#AltaData | Los cruces en el Debate entre Macri y Alberto Fernández Suscribite

X

En medio de una crisis económica que se ha llevado puesta a la industria y en particular a las pymes, el Ministerio de Trabajo de Santa Fe estima que en el último año se han perdido 10 mil empleos en blanco en todo el territorio provincial, y que unas 286 empresas están bajo el paraguas de un Procedimiento Preventivo de Crisis por distintos problemas para cumplir sus obligaciones salariales, de impuestos y servicios.

En lo que pareciera ser un intento por obstruir la posibilidad de contar con información certera respecto de la destrucción de puestos de trabajo, desde la cartera laboral santafesina afirman que el gobierno nacional dejó de enviar datos sobre empleo registrado. "Lamentablemente no hay un envío sistematizado de datos de AFIP. Por lo cual se nos ha hecho cuesta arriba hacer los informes habituales", contó a El Destape una fuente del Ministerio.

La última publicación que contó con estos números antes de la discontinuación corresponde a datos del último trimestre del año pasado, que llegó en enero y marcaba una caída de 1,5% de la masa total (son 500 mil en todo Santa Fe), lo que representaba 7.500 puestos de trabajo perdidos entre diciembre de 2018 y el mismo mes de 2017.


Apagón informativo

 

Pero luego de esto hubo un apagón en el envío de la información desde la AFIP que representa un salto hasta julio, que pueden compararse con la anterior poniendo las dos fotos una junto a otra. Sin embargo, se desconoce la película que tuvo lugar en el medio. "En un trimestre vos tenés el comportamiento del empleo registrado con un determinado contexto. Con el dato de solo un mes no podemos hacer un seguimiento que arroje cifras consolidadas de las altas y bajas que hubo", se quejaron desde Trabajo.

En tanto, el último número disponible que vino desde el Ministerio de la Producción es de mayo y marca una caída interanual que se ubica en torno al 2%, lo que significa unos 10.000 empleos en solo 12 meses. 9 de cada 10 de estos puestos de trabajo perdidos corresponden a lo que se denomina microempresas, firmas pequeñas que tienen hasta 5 trabajadores en su plantilla, en especial industriales. Estas empresas tienen un importante peso en el total, ya que representan al 75%, y concentran el 15% del empleo registrado. El sector es uno de los más golpeados por las políticas nacionales, ya que carece de la estructura necesaria para capear la tormenta cuando la macroeconomía entra en estado terminal.

 


Los PPC

 

En tanto, muchas empresas que todavía soportan la combinación de la baja de ventas, el encarecimiento de la financiación y el aumento meteórico de las facturas de luz y gas, deben sentarse con los sindicatos y el Estado para acordar un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC), que se activan cuando la firma corre peligro de cerrar por razones económicas o de fuerza mayor y se ponen en riesgo las fuentes de trabajo.

Hoy hay abiertos en toda la provincia unos 286 PPC (entre nuevos y los que siguen vigentes), que contienen a unos 25.600 mil trabajadores que acuerdan medidas como reducción de jornada, vacaciones adelantadas o forzosas, o reestructuración salarial de los trabajadores, para evitar que el establecimiento baje la persiana y se pierdan puestos laborales. A cambio, los empresarios se comprometen a no realizar despidos por el lapso que dure el proceso. Como comparación, en agosto del año pasado había 179 procesos iniciados que involucraban a 14 mil trabajadores.

Según informó el Ministerio, la apertura de estos procedimientos creció durante el primer semestre del año: en el 2018 se habían iniciado 89 PPC, mientras que en 2019 se abrieron 131. Respecto de los sectores afectados, la crisis impacta de forma transversal. Si bien la industria, en especial la metalúrgica, está mostrando mayores dificultades y sobre todo en los bienes intermedios durables -que no son de primera necesidad, como muebles, calzado y electrodomésticos- a medida que avanza la recesión se extiende a otros como gastronomía y comercio, que siempre son más resistente a los contextos adversos, por lo que están en riesgo grandes franjas del empleo.

 

*Nicolás Maggi es corresponsal de El Destape en Santa Fe.