Alberto ofreció a la Argentina como proveedor de alimentos y energía para Europa

Fernández se reunió con el jefe de gobierno español, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. Sánchez pronosticó que la guerra en Ucrania se extenderá, lo mismo que sus consecuencias económicas. El presidente argentino planteó que el país podía convertirse en proveedor de alimentos y energía. Avanzaron en la posibilidad de la construcción de un nuevo gasoducto desde Vaca Muerta destinado sólo a la exportación.

10 de mayo, 2022 | 18.36

El presidente Alberto Fernández ofreció a Argentina como un proveedor "estable y seguro" el rubro alimentos y energía para Europa en el encuentro que mantuvo con el jefe de gobierno español Pedro Sánchez en el Palacio de la Moncloa. Ambos mandatarios incluso avanzaron en la posibilidad de la construcción de un nuevo gasoducto desde Vaca Muerta destinado exclusivamente a la exportación. Sánchez planteó el panorama de una guerra en Ucrania que va a extenderse, lo mismo que sus consecuencias económicas, por lo que Europa necesita conseguir nuevas fuentes de suministros estratégicos. El jefe de gobierno español prefirió destacar luego la condena común a "la invasión de Rusia en Ucrania".

La guerra y sus consecuencias concentran la agenda de las preocupaciones europeas. La inflación, por ejemplo, que el Viejo Continente experimenta como novedad y Argentina como un problema que se acentúa. Fernández habló de la necesidad de garantizar la "seguridad alimentaria", esto es, que la presión de los precios internacionales no produzca que muchos sectores sociales no puedan acceder a las canastas básicas. Algo que ya ocurre en Argentina, pese a ser país productor de alimentos. Uno de los rubros en los que el país puede incrementar sus ventas a España es en fertilizantes, un punto analizado durante el encuentro.

Pero fue el tema energético el que concentró las mayores novedades. Se da que Argentina es un potencial proveedor de gas, dadas las reservas de Vaca Muerta, cuya explotación es mucho más barata que la de otros países productores, como Estados Unidos. España, por su parte, posee el 30% de las plantas regasificadoras de Europa, así que encontraron allí un amplio campo para la cooperación. Trabajaron en la idea del financiamiento de otro gasoducto -no el Néstor Kirchner, que estará destinado al consumo local- que vaya de Neuquén a Bahía Blanca, donde se ubicará una planta de licuefacción de gas natural, toda una estructura destinada exclusivamente para exportar a Europa. En Gobierno imaginaban en un futuro no muy lejano un ingreso constante y seguro de divisas por este medio. 

Respecto a la guerra en Ucrania, en la comitiva presidencial aseguraron que no hubo ningún pedido de Sánchez para aplicar sanciones a Rusia. Aclararon que la condena a las acciones de Vladimir Putin ya habían sido expresadas por Argentina y quedaron ratificadas en el encuentro. "Compartimos nuestra mirada sobre el difícil momento del mundo por la invasión rusa a Ucrania, la crisis humanitaria y las consecuencias económicas", comentó Fernández

 Desde que resultó electo, Fernández tuvo en Pedro Sánchez uno de sus principales aliados a nivel internacional y ya es la cuarta vez que se reúnen: esta fue la segunda en Madrid, una en la visita que Sánchez hizo a la Argentina y la última había sido en octubre pasado, en Roma, durante la Cumbre del G20. Para España, que siempre desea mantener vigente en contacto con lo que denominan Iberoamérica, con un Andrés Manuel López Obrador que cada tanto renueva una condena a la conquista y con Jair Bolsonaro que tiene la vista en otra dirección, Argentina es la posibilidad más viable para avanzar en ese sentido. Para más, Alberto Fernández preside la Celac y Sánchez asumirá el año que viene la presidencia de la Unión Europea, así que acordaron reactivar el vínculo entre los dos bloques que hace ya siete años que no hacen una convocatoria conjunta. 

El encuentro no cayó en el mejor día para el gobierno español, envuelto en un escándalo de espionaje político, similar al de la AFI de Mauricio Macri. Justo antes de la reunión presidencial, Sánchez resolvió destituir a la directora del CNI, Paz Esteban, y designar en su lugar a quien venía ocupando el ministerio de Defensa, Margarita Robles. Pero Sánchez mantuvo el compromiso con Fernández e incluso extendió la reunión unos 20 minutos más de la hora acordada. Acompañaron al presidente el canciller Santiago Cafiero, la secretaría de Asuntos Económicos Internacionales Cecilia Todesca, el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, la secretaria de Comunicación Gabriela Cerruti y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. Cafiero tuvo su propia agenda y se encontró con su par español José Manuel Albares. 

En una jornada de clima veraniego, casi 30 grados y pleno sol, Fernández y su comitiva cruzaron por la tarde Madrid para mantener un encuentro con el rey Felipe VI, en el Palacio de la Zarzuela, en donde lo acompañaron Cafiero y el embajador Ricardo Alfonsín.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►