El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se comunicó con Mauricio Macri para que interceda en la suspensión del partido Argentina-Israel. El fin del diálogo era tratar de evitar la cancelación, según confirmaron altas fuentes del gobierno israelí a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

Por otra parte, según confirma el medio en Israel aún no se recibió la notificación oficial de la suspensión del partido. Un alto funcionario de ese país aclaró: “El equipo duda en venir a Israel debido a toda la presión que se ejerció sobre ellos”.

El partido programado para disputarse en Jerusalén este sábado a las 15.30 se suspendió. Luego de los reclamos de manifestantes para que no se realice, los jugadores inclinaron por no participar del amistoso previo al Mundial de Rusia.

Alineado al eje Donald Trump y Benjamin Netanyahu, Macri había consensuado con el primer ministro israelí el partido entre las selecciones a jugarse en Jerusalén.

Sucede en medio de los reclamos de los palestinos por la decisión del presidente norteamericano de mudar la embajada de Estados Unidos a esa conflictiva ciudad.

En esta nota