Cartoneros presentaron la Ley de Envases y tienen el aval de Máximo Kirchner

Organizaciones sociales, ambientales y cooperativas presentaron una ley para la gestión de envases con inclusión social, que establece una tasa a empresas para financiar políticas de gestión de residuos. Máximo Kirchner respaldó el proyecto.

07 de julio, 2021 | 07.26

La Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR), junto con organizaciones ambientales, sociales y políticas, presentaron en la Cámara de Diputados un proyecto de Ley de Envases con Inclusión Social, con el objetivo de mejorar el trabajo de los cartoneros, reducir el impacto de los envases sobre el ambiente, y fomentar su reutilización y reciclaje.

El proyecto implica la implementación de una tasa ambiental para las empresas y productores que coloquen envases en el mercado, con incentivos a quienes los realicen con materiales reciclables, y la totalidad del dinero recaudado se utilizará para implementar Sistemas de Reciclado con Inclusión Social.

La Ley se basa en el principio de Responsabilidad Extendida al Productor (REP), por lo que se apunta a la responsabilidad de las empresas, algunas multinacionales, que producen los envases, y al mismo tiempo integrar a los trabajadores recicladores a la cadena de gestión.

Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos, recibió el proyecto de manos de referentas de la federación de cartoneros, acompañadas por el diputado nacional Federico Fagioli y organizaciones ambientales como Jóvenes por el Clima. Según informaron, Kirchner manifestó el apoyo del bloque a la iniciativa y se comprometió a presentar y tratar la ley durante el mes de agosto.

La secretaria general de la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores, Jackie Flores, explica que “hace muchos años que quienes generan envases en la Argentina no se hacen cargo de su responsabilidad ambiental, y los cartoneros y cartoneras nos fuimos organizando para presentar una ley propia”.

“Estamos felices porque con esto generamos derechos”, dice Flores en diálogo con El Destape. “Queremos que las grandes empresas paguen la tasa de sus ganancias y que lo recaudado se destine al reciclado con inclusión social. El lobby es muy fuerte, pero nos paramos desde una conciencia ambiental y colectiva, y no somos pocos”, agrega.

Según los números presentados para respaldar el proyecto, en la Argentina se producen 50 mil toneladas de residuos por día. La mitad termina en alguno de los 5000 basurales a cielo abierto o en un relleno sanitario, y apenas se recupera un 10% de los residuos generados. 

Alrededor del 20% de los residuos sólidos urbanos generados son envases post consumo. “Necesitamos recursos para llevar adelante sistemas de reciclado, no podemos perder más tiempo. Por eso necesitamos una mayor responsabilidad del productor”, advierte la dirigente social.

Sobre la gestión actual de residuos, las organizaciones advierten que en Argentina, cada persona genera 1.15 kg de residuos por día. “El 35% se dispone en basurales a Cielo abierto o en otros sitios de disposición final irregular, liberando gases de efecto invernadero que provocan el Cambio Climático”, informaron.

Jackie Flores advirtió también que “los compañeros no se entregan pero la pandemia pegó muy fuerte en el sector, hay hambre y la realidad es dramática”, y estima que el proyecto presentado podría generar hasta 80 mil nuevos puestos de trabajo. Según cálculos de la organización, desde que comenzó la crisis sanitaria “hay 50 mil nuevos cartoneros de personas que llegaron a la economía popular luego de perder trabajos formales”.

La FACyR es una  de las organizaciones que forman parte de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), y nuclea a más de 70 cooperativas de todo el país, en las que trabajan cada día unos 200.000 cartoneros y cartoneras. Miles de ellos lo hacen en los propios basurales y trabajan en pésimas condiciones, sin ningún tipo de seguridad. 

“Hay que entender el contexto, no estamos dispuestos a pagar el costo ambiental de nadie. No puede ser que muchos sigan trabajando gratis cuando las multinacionales ganaron con la pandemia”, agrega la secretaria general de la federación, que funciona como sindicato del sector.

Desde la UTEP señalaron la Ley de Envases con inclusión social “plantea la necesidad de que las empresas se hagan cargo económicamente de lo que cuesta el reciclado de los envases que ponen en el mercado, y que lo recaudado sirva para potenciar el trabajo de los y las cartoneras”.

Las organizaciones realizaron durante todo el día una actividad de reciclado y clasificación en la plaza del Congreso Nacional, con la participación de referentes del sector cartonero, agrupaciones, y militantes socioambientales. Al mismo tiempo, la presentación del proyecto era respaldada en plazas de todo el país, con reciclaje simultáneo en 16 provincias.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►