Un parlamento heterogéneo que tuvo malas y buenas

29 de julio, 2016 | 12.15
El primer semestre legislativo de la nueva gestión de Gobierno fue movido. Entre distintas iniciativas que propuso el gobierno de Cambiemos, muchas de las cuales fueron modificadas para conseguir las mayorías que permitieran aprobarlas, se destacaron las mejoras hechas a las iniciativas relacionadas con la ley de acceso a la información pública, la ley del arrepentido y la extinción de dominio. También se trataron leyes como la devolución del IVA a la población de bajos ingresos que respondían a un reclamo que hace años los sectores progresistas veníamos haciendo, pero no pasó de ser una declaración de buenas intenciones, ya que en términos reales lo que se aprobó acota el reintegro de IVA a un máximo de $ 300 mensuales: una miseria.

Fue muy negativo que la nueva gestión consiguiera los votos para convalidar a mano alzada el decreto del P.E. 267 que mutiló la Ley de servicios de Comunicación Audiovisual, ampliamente debatida y aprobada por sendas mayorías en el Congreso durante la anterior gestión de Gobierno; y lograra el apoyo de la mayoría de los bloques para aprobar el acuerdo con los fondos buitre, que condiciona a nuestro país a futuro premiando a quienes extorsionaron a la Argentina en los tribunales internacionales. Lamentablemente contaron con el acompañamiento de muchos que hace algunos meses condenaban a los buitres, como fue el caso del bloque de Senadores del Frente para la Victoria.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE


Desde la oposición intentamos darle respuesta a la crisis económica y al problema de empleo que viven millones de compatriotas, aprobando Ley de emergencia ocupacional, que planteaba la prohibición de despidos y una doble indemnización. Esto llevó a que el gobierno del Presidente Macri ratificara su rumbo vetándola, en apenas 48hs. No fue casualidad, los despidos se siguieron sumando y multiplicando a lo largo y ancho de nuestro país.

La prioridad de nuestro Bloque Libres del Sur, fue la agenda social. Junto con el interbloque Progresistas, legisladores del Movimiento Evita y del Frente Renovador, planteamos la necesidad de declarar la emergencia social, a través de un paquete de proyectos que apuntan a paliar los efectos que la crisis económica viene generando en los sectores más vulnerables de nuestra población.

Entre las iniciativas que el oficialismo se negó a incorporar dentro de la agenda parlamentaria, incluimos además de la declaración de la emergencia ocupacional, la devolución de IVA sin límite para quienes ganen hasta dos veces el importe del Salario Mínimo y elevar el piso de la Jubilación al monto que alcanza el Salario Mínimo Vital Y Móvil.

Creemos imprescindible que el parlamento proponga correcciones frente al enorme traslado de ingresos que ha realizado este gobierno desde los trabajadores hacia los sectores económicos más concentrados de la sociedad, a partir de la devaluación, la quita de retenciones a los grandes grupos concentrados exportadores y los tarifazos indiscriminados con el objetivo de favorecer a grandes empresas petroleras, que siguen siendo beneficiarias de subsidios por parte del Estado.

En esa dirección, acompañamos un proyecto de Margarita Stolbizer que plantea retrotraer los aumentos hasta tanto se hagan las audiencias y se realice un nuevo cuadro tarifario y análisis de la estructura de costos. Aunque hubo iniciativa de varios bloques en ese sentido, el oficialismo se negó a tratarlos y ni siquiera aceptó citar al ministro Aranguren para que brinde las explicaciones sobre semejante ajuste.

Por último, uno de los proyectos que mostró el espíritu del oficialismo fue el del blanqueo de capitales. Mediante este mecanismo, que ya había utilizado el gobierno anterior, Cambiemos decidió premiar a evasores y posibilitar que dineros provenientes de un oscuro origen (ilícitos como evasión impositiva, corrupción, narcotráfico, trata, lavado de dinero, etc.) ingresen al sistema financiero.

El cinismo del oficialismo se expresó en la ley ómnibus que ató este lamentable blanqueo a la reparación histórica que vienen reclamando los jubilados de nuestro país por las deudas que el Estado tiene con ellos desde hace años. Entre los temas centrales que a mi entender quedaron pendientes de abordarse en el parlamento, está la iniciativa que presentamos para declarar la emergencia por violencia de género, las modificaciones al impuesto a las ganancias, los proyectos que proponen gravar la renta financiera, y el debate muy demorado en torno a la interrupción voluntaria del embarazo.

Espero que un Congreso que necesita mayorías heterogéneas que construyan acuerdos amplios, tenga la capacidad de abordar estos temas que son esenciales para mejorar la calidad de vida de muchos argentinos y argentinas.

VICTORIA DONDA, diputada nacional. Presidenta de la comisión de DDHH/ Presidenta del bloque de Libres del Sur,.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►