Puertos: un operador de Dietrich está detrás de un negocio contra Astillero Río Santiago

Un hombre de extrema confianza, Jorge Metz, es señalado por haber cambiado la licitación de barcazas de YPF, en detrimento de la producción nacional y a favor de empresas paraguayas.

11 de agosto, 2020 | 17.50

El exministro de Transporte, Guillermo Dietrich, tiene varios frentes de alarma. Uno de ellos es el negociado de los peajes pero otro, muy grande, es el de los puertos. Jorge Metz es señalado como uno de los vínculos estrechos del exfuncionario, en categoría de operador. Fue apartado de su cargo de Secretario de Puertos y Vías Navegables (SPVNA) en marzo de 2018 por motivos que jamás se aclararon aunque en el ambiente son conocidos los grandes desmanejos y desprolijidades de su gestión. Sin embargo, continuó aportando a la causa y hoy es el señalado como encargado de lograr que la construcción de las barcazas de YPF pasaran del Astillero nacional, el Astillero Rio Santiago, a empresas paraguayas.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

Además de la mala relación de Metz con los actores de la SPVNA, hubo dos desprolijidades que sobresalieron en su gestión. Según informaron fuentes del sector, la más evidente fue el discrecional otorgamiento de permisos para que buques extranjeros operen en el cabotaje nacional como si fueran argentinos. Por otro lado, el prontuario de su segundo en el área, Gustavo Deleesnyder, denunciado por poseer cuentas offshore e incompatibilidad de funciones en la Administración Pública. Pese a ello, éste y otros miembros del equipo siguieron prestando servicios una vez que apartaron a Metz de su cargo, bajo el ala de Mariano Saúl.

La denuncia, con fecha diciembre 2016, sostiene que a Deleesnyder se le adjudicó “la creación de una sociedad offshore con el fin de facturar en el extranjero servicios locales y de esa forma evadir”, creada inmediatamente antes a su designación como funcionario público. Esto llevó a que se advirtieran “inconsistencias en su situación frente al fisco, ya que en los períodos inmediatamente anteriores a su asunción en la función pública, sería un “fantasma” para la AFIP, siendo que la actividad económica denunciada y la exteriorization de capacidad económica demostrada, pondría crisis este estado, discordancia que opera como un dato objetivo más a tener en cuenta indicio de una actividad irregular que debe esclarecerse”.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Son varias las offshore que se mencionan, una de Bahamas con sucursal en Uruguay, por ejemplo, además de un mecanismo de operación: “El Sr. Deleersnyder les hacía firmar a los capitanes de los buques que asesoraba un remito del servicio realizado idéntico al que se adjunta y luego confeccionaba la factura desde la sociedad offshore RIVER INSIDE SERVICES de Bahamas. Factura ésta que era cancelada por la Agencia vía Banco ...de Bahamas. Esos dólares ingresados luego eran girados por el propio Banco a su Sucursal uruguaya y desde ahí transferidos directamente a cuentas personales del Sr. Deleersnyder”.

La denuncia surgió por la presentación de un empresario naviero que, en una reunión con Dietrich, Metz y Deleersnyder, dijo a los gritos: "El gobierno anterior era corrupto. Pero ustedes quieren combatir la corrupción y se rodean de corruptos. Jorge (por Metz) vos estabas al tanto de esto", en relación a la evasión y lavado de su mano derecha, según publicó el diario La Nación por entonces.

¿Hizo algo el Ministerio de Dietrich? No. El fiscal Sergio Rodríguez, en el escrito de 2016, observó que “en el caso del Ministerio de Transporte, de quien depende el funcionario cuestionado, no se habría iniciado ninguna actuación administrativa orientada al esclarecimiento de los hechos denunciados, transcurridos ya más de tres meses, toda vez que rige para dicho organismo la obligación de iniciar actuaciones sumariales frente a denuncias de irregularidades que involucran a sus agentes”.

Pero también se le adjudicó, a él y a Dietrich, un significativo interés por que los negocios del grupo naviero Maersk crecieran en la Argentina, aunque se encontraron con un escollo que dejó expuesto al ministro al no cumplir con los plazos estipulados. Se trató, en 2016, de una maniobra vinculada a remolcadores usados para atender buques metaneros que llegan a los puertos de Escobar y Bahía Blanca. Tenían que ingresar el 1 de octubre pero pidieron un mes y medio más de "changüí". Habían quedado en el puerto de Montevideo donde hubo dudas sobre las condiciones y seguridad de los mismos. Tuvieron que recurrir a otra compañía, la segunda, para poder cubrir la demanda.

Como publicó LPO ese año, la compañía debía obtener los permisos de Prefectura además de cuatro autorizaciones técnicas y legales de la secretaría de Industria, el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), Aduana y la secretaría de Puertos y Vías Navegables que conducía Jorge Metz. Transporte no participó de la licitación (el contrato fue acordado entre Enarsa, Maersk y la agencia local Marítima Meridian de la familia Samarín) pero el interés fue manifiesto. La adjudicación del contrato implicaba una facturación anual cercana a los 50 millones de dólares y las autoridades del ministerio de Dietrich quisieron darle algo así como un “permiso extraordinario” para empezar a operar hasta tener todos los papeles en orden. Al parecer, no pudieron avanzar en la dirección esperada.

Si bien estos desmanejos eran harto conocidos en el ámbito portuario, en 2018 Metz – jefe de Deleersnyder – fue desplazado pero Dietrich lo envió a la Secretaria General Comité Intergubernamental- Coordinador de los Países de la Cuenca del Plata, como reconocimiento a su lealtad y “servicio prestados”. Desde ahí, usó su poder para lograr que la construcción de las barcazas pasaran del Astillero nacional, Astillero Rio Santiago, a firmas paraguayas. Según publicó el portal LPO esta semana, tuvo "influencia en el repentino cambio de la licitación de barcazas de YPF. A semanas de dejar el gobierno, la anterior conducción de la petrolera nacional decidió quitarle la construcción de seis barcazas tanque a la naviera argentina National Shipping para dársela a la paraguaya Horamar". Pero, al parecer, no fue el único negocio que hizo para el país vecino. También lo vincularon a la entrega del Puerto de Buenos Aires, que quedó sin efecto por la pelea gremial, la difusión mediática y el cambio de gobierno.

De todos modos, hace pocas semanas fue desplazado de ese cargo y, según informaron a este medio, puja por beneficiar a la terminal portuaria Tecplata y mañana participará de un evento llamado Webinar, sobre el canal Magdalena, donde, estiman, pujará por ella.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►