El Ministerio de Seguridad negó el 28 de febrero pasado tener en trámite administrativo la compra de pistolas eléctricas Taser. Poco más de dos meses después, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, autorizó hoy el uso de "armas electrónicas no letales", un eufemismo para las pistolas Taser, para ser utilizadas por la Policía Federal cuando consideren que existe una "actitud amenazante".

"Al respecto, debemos informarle que éste Ministerio no ha iniciado ningún Expediente Administrativo, como así tampoco ha realizado ningún Acto Administratico que dé inicio a un proceso de licitación de compra del tipo de armamento que usted requiere", sostuvo el Director General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Seguridad, Diego Hernán Goldman en respuesta a un pedido de información realizado por el Observatorio de Derechos Humanos de la Capital Federal.

Embed

Violeta Burkart Noe, miembro del Observatorio de DDHH, adelantó a El Destape que volverán a enviar consultas al Ministerio de Seguridad de la Nación.

Embed

Taser by gino on Scribd

"La publicación del gobierno en el Boletín habilita la tortura”, sostuvo Burkart Noe, quien además contó que se presentarán ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la posible violación de pactos internacionales y la Constitución Nacional.

Según la resolución 395, que fue publicada este martes en el Boletín Oficial, se aprobó el "Reglamento general para el empleo de armas electrónicas no letales". El mismo estará vigente para la Policía Federal, la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Prefectura Naval Argentina y la Gendarmería nacional.

El Gobierno justificó que con esta norma se "permitirá abordar situaciones operacionales en las que resulte necesaria la utilización de la fuerza sin el empleo de armas de fuego".

En ese sentido, remarcó que las armas electrónicas resultan "un medio intermedio para ejercer un uso racional y gradual de la fuerza ante situaciones de enfrentamientos con personas violentas o amenazantes", al tiempo que señaló que le brindan a las fuerzas "una opción táctica adicional en reemplazo de las armas de fuego".

En esta nota