Una industria desarmada: qué pasó con la electrónica en la era Cambiemos

22 de abril, 2018 | 06.00

La industria electrónica nacional está sufriendo un grave retroceso a raíz de las políticas económicas del actual gobierno. Más allá del aumento en las importaciones y la caída en el consumo, se debe tener en cuenta el incremento sideral de las tarifas y la devaluación, que elevó los costos de las empresas de forma considerable.

Elecciones 2021 en El Destape Radio

El objetivo último es desarmar una industria que, con sus más y sus menos, iba ganando en integración vertical en los últimos años. El diseño de políticas actual sólo concibe el salto de productividad y competitividad por medio de una caída en los salarios, ignorando la posibilidad de dar un impulso desde el Estado con políticas activas, en vez de dejar todo librado a la suerte del mercado.

SEGUÍ LEYENDO PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Años atrás, este sector logró recuperarse después de la apertura de importaciones de los 90 y la crisis de 2001. Lo hizo gracias a políticas de proteccionismo y a incentivos fiscales, laborales y crediticios. De esta formó, logró un importante crecimiento y desarrollo en la década pasada.

Algunos ejemplos que pueden mencionarse para dimensionar el aumento en la producción entre 2003-2015 son: el incremento en la producción de aires acondicionados, de 39 mil a 1,8 millones de unidades (4.458%) y en heladeras y freezers, de 205 mil unidades a 1,4 millones (580%). La fabricación de celulares además pasó de 269 mil a 12 millones en 2015 (4.343%).

Solo se produjeron 16 computadoras en 2017

Con el macrismo en el Gobierno, la situación es bastante diferente. La producción de aires acondicionados nacionales se contrajo un 41,3%. En cuanto a las computadoras, en estos dos años se pasó de producir 376 mil, a tan solo 16 unidades en 2017. Las cámaras fotográficas mermaron su producción en un 93%, es decir, casi en su totalidad.

Esto es consecuencia, principalmente, de la apertura indiscriminada de importaciones que se aplica desde el comienzo de la gestión de Cambiemos. En la línea blanca (heladeras, aires acondicionados, lavarropas, etc.) hubo un incremento en las importaciones en todos los productos. Los dos casos más llamativos tal vez son el de las heladeras y los aires acondicionados. Las compras al exterior de las primeras pasaron de 122 mil unidades a 312 mil en estos dos años. En el caso de los últimos, se pasó de importar 71 mil unidades en 2015 a 215 mil en 2017.

Respecto a la línea marrón (celulares, computadoras, tablets, etc.), las importaciones de todos los bienes de esta categoría aumentaron de forma categórica. Se destaca dentro del conjunto, el incremento del 138,9% en las compras al exterior de tablets y notebooks y el crecimiento del 98,9% de la importación de celulares en estos últimos dos años.

Sumado a esta coyuntura, el aumento en la llegada de bienes importados al país viene acompañado de una caída considerable del consumo. Según los datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas en electrodomésticos y artículos electrónicos cayeron un 15,3% respecto a 2015. Y no solo esto, sino que no parecen visibilizarse “brotes verdes”. En 2017, el consumo de estos bienes, lejos de mejorar respecto al mal año anterior, empeoró un 1,7%. Además, la composición de los bienes extranjeros dentro del consumo total es cada vez más alto. El ejemplo más llamativo es el de las tablets y las notebooks. En 2015, del total de las compras de estos productos que se realizaban en el mercado interno, el 53% era de industria nacional. En el 2017 este porcentaje se redujo a cero, siendo todas de origen extranjero.

En 2017, el 100% de las compras de computadoras en el mercado interno fueron de productos importados

La combinación de, apertura de importaciones y caída del consumo es conocida en nuestro país, como así también sus efectos. Esto no solo perjudica el desarrollo de una industria nacional, sino que también, genera un efecto en miles de familias que perdieron su fuente de ingreso a raíz de los despidos, que estas políticas generaron.

Según el Ministerio de Trabajo, la cantidad de trabajadores en el sector de fabricación de maquinaria para oficina pasó a ser de 5.316 en el primer semestre de 2015, a 4.350 en el mismo periodo de 2017.

Simultáneamente, cayó el empleo en el sector de radio y televisión, pasando de 11.858 trabajadores en el primer semestre de 2015 a 9.875 en el mismo periodo de 2017. Por último, los puestos registrados en el rubro de aparatos eléctricos mostraron una baja del 2,9%.

*Director de la Licenciatura en Economía UNdAv e integrante del colectivo Economía Política para la Argentina (EPPA).

LA FERIA DE EL DESTAPE ►