Los Macri están acorralados y tienen 5 días para evitar la quiebra del Correo

Mauricio Macri y su familia no pagaron aún la deuda con el Estado, pero si quiebra la empresa deberán hacerse cargo desde Socma, su accionista.

07 de agosto, 2020 | 21.53

Tras 15 años de dilaciones y demoras se puso en marcha el proceso de salvataje de Correo Argentino, la empresa de la familia Macri. Es, según la ley, el paso previo a la quiebra, que en este caso implica que Socma, accionista de Correo, deba hacerse cargo de las deudas. Los Macri tendrán 5 días para ver si aparece alguien que quiera hacerse cago del tendal de deudas que tienen con el Estado y más de 700 acreedores. Sino, la quiebra.

Impuesto a las Grandes Fortunas

Tal como informó El Destape, tanto la fiscala Gabriela Boquin como las juezas Maria Lilia Gomez Alonso y Matilde Ballerini, de la Sala B de la Cámara Comercial, rechazaron en estos días un último intento de la familia Macri de dilatar este momento. Ahora llegó el turno de la jueza de primera instancia Marta Cirulli, que dispuso la apertura del registro de salvataje o cramdown.

Resuelvo: Disponer la apertura de un registro en ‘Correo Argentino SA S/Concurso Preventivo’, Expte. N° 94360/2001, para que se inscriban, a través de escrito presentado en el expediente con las formalidades reglamentarias vigentes (Acordada CSJN 31/2020), dentro del plazo de cinco días (…) quienes se encuentren interesados en la adquisición del capital social de la concursada, a efectos de formular propuesta de acuerdo preventivo”, dice la resolución de la jueza Cirulli a la que accedió El Destape. Los 5 días se comienzan a contar desde que se publiquen edictos por 2 días en el Boletín Oficial.

El salvataje está previsto en la Ley de Concursos y Quiebras, puntualmente en su artículo 48. Establece “la apertura de un registro en el expediente para que dentro del plazo de cinco (5) días se inscriban los acreedores, la cooperativa de trabajo conformada por trabajadores de la misma empresa —incluida la cooperativa en formación— y otros terceros interesados en la adquisición de las acciones o cuotas representativas del capital social de la concursada, a efectos de formular propuesta de acuerdo preventivo”.  Punto seguido, la ley dice: “Inexistencia de inscriptos. Si transcurrido el plazo previsto en el inciso anterior no hubiera ningún inscripto el juez declarará la quiebra”.

Sería realmente extraño que alguien salve a los Macri que, desde Correo Argentino, le deben 296 millones de pesos al Estado desde el 2001 y que deben pagar con los intereses acumulados en estos 19 años. A Mauricio Macri y los suyos solo les queda una jugada por hacer: que Socma, Sideco o alguna de sus empresas se presenten al salvataje. O incluso alguna sociedad creada para la ocasión, algo en lo que son expertos. Sería muy evidente que es una maniobra más para demorar los tiempos, pero la ley no se lo impide.

En caso de quiebra de Correo Argentino, tal como informó El Destape, sus accionistas tendrían que hacerse cargo de sus multimillonarias deudas. Hasta hace unos meses eran Socma y Sideco, dos empresas de los Macri. Pero en una maniobra cuyo real objetivo resta dilucidar Socma le compró su parte a Sideco, de la cuál es a su vez su principal accionista. Como sea, la familia Macri sigue detrás.

La resolución de la jueza Cirulli que pone en marcha este proceso llega con 15 años de demora y en un expediente que el próximo 19 de septiembre cumplirá 19 años. Esa misma resolución existía desde 2004 firmada por la propia Sala B de la Cámara Comercial, cuyas integrantes han sido piezas claves en el letargo de este expediente. De hecho, en varios sus dictámenes, la fiscala Boquin reconstruyó en que el pedido de cramdown o salvataje existía desde 2004, que la jueza Cirulli que hoy lo activa no lo cumplió, que luego en 2010 sí lo hizo pero entonces los Macri lograron dilatar nuevamente esta instancia hasta ahora.

Vale recordar que la jueza Cirulli está imputada en la causa penal donde se investiga el vaciamiento de Correo Argentino junto al propio Mauricio Macri, el ex ministro de Comunicaciones Oscar Aguad y directivos de Correo. Pese a esto, Cirulli se negó a excusarse de intervenir en el expediente del fuero Comercial.

La familia Macri hizo todo lo posible por evitar esta instancia. El último intento fue la presentación de un recurso extraordinario para que la Corte Suprema opinara sobre este proceso de salvataje. El Destape informó que tanto la fiscala Boquin como las camaristas Gómez Alonso y Ballerini se lo rechazaron. Los Macri presentaron un recurso de queja para llegar a la Corte, un manotazo de ahogado que igualmente no suspende los plazos del salvataje.

 

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►