06 de agosto, 2020 | 14.35

Gatillo Fácil: la Policía de Córdoba asesinó a un joven de 17 años que confundió con un ladrón

La víctima, Valentino Blas Correas,  iba en un auto Fiat Argo con cuatro amigos. Los quisieron asaltar dos motochorros y escaparon a alta velocidad. Un retén de la Policía vio al Fiat y la moto y comenzó a perseguir a balazos al auto. Participaron dos móviles policiales.

Un chico de 17 años fue asesinado esta madrugada por la Policía de Córdoba en un nuevo caso de violencia institucional. El fiscal José Mana imputó esta mañana a dos efectivos de la Policía cordobesa por el homicidio de Valentino Blas Correas, el chico baleado por los agentes en pleno centro cordobés.

Los familiares de la víctima señalaron que Valentino y un grupo de amigos habían salido a un bar en la zona sur de esta Capital, cuando dos motochorros quisieron asaltarlos en plena calle mientras regresaban en su auto Fiat Argo: “Estaban volviendo de un bar, les quisieron robar, le pegaron una patada a la ventanilla y les rompieron el espejito del auto. Los chicos quieren girar en U cuando los ve un patrullero”, contó la hermana del joven que manejaba el auto donde también iba Valentino.

El Fiat Argo con cinco ocupantes comenzó a escapar de los ladrones cuando a la altura de la plaza de las Américas –en la Ciudad Universitaria y a unas 15 cuadras del microcentro cordobés-, un control policial ve que el auto corre a toda velocidad y comienza a perseguirlo. Trascendió una versión que dice que los policías entrevistaron a los delincuentes que iban en moto, quienes dijeron que los chicos del Fiat los habían asaltado; por eso, los agentes comenzaron a perseguir a balazos a los adolescentes.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El comisario mayor Gonzalo Cumplido dio la versión oficial: “Se produjo una persecución y el personal policial efectúa al menos tres o cuatro disparos, está todo en etapa de investigación”. El jefe policial agregó que actuaron dos móviles policiales, uno que perseguía a los chicos y otro que los interceptó: “Adentro del auto había un joven conductor, una jovencita de acompañante y joven de 17 años en la parte de atrás, malherido. En primera instancia los disparos son por parte del personal policial”.

El comisario mayor Cumplido señaló que “personal actuante ubica (al vehículo) con el joven fallecido. Trabaja el (servicio de emergencias) 107 y constata que estaba fallecido. Los policías intervinientes están todos en sede judicial a disposición del fiscal. Nuestra profunda condolencia a la familia; acá no hay nada que esconder”.

Mientras que el secretario penal Gabriel Prunotto, de la fiscalía de José Mana, señaló a El Destape que “se ha resuelto la imputación y detención de los policías por el delito de homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego”. El funcionario agregó que “la investigación permite determinar que son dos móviles que intentan interceptarlos, con dos agentes masculinos y dos femeninos. Los masculinos son los que disparan”. Prunotto agregó que “los policías inmediatamente efectúan disparos de arma de fuego, de los cuales cuatro impactan en la parte trasera del vehículo, ingresando uno en la espalda del chico”. El Fiat Argo tiene la luneta trasera perforada por un balazo y un neumático también baleado.

El funcionario judicial detalló que “frente al edificio del complejo Pablo Pizzurno son interceptados por personal policial e intentan eludirlo. Los policías inmediatamente efectúan disparos de arma de fuego, de los cuales cuatro impactan en la parte trasera del vehículo, ingresando uno en la espalda del chico que fallece, Valentino Blas Correas”.

El padrastro de Valentino, Ramiro Saravia se quejó y criticó a la Policía y la Justicia: “Cuando llegamos al lugar, en Chacabuco y Corrientes, vimos un operativo impresionante, más de 50 policías. No nos permitieron pasar para que la madre de Valentino vea a su hijo. Es extraño, no recibimos ni un llamado, ni yo ni la madre. Ni de la Policía ni de la Justicia, nada”.

El hombre afirmó que “los chicos se conducían en el auto y recibieron una barbaridad de disparos. Uno le impactó a Valentino, que iba atrás, no iba conduciendo”.

Por su parte, el abogado  Cristian Báez, amigo de los familiares de Valentino; declaró a El Destape: “Tenemos a una madre destruida, no sabe qué pasó con su hijo. Nadie le dio una explicación. Realmente es vergonzoso. En dos horas el cuerpo no estaba más, no hay una consigna policial, no está preservada la escena del crimen, no está cortada la calle. Hay versiones de un tiroteo, son versiones. En mi experiencia profesional nunca vi un trato tan inhumano”.

Florencia, la hermana del conductor del Fiat donde iba Valentino, contó a los medios cordobeses que “empezaron a tirar tiros de atrás, mis hermanos pensaron que era una piedra hasta que Blas dijo que le pegaron un tiro, que lo lleven al hospital. Mi hermano a toda máquina empieza a manejar hacia el primer hospital que era el Aconcagua”, en barrio Nueva Córdoba, a pocas cuadras de Chacabuco y Corrientes, donde terminó la persecución.

Dos de los ocupantes del auto se bajaron y el conductor y su novia llevaron a Valentino hasta el sanatorio Aconcagua, donde no lo recibieron porque el ataque había sido en la calle: “Lo ayudan a volver a subir a Blas al auto y cuando se están dirigiendo a otro hospital los intercepta la Policía”, contó Florencia. “Nosotros llegamos y ya estaba todo el procedimiento. Mucho no pudimos ver porque no podíamos acercarnos, nos contaron unos vecinos que habían podido ver algo, pero no sabemos mucho”, señaló la chica.

El ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera sólo dijo: “El hecho amerita una profunda investigación”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►