Defender la Soberanía en nuestros ríos interiores y el acceso naval al Océano Atlántico

27 de abril, 2021 | 05.00

Argentina se encuentra desafiada a resolver un asunto vital para su destino como país soberano, tanto como para el bienestar social de su pueblo. Al vencer la concesión del dragado y administración del complejo fluvial de la Cuenca del Plata, se reabrieron todos los interrogantes que generaron las privatizaciones salvajes que se desarrollaron desde la dictadura militar hasta los años 90´, y que empezara a revertirse en los 12 años de gobiernos kirchneristas tras la recuperación de grandes empresas públicas como YPF y Aerolíneas Argentinas.

Debemos dejar bien en claro que esa vía de navegación, que es la vía fundamental de la exportación de mercaderías del Cono Sur y que involucra a los países del MERCOSUR; Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil y Bolivia, es un determinante ESTRATÉGICO del desarrollo nacional y, por lo tanto, más allá de quien sea el responsable del mantenimiento y de las obras civiles para su navegabilidad, el control del mismo es una responsabilidad INDELEGABLE del Estado Nacional en conjunto con las provincias ribereñas.

Las concesiones que se otorgaron a partir de las medidas de desarticulación del Estado en la última década del siglo pasado entregaron el control de la principal vía de transporte del país a empresas extranjeras que no operan de conformidad al interés nacional, sino al interés mezquino de las grandes compañías exportadoras de granos.

Ello ha facilitado la instalación progresiva de mecanismos perversos de evasión, subfacturación y contrabando, en perjuicio de los pequeños y medianos productores, trabajadores rurales y aun de productores argentinos que teniendo fuerte presencia en el mercado se ven desfavorecidos, en tanto deben pagar el peaje destinado al sostenimiento de la vía navegable, circunstancia de la que está exenta la producción de los restantes países ribereños.

Entendemos que no tiene sentido esa pérdida de soberanía y control sobre el grueso de nuestro comercio exterior. Se facilita, además, la constitución de numerosas empresas extranjeras intermediarias y fantasmas en zonas francas uruguayas con el mero objetivo de derivar porcentajes importantes de divisas hacia ese lugar, con el consabido impacto tanto en los ingresos fiscales por retenciones y otros impuestos como en el ingreso de divisas al país.

Por lo demás, esas divisas que no se liquidan son ingresos perdidos no solo por el Estado Nacional, sino por la actividad productiva e industrial y por un sin número de productores agropecuarios que terminan “cediéndolas” a unas pocas empresas cerealeras, mayormente extranjeras, las grandes apropiadoras de la renta agraria nacional.

Esos enormes “agujeros” originados en la conformación actual de esta vía, combinación de puertos privados y la salida al mar por aguas uruguayas y transporte en barcazas paraguayas, permiten que se escurra una parte importante de nuestras divisas derivadas del comercio exterior.

La mayoría de los cálculos realizados demuestran que estos drenajes no son menores al 15% de las exportaciones, lo cual en términos del impacto fiscal podrían valuarse entre unos 5.000 a 7.000 millones de dólares anuales, recuperables para el país con un programa estratégico de consolidación de soberanía. Imaginemos si en los próximos 4 años pudiéramos contar con 20.000 millones de dólares adicionales, suficientes para construir más de 1 millón de viviendas populares.

Nuestro país atraviesa una circunstancia critica desde el punto de vista social, económico y sanitario producto de la pandemia y también de la desastrosa política económica llevada a cabo por el gobierno de Mauricio Macri. No tenemos derecho a ocultar las enormes posibilidades materiales que se nos presenta para fortalecer la acción del Estado en defensa de los intereses del pueblo.

El Gobierno Nacional ha iniciado un giro histórico para desandar el camino que hemos descripto, al incluir el alistamiento técnico del Canal Magdalena para incorporarlo a la ruta fluvial de nuestros ríos interiores.

El dragado del Canal Magdalena permitirá la salida directa de Argentina al océano Atlántico, sin pasar por puertos extranjeros, así como habilitará la interconexión Norte- Sur de nuestro país por aguas jurisdiccionales, evitando las maniobras dolosas y criminales antes mencionadas.

