Roberto Navarro, Víctor Hugo y el primer debate presidencial Suscribite

X

Yamil Santoro, un joven dirigente político afín a Cambiemos, subió a sus redes sociales el fragmento de una clase en el que justifica a los alumnos la baja del consumo de leche en Argentina y hasta se anima a desestimar las consecuencias que podría traer en la nutrición. Las declaraciones llegan dos días después de la campaña pública de UNICEF, en la que presentó el escalofriante número de que más de la mitad de los chicos en Argentina son pobres.

En el marco de una clase reciente sobre seteo de agenda en el marco de la Diplomatura en Emprendedorismo Político dictada entre ESEADE y la Fundación Apolo, el youtuber político admitió que durante el macrismo hubo una baja considerable en el consumo de leche por persona: "Ahora estamos al nivel de España. Aun así seguimos en el puesto treinta y pico, y entre los países que más consume en el mundo".

"Argentina está entre países absolutamente desarrollados. Entonces decís, para, me estás planteando una crisis. ¿Es un problema? No", aseguró el líder del espacio Mejorar. Luego continuó por argumentar, a favor del gobierno, que durante el kirchnerismo "el precio de la leche estaba por debajo de la línea de costo y causaba el cierre de tambos. Con el macrismo hubo un camino para revertir esto. Había que aumentar los precios por encima de la inflación y recién con los aumentos de los últimos meses la ecuación empezó a dar positivo para el sector".

Santoro, quien aclaró que toda esta conclusión surgió en medio de un debate televisivo, determinó que "ahora tenes un precio razonable de la leche" y que hoy "estamos pagando leche mucho más cara porque durante mucho tiempo pagamos leche muy barata".  

"En consecuencia, en realidad que haya menos consumo de leche es mejor para el país que haya más consumo a costa del capital de los tamberos", afirmó.

Y amplió: "¿Y es malo tomar menos leche? ¿Son malas las causas por las que estamos tomando menos leche? Si logras salir de la explicación simplista de "tomamos menos leche, tragedia" resulta, que quizás no es tan drástico. Porque en definitiva la leche no aporta ningún nutriente específico y especial que no puedan aportar otras comidas. Y seguimos siendo de los países que más leche consume en el mundo".

"Durante muchos años cerró un tambo por año, hicimos mierda el sector, destruimos puestos de trabajos. Y gente que se nutría con leche ahora va a tener que nutrirse con cualquier otra cosa. La leche se volvió cara en relación a cualquier otro producto, y está bien", concluyó.