Los supermercados digitan la inflación y la pobreza de Argentina

10 de febrero, 2021 | 18.18

Las recientes declaraciones del presidente Alberto Fernández, con respecto a la suba de precios y la posibilidad de establecer un cupo en la exportación, marcan la preocupación del Gobierno por poder garantizar la adquisición de los alimentos necesarios para la mesa de los argentinos y argentinas. Para eso es importante analizar el rol de los grandes jugadores en el mercado de exportación de estos productos y las cadenas de hipermercados.

Pensamos que es necesario un Estado fuerte que pueda intervenir sobre este esquema con sectores que, ante la necesidad y situación que atraviesa el país, prefieren mantener y potenciar la especulación sobre los precios. Precisamente sobre este tema, recibimos en estos días la información del Índice de Precios al Consumidor, que arrojó un aumento del 4% para el mes de diciembre de 2020. Confirmamos con pesar lo que ya era palpable en las góndolas de los distintos supermercados del país: un aumento generalizado en los precios de los alimentos.

Por otro lado, la batalla contra la inflación en nuestro país lleva años sin poder resolverse. No vamos a encontrar una solución a este problema sin transformar las estructuras que están imbricadas en la cadena de distribución. En sencillas líneas: las grandes cadenas de supermercados tienen la capacidad de fijar el precio que tienen que pagar los argentinos para poder llevar la comida a su mesa. Así es como apenas seis grandes cadenas concentran más de la mitad de la superficie de venta de los supermercados en Argentina. Situación que distorsiona el precio original y hace que el productor sea el que menos recibe del precio final. Resulta ridículo que un productor lácteo reciba cerca de $22 por litro y que el sachet más barato en góndola sea de $50. Algo similar sucede con la carne: el kilo vivo en el Mercado de Liniers ronda un promedio de $150, mientras que el kilo de asado en Coto o Carrefour no baja de los $500. Esa diferencia de precios en costos de comercialización es intolerable y sólo se entiende en función de la avaricia de un puñado de empresarios que hoy en día abusan de su posición dominante.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Así mismo, alarma y mucho que esta brecha se haya incrementado en el último tiempo: durante diciembre, los consumidores pagamos 4,68 veces más de lo que cobró el productor, cuando en noviembre la diferencia fue de 4,31 veces. Basta con hacer el siguiente ejercicio: podemos ver los precios mayoristas del Mercado Central de Buenos Aires y sus respectivos precios sugeridos ¿por qué entonces las grandes cadenas, que tienen un poder de compra y un margen superior al resto, venden por encima de esos precios? Es evidente que es pura especulación y manipulación de precios.

En definitiva, para encontrar una explicación a todo el fenómeno, alcanza con observar las pocas manos que digitan la inflación y la pobreza de millones de argentinos y argentinas. Solo saldremos de este callejón sin salida, fortaleciendo los mercados populares y de cercanías y multiplicando la cantidad de bocas de venta donde los productores puedan llegar de forma directa al consumidor. Frente a esta situación y para empezar a ponerle límites a este abuso cotidiano que lleva a la pobreza a nuestra población, el sábado 13 las organizaciones sociales realizaremos una jornada nacional de protesta y concientización frente a cada hipermercado a lo largo y a lo ancho de todo el país.

*Subsecretario de Políticas de Integración y Formación de la Secretaría de la Economía Social, Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

MÁS INFO
Daniel Menéndez

Sociólogo. Coordinador nacional de Barrios de Pie. Subsecretario de Políticas de Integración y Formación de la Secretaría de Economía Social en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►