El oficialismo, más cerca de la reforma del Ministerio Público

En el bloque del Frente de Todos aseguran que están cerca de conseguir los votos necesarios para aprobar la reforma del Ministerio Público Fiscal, el primer paso para reformar la Justicia. Creen que por eso desde el macrismo volvieron a la carga con la posibilidad de aprobar el pliego de Daniel Rafecas.

16 de junio, 2021 | 05.00

En negociaciones reservadas, el Frente de Todos se encamina a conseguir los votos necesarios para aprobar la reforma del Ministerio Público Fiscal, el proyecto que el Gobierno se propuso como primer paso para reformar la Justicia. "Todavía no llegamos, pero falta menos", respondían desde el bloque oficialista. Creían que en la bancada de Juntos por el Cambio estaban al tanto de este avance y, por eso, el diputado Cristian Ritondo volvió a ofrecer votar el pliego del juez Daniel Rafecas como procurador, algo que ahora quedó en segundo plano ante la decisión de sacar primero la ley. 

La secuencia se produjo el lunes, en la reunión de la comisión bicameral de seguimiento del Ministerio Público Fiscal. Durante el encuentro, los representantes del Frente de Todos criticaron en repetidas ocasiones la tarea que lleva adelante el procurador interino Eduardo Casal, quien funciona desde hace tiempo como engranaje de las movidas judiciales de la oposición. Así, le reclamaron a Casal que informe si tomó alguna medida disciplinaria a partir de que El Destape reveló que los fiscales Guillermo Marijuan, Carlos Stornelli y Carlos Rívolo se reunieron en secreto con Patricia Bullrich mientras era ministra de Seguridad. 

Como defensa, hacia el cierre de la reunión, Ritondo afirmó que "si tenemos fiscal interino es por exclusiva responsabilidad del Frente de Todos", retomando la posibilidad de que la oposición facilite la aprobación del pliego de Rafecas. Fue una idea que en su momento impulsó Elisa Carrió, pero que el grueso del macrismo no acompañó. Ahora, un año después, en el oficialismo la prioridad pasa por aprobar la reforma de la Procuración antes que pensar en quién la ocupará.

Por otro lado, las actitudes de Rafecas -que ya manifestó en dos ocasiones que desistía de su candidatura por considerar que no existía el consenso necesario- lo malquistó con parte del oficialismo, que preferiría buscar otro postulante más convencido para ocupar el cargo. En su momento, el juez consideró inaceptable que se modificara la forma de designarlo, que según el nuevo proyecto pasará de dos tercios del Senado a mayoría de sus miembros (37 votos). "Para nosotros esa postulación ya esta caída", comentaba días atrás un funcionario del Ministerio de Justicia. Aparte, que la promesa del macrismo de votarlo no les genera ninguna certeza.

Sin embargo, el martes, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ratificó al juez federal como el único candidato oficial. “Él quería ser un procurador de consenso, eso lo deberá generar a partir de su exposición en la Comisión de Acuerdos y convencer allí a todos los integrantes que su proyecto para mejorar la administración de justicia, el funcionamiento de la Procuración y para mejorar el Ministerio Público Fiscal, sea un proyecto sólido y que colecte ese consenso que él considera que debe tener para tener un respaldo mayoritario”, evaluó Cafiero en diálogo con Radio con Vos. 

Con todo, el jefe de Gabinete también destacó que sería lógico aprobar primero la reforma. “Ya se está por definir ese nuevo marco normativo para el funcionamiento del Ministerio Público Fiscal, y lo adecuado es que quien termine siendo designado cumpla con ese nuevo marco normativo, porque sino se estaría designando una persona que después no va aplicar el nuevo marco normativo, que quizás se aprueba dos semanas después. La verdad que eso sería muy inconsistente”, explicó.

La nueva ley del Ministro Público Fiscal tuvo media sanción el año pasado en el Senado. Pero en Diputados quedó trabada a la espera de que el oficialismo consiguiera los votos. Con la llegada de Martín Soria al Ministerio de Justicia, tomó impulso cuando consiguió el apoyo del bloque del diputado mendocino José Luis Ramón, quien consensuó algunas modificaciones al proyecto. El mes pasado, el oficialismo consiguió sacar dictamen de comisión luego de un acalorado debate de más de cinco horas. 

Un dato de ese debate fue que la diputada Graciela Camaño, del bloque lavagnista, presentó un dictamen propio y no votó junto al macrismo. En el Frente de Todos buscan convencer al bloque de Consenso Federal que facilite el quórum para defender su propuesta, aunque luego vote en contra del proyecto mayoritario. 

En la conducción del Frente de Todos que encabeza Máximo Kirchner se manejaban con mucha discreción, pero aseguraban que estaban más cerca de la aprobación. El bloque que se referencia en Lavagna o los cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti son los que tienen la llave. "No hay fecha para la sesión, pero estamos cerca. Nos falta muy poco", respondían. Creían que en la oposición estaban al tanto de esta nueva situación y por eso volvieron a la idea de votar a Rafecas. O las notas que empezaron a aparecer contra la supuesta inefectividad del ministro Soria. "Si se están poniendo nerviosos quiere decir que vamos bien", analizaban en el oficialismo. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►