macristas, con la intención de poner un candidato propio en Buenos Aires el año que viene, volvieron a reunirse. Hicieron foco en la gestión bonaerense y la actitud del FdT a nivel nacional, en línea con un acuerdo de paz sellado con Santilli. 

06 de mayo, 2022 | 00.05

La victoria en las elecciones del año pasado no le darán a Diego Santilli el pase libre para ser el candidato indiscutido del PRO para la gobernación bonaerense. Así lo entendieron los intendentes macristas que, dentro de un armado conceptualmente más extenso, volvieron a reunirse este jueves para fortalecer y ampliar el espacio con la intención de tener más peso en la mesa de decisiones y, eventualmente, sugerir su propio nombre. Sin embargo, esta semana también se avanzó en una suerte de paz dentro de la interna para dejar de lado las discusiones públicas partidarias y concentrarse, como lo demostró un documento difundido por los alcaldes, en cuestionar las gestiones del Frente de Todos a nivel provincia y nación.

Con la misma lógica manifestada en las reuniones de figuras nacionales con Mauricio Macri, en Buenos Aires también se acordó bajarle la espuma a las peleas intra partidarias porque la unidad es condición básica para cualquier aspiración electoral. En la oposición entendieron que eso les permitió ganar en 2021 y en el último tiempo se encargaron de negar cualquier chance de ruptura. En tierras bonaerenses, la pelea electoral había subido el tono. Los intendentes marcaron la cancha y empezaron a construir para poner un candidato local que conozca de la gestión de la provincia más populosa del país. En esa línea argumental, comenzaron a cuestionar una postulación indiscutida de Santilli pero el martes, en un encuentro entre Horacio Rodríguez Larreta, el diputado nacional y los jefes comunales de La Plata y Lanús, Julio Garro y Néstor Grindetti, se acordó bajar la espuma. 

En el café Martínez que está a pocos metros de la jefatura de Gobierno, buscaron ordenar la interna y enfocar la estrategia política en la gestión de Axel Kicillof en Buenos Aires y del Frente de Todos a nivel nacional, sin hacer eje en las discusiones partidarias propias. Santilli no se opone al armado y crecimiento de Hacemos, el grupo firmado por intendentes, porque le parece importante seguir creciendo y ampliando pero sin golpes bajos. Eventualmente, con una selección interna donde las encuestas pesarán, se elegirá cuál es la mejor opción para ir a las urnas. 

El encuentro del cuarteto fue una reunión más entre las muchas que, periódicamente, tiene Larreta con los intendentes, según se explicó desde el círculo del jefe de Gobierno. Algo refrendado por una fuente cercana a Santilli, que sostuvo que el café estaba en agenda hacía tiempo. Sin embargo, desde el sector de uno de los caciques se detalló que la convocatoria fue motorizada por el diputado, que se la pidió al mandatario porteño un poco disgustado con la acción de los alcaldes. Esto fue negado desde el entorno del "Colo".

Después de esa reunión con bandera blanca, 16 intendentes PRO se reunieron en La Plata el jueves al mediodía. Comieron asado. En línea con la calma pactada, charlaron sobre los problemas de los municipios, "la falta de previsibilidad en políticas públicas por parte del gobierno nacional y provincial, sumado a la falta de diálogo y las internas propias del gobierno". No hablaron de candidaturas sino de resolver los problemas de los vecinos y "poner la energía en generar un estado más ágil que de respuestas, evitando la burocracia y discrecionalidad administrativa provincial para que avance la obra pública en los municipios".

Se hizo foco en buscar la manera de reducir el gasto público y "la enorme erogación presupuestaria que conlleva el desarrollo de las elecciones", en línea con el debate nacional sobre la boleta única en papel y se exigió que el gobierno provincial sume a los intendentes a una mesa de trabajo.

Si bien la reunión transitó en calma, no sé negó su utilidad para bajar tensiones entre los aspirantes a la gobernación. Además de Santilli, en la lista PRO están el diputado Cristian Ritondo y los intendentes Grindetti, Garro, Diego Valenzuela de Tres de Febrero y Javier Iguacel de Capitán Sarmiento.

Iguacel es el nombre elegido por Patricia Bullrich para disputar la gobernación. La jefa del PRO ya se había mostrado a favor de impulsar un intendente en las elecciones pero con una lógica diferente al resto de los jefes comunales pre candidatos. Hay quienes piensan que para ganarle al kirchnerismo hace falta un discurso y una postura más duros y hay quienes creen que no.

En este último grupo están Grindetti, Garro y Valenzuela que hoy construyen junto a Horacio Rodríguez Larreta, pese a sus intenciones de colocarlo a Santilli en la provincia. De todos modos, ese apoyo no necesariamente implicará un acompañamiento a libro cerrado. Habrá que ver qué pasa y si algo cambia, a nivel nacional, en este año y medio hasta las elecciones. Sin cerrarle la puerta a nadie.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►