Rocío Guagliarello, es la única sobreviviente del Crimen de San Miguel del Monte, se encuentra internada en terapia intensiva y con estado reservado desde el lunes 20 de mayo último y, en las últimas horas, cuenta con una guardia de Gendarmería.

El motivo: la familia de la adolescente de 13 años solicitó la custodia después de que dos policías, con uniforme pero sin identificación, se presentaran en el hospital El Cruce de Florencio Varela y pidieran ver a la chica. Los agentes manifestaron interés en conocer cuál era la evolución de Rocío y si se encontraba fuera de peligro.

Fuentes cercanas a la causa, sin embargo, indicaron que los efectivos bonaerenses fueron al centro médico para hablar con el jefe de guardia y corroborar una versión que había trascendido sobre el estado de salud de la joven. Lo cierto es que desde entonces, Gendarmería custodia la sala de terapia intensiva en la que se encuentra internada la menor.

Embed

En tanto, el último parte sostiene que la adolescente muestra una "mejoría sostenida", motivo por el cual "se programará la resolución quirúrgica de sus fracturas". Pese a que su evolución es favorable, el mismo informe aclara que sigue anestesiada, con respiración mecánica y que el diagnóstico "sigue siendo reservado".

El testimonio de Rocío será clave para saber por qué escapaban de la policía la madrugada en la que chocaron contra un camión con acoplado que estaba estacionado, accidente en el que murieron los cuatro amigos que la acompañaban.

Por el momento hay 13 personas vinculadas a las fuerzas detenidas: 12 agentes y el secretario de seguridad, Claudio Martínez, un policía retirado.