El departamento sanjuanino de Caucete ha sido noticia polémica durante los cuatro años de gestión del intendente Julián Gil, uno de los hombres de Cambiemos, que apoyó a la oposición de Sergio Uñac, desde 2015. En las últimas elecciones cayó contra Romina Rosas (58,22% contra 37,75%), quien será la primera mujer al poder en el municipio del Este sanjuanino, una pieza fundamental del gobernador reelecto.

Por el revuelo que causó el hecho de que Gil perdiera las elecciones contra el gobierno de turno, hubo coletazos en esa comuna y fueron noticia a nivel provincial. Primero, se conoció que cerró al menos dos merenderos al día siguiente de los comicios, cuando se conocieron los resultados de su derrota.

Según confiaron los encargados de los merenderos Virgen de Guadalupe y Brazos Abiertos, empleados de Julián Gil llegaron a los lugares donde se les daba la copa de leche a cientos de niños, y les exigieron a los responsables que devuelvan mercadería. También, se llevaron elementos fundamentales para su funcionamiento.

Esta situación fue tomada a modo de alarma en la Provincia. El propio ministro de Desarrollo Humano, Armando Sánchez, se puso en contacto con los responsables del municipio caucetero para pedirles explicaciones. Según confió el funcionario “dijeron que sólo los habían trasladado a otro sitio, pero desconocemos dónde. Nosotros vamos a estar atentos porque los niños no pueden pagar los costos políticos de una situación”, manifestó.

En ese contexto, la Provincia garantizó el funcionamiento de los mismos para que los niños no se queden sin tomar la leche día a día. Ahora, realizan recorridos porque temen que los coletazos políticos, por la derrota de Cambiemos, siga dejando heridas.

Mientras tanto se conocía que Julián Gil había designado por decreto municipal a 67 personas, entre ellas 21 funcionarios de su cartera. Esto quiere decir que pasaron a planta permanente, con el objeto de dejarlos fijos para que trabajen durante la gestión de Romina Rosas. Esto fue considerado una violación a la Carta Orgánica Municipal y a sus deberes como funcionario, por lo que hubo denuncia penal interpuesta por el gremio SUOEM.

El argumento fue que realizó las designaciones 9 meses antes de dejar su mandato, lo cual está prohibido por la Ley de Responsabilidad Fiscal. Por los nombres que se conocieron, entre los nombramientos hubo familiares de Gil y amigos, a los cuales les debería favores políticos, según trascendió.

Finalmente, y después de que unos 100 trabajadores se levantaran en reclamo, en la puerta del municipio caucetero, el intendente macrista dejó sin efecto los estos nombramientos, quizás, por el temor a enfrentarse a una causa penal.