Bajo la amenaza de “perseguir a los aborteros” y de terminar con la “ideología de género”, un grupo de militantes antiaborto intentaron ingresar a una escuela pública en La Plata para impedir el dictado de Educación Sexual Integral (ESI) en el establecimiento.

Las personas, autodenominadas “provida”, pretendieron irrumpir en la escuela media nº8 Ingeniero Pedro Benoit, a raíz de la convocatoria publicada en la página de Facebook “El bebito/La Plata”. En ella, invitaron a apoyar a una docente de la institución a quien “quisieron obligar a dar ESI”.

Embed

En realidad, la profesora se negó a garantizar el derecho que corresponde por la ley 26.150 del Programa Nacional de ESI a todos los alumnos y alumnas del país, pero este grupo consideró que las autoridades del colegio quieren “imponer la ideología de género” y que “como represalia” la citaron para labrarle un acta por desacato.

El grupo, compuesto de un matrimonio con sus hijos y otros dos hombres -todos portando pañuelos celestes en contra del aborto legal, seguro y gratuito- no sólo quiso entrar al establecimiento público en donde se estaban dictando clases, sino que tuvieron una actitud violenta contra alumnas menores de edad y dieron insólitos argumentos para defender su postura.

Según contó la estudiante que grabó los videos, estas personas "no eran padres", tal como se difundió en los medios de comunicación, sino que son "ajenas a la institución".

Embed

“Vamos a acabar con todos. Como se persigue a los narcotraficantes, vamos a perseguir también a los aborteros. Vamos a acabar con todas las clínicas abortistas, hasta abajo de la cama los vamos a perseguir, hasta que no quede ninguno”, amenazó un hombre que vestía pantalones militares, ante un grupo de alumnas del colegio secundario.

Además, ese mismo hombre le pidió a un estudiante que se ponga “una panza de cristal y le apriete la cabeza con una pinza a una criatura”, en referencia a supuestos métodos de aborto que no tienen relación con los que en verdad se exigen para los procedimientos de aborto legal, como el uso de comprimidos de misoprostol o el AMEU.

Embed

Por otro lado, el marido de la docente que se negó a dar ESI irrumpió en el lugar vistiendo una remera con un feto estampado y sostuvo que no iba a permitir que lo “sometan” a él y su familia a una “ley perversa”. También afirmó que quienes defienden la ESI “discriminan a los hombres y mujeres”. El argumento para esto fue asegurar que “la sexualidad no es un constructo social”, y por eso, junto a otra mujer, pidió una educación basada en la “biología”.

De esa forma, negaron los elementos sociales y culturales que conforman la subjetividad de los seres humanos y que los diferencian del resto de los animales, lo cual es el fundamento básico de la ESI, junto a la enseñanza reproductiva y de métodos para el cuidado sexual. Además, la mujer negó que usar un pañuelo celeste sea una ideología.

Ante esta situación debió intervenir la Policía Bonaerense, que se dedicó a pedirle a los alumnos y alumnas que dejen de discutir con las personas que quisieron ingresar a su propia escuela mientras deberían estar en clase.

LEÉ MÁS: EL CRUDO RELATO DE UNA DE LAS DETENIDAS DURANTE LA REPRESIÓN EN EL ENM