Hemos llegado a la increíble circunstancia de que nuestros barcos deben desviarse hacia el norte por aguas extranjeras para conectar el litoral mesopotámico con los puertos marítimos del sur como Bahía Blanca, San Antonio Oeste, Puerto Deseado, Caleta Olivia o Ushuaia, pagando servicios absolutamente innecesarios a empresas radicadas en el Puerto de Montevideo.

La Argentina es un país con un enorme territorio marítimo circunstancia de la cual, como sociedad, no terminamos de tomar la debida conciencia. La riqueza ictícola de nuestra plataforma epicontinental es depredada por la falta de un dispositivo de control adecuado, donde una fuerza naval preparada y con la infraestructura suficiente generaría no solo una defensa efectiva de la riqueza pesquera, sino que impulsaría una actividad económica hoy subexplotada.

Es nuestro deber como sociedad el empoderarnos de ese territorio, como un enorme recurso para un desarrollo igualitario de nuestra sociedad. Esto involucra no solo su apoderamiento económico, sino el adecuado control de la zona exclusiva, para lo cual necesitamos también contar con unas fuerzas armadas y de seguridad con una profunda visión nacional, con capacidad de permitir al Estado ejercer el control en esas aguas para evitar el drenaje de recursos que hoy nos cuestan no menos de 2.000 millones de dólares por año derivados de la pesca ilegal.

La vía marítima es la que detenta el menor costo en materia de transporte, lejos de los costos del ferrocarril y a distancia sideral del costo del transporte por camiones.

Por todo lo manifestado, la Corriente 18 de Mayo, integrante del Frente de Todos viene a manifestar al pueblo y al gobierno argentino lo siguiente:

  1. Su caluroso apoyo a la decisión de avanzar con la habilitación para el comercio internacional y la integración vial de la Patria del denominado Canal de Magdalena.
  2. Solicitar sea modificado el Decreto 949 que transfiere al Ministerio de Transporte las decisiones sobre la Vía Fluvial del sistema Rio Paraná - Rio de La Plata, para evitar que el tema del dragado, balizamiento y señalización se transforme una vez más en el control absoluto de los ríos interiores por parte de grandes compañías extranjeras. Esa modificación debe apuntar a otorgarle a la empresa estatal anunciada por el presidente Alberto Fernández en Puerto General San Martin, el control del tráfico de la Hidrovia Paraná-Paraguay.
  3. La denuncia del Tratado de la Cuenca del Plata, para reorientarlo en la defensa de las necesidades nacionales de los países miembros, impidiendo que sea el instrumento del saqueo de sus economías y de su comercio exterior. Esto debe propiciarse, asimismo, en las instancias regionales como el PARLASUR y extenderse también a través de la UNASUR para la defensa de la soberanía de todas las vías navegables interiores de la Patria Grande.

Es nuestra convicción profunda que estamos frente a un tema que afecta la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social. Promovemos por ello que el Frente de Todos y el Gobierno Nacional, asumiendo un programa federal y soberano en materia fluvial, defina un Plan Estratégico de implementación inmediata que nos permita recuperar el control soberano sobre el rio Paraná y la titularidad sobre los puertos principales de esa vía, así como capacidad de control sobre la evasión, el contrabando y la pesca furtiva.

La soberanía es fuente de divisas, trabajo, ingresos fiscales, industrialización sustitutiva en materia naval y portuaria, así como defensa del ingreso de los trabajadores y los pequeños y medianos productores sometidos a la indefensión que generan los mercados monopólicos.

Adhieren al documento:

DE BONAFINI, Hebe - BOUDOU, Amado – ROJKES, Silvia – MOREAU, Leopoldo - LABORDE, Oscar – TETTAMANTI, Horacio – DURAÑONA, Francisco - ARONSKIND, Ricardo – MOCCA, Edgardo – GILS CARBO, Alejandra - ALEMAN, Jorge - MASSONI, José – FONTDEVILA, Pablo – SALVO, Natalia - GONZALEZ, Horacio - ROMERO, Javier “El profe” - CAO, Horacio - HERRERO, Liliana - MARTINEZ SAMECK, Pablo - RINESI, Eduardo - BARRAGÁN, Carlos - SBATELLA, José -

Para manifestar su adhesión al documento ingrese a este link: http://bit.ly/defenderlasoberaniadelosriosinteriores

LA FERIA DE EL DESTAPE ►