El K-Aleph

24 de enero, 2021 | 00.05

Esta semana, después que la ANMAT autorizara su uso para mayores de 60 años, el Presidente se dio la vacuna Sputnik Ve. Nuestros terraplanistas pasarán así de exigir que “Alberto empiece por darse la vacuna él si le parece tan buena” a denunciar que se quiere salvar primero. Son días difíciles para el terraplanismo vernáculo. Sin consultarlo antes con Sandra Pitta o Maximiliano Guerra, Angela Merkel ofreció apoyo técnico a Moscú en el proceso de solicitud de autorización de la vacuna rusa ante la Agencia Europea del Medicamento (la ANMAT de ellos). Si llegara a autorizarla, ¿Lanata denunciaría que la agencia europea también está controlada por los K? ¿El teledoctor Castro organizaría una marcha de repudio frente a la Embajada de la Unión Europea? ¿Nuestros periodistas serios descubrirían características chavistas o incluso kirchneristas en la Canciller alemana? Dios no lo quiera.

Vacunas, informe especial: ¿cuánto tarda la inmunización?

 

En todo caso, nuestros periodistas serios ya encontraron características kirchneristas en la vicepresidenta de los EEUU, la demócrata Kamala Harris. El ineludible Sergio Berenzstein, analista político serio, advirtió en TN que existe el peligro de que Harris se transforme en Cristina y que los EEUU “se kirchnericen”, algo realmente asombroso teniendo en cuenta que según el mismo Berenzstein, Trump era como Cristina. Al menos desde que perdió las elecciones. Antes era un viejo amigo de Mauricio Macri, un empresario exitoso como él que gracias a esa amistad de décadas iba a ayudarnos a volver al mundo y coso y que le consiguió los 50.000 millones de USD del FMI, el mayor aporte de campaña de la historia disfrazado de préstamo. Después pasaron cosas, Trump perdió las elecciones y nuestros periodistas serios descubrieron que en realidad siempre fue kirchnerista, como Maduro, Castro o Bolsonaro. El kirchnerismo es el Aleph. 

Esta semana supimos que los peligros que nos acechan son mucho más graves que lo que pensábamos. La ineludible Florencia Arietto, experta en todo lo que sería Seguridad, denunció la acción de “los comandos brasileños en vinculación con la 'Ndrangheta italiana y con el islamismo radicalizado” en la temible Triple Frontera. No sabemos si obtuvo esa información de la última gacetilla de la embajada de EEUU o de una serie de Netflix pero la noticia resulta inquietante. Preocupa en particular la posibilidad de que los comandos brasileño-islamistas logren una articulación con el comando venezolano-iraní con formación en Cuba que antes denunció Van der Kooy, la sucursal Floresta del Hezbolá y la guerrilla kurdo-mapuche con apoyo de las FARC que según la ex Ministra Pum Pum puso en peligro la integridad territorial de nuestro país durante al menos ocho semanas. No por imaginarios los peligros que denuncia nuestra derecha dejan de ser atroces.

 

La detención durante unas horas de dos concejalas radicales de Formosa que manifestaron frente a un centro de alojamiento preventivo de Covid generó un nuevo Nado Sincronizado Independiente (NSI) de periodistas serios y opositores de Juntos por el Cambio (dos colectivos que cuesta cada vez más diferenciar) que denunciaron comprensiblemente la detención pero incluso exigieron la intervención federal de la provincia y la renuncia del gobernador Gildo Insfrán. Con valentía, el ex presidente Federico Pinedo escribió en su cuenta de twitter: “No se puede meter presas a concejalas por protestar. En Formosa. No se puede. No se puede. No.” 

 

Hace seis años que Milagro Sala, diputada del Parlasur, está en preventiva luego de haber sido detenida por "incitación al acampe" apenas asumió Gerardo I, Visir de la Puna, Maharajá del Potosí, Marqués de Ledesma, León de Tilcara, Apóstol de La Paz, Zar de los Siete Colores, Califa de Humahuaca, Martillo de Herejes, Protector de la Justicia, Orgullo Radical y Azote de Dios. Por aquel entonces, el todavía presidente Mauricio Macri justificó la detención de Sala frente a un grupo de periodistas por considerar que la Tupac Amaru era una “organización armada.” Por supuesto, ni Pinedo ni nuestros periodistas consideraron que “no se puede meter presas a diputadas por protestar.” Ocurre que nuestra derecha mejora mucho en la oposición. Dejándola ahí ganamos todos.

 

Imagen: Comandos brasileños en vinculación con la 'Ndrangheta italiana y con el islamismo radicalizado denunciados por Florencia Arietto (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED) 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►