Producto de la crisis económica, que golpea principalmente a las pymes, Pelopincho, la fábrica de piletas más popular de la Argentina, despidió a 38 empleados. La cifra representaba un 15% de su planta.

Héctor Goethe, presidente de la empresa Sonne, argumentó el mal momento que atraviesa la compañía y las bajas ventas. "A la gente no le alcanza para la comida, menos nos va a comprar una pileta", señaló.

Hace dos meses, la firma había reducido el horario de trabajo de los operarios, aunque de acuerdo a lo que dijo el titular, mantuvo el sueldo completo. Sin embargo, la crisis  se sintió durante el último verano, cuando no llegaron a vender el 50% de las piletas.

“Hoy tenemos pedidos que son el 30% de lo que registrábamos a esta altura el año pasado. Si sumamos la compra potencial que se puede dar en los próximos meses estimamos quellegaremos a un 65% o 70% del trabajo que teníamos en 2018. Con esa situación tuvimos que ajustar nuestra plantilla con el despido de 38 personas para asegurarle la ocupación a los otros 200”, remarcó el empresario.

En esta nota