#AltaData | La fake news sobre Kicillof del guionista de Lanata Suscribite

X

El reclamo sindical para fraccionar las paritarias se formalizó con el planteo de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). El gremio solicitó a las cámaras empresarias del rubro una suba del 20% para el trimestre abril-junio y la posibilidad de renegociar condiciones salariales a partir del segundo semestre del año. El esquema apunta a generalizarse en las discusiones del sector privado ante la incertidumbre en el escenario económico y el panorama electoral futuro.

La propuesta fue desarrollada días atrás por el sindicato en la segunda reunión de discusión salarial con las entidades de empleadores. Los empresarios acudieron al encuentro sin un ofrecimiento, algo que el gremio había solicitado en la primera audiencia llevada a cabo dos semanas antes. Ante esa carencia el jefe de la UOM, Antonio Caló, lanzó el reclamo por una suba trimestral, informó Ámbito Financiero.

Embed

En consonancia, el sindicato de mecánicos (Smata) comenzó a aplicar paritarias trimestrales al menos desde 2012 en sus acuerdos con las terminales automotrices y que luego replicaba en los convenios con las concesionarias. Esa modalidad persiste hasta la actualidad y le garantiza a los operarios por lo menos un sostén de su poder adquisitivo a instancias de actualizaciones en línea con la inflación acumulada en los tres meses anteriores a partir de la aplicación de una fórmula que combina las variaciones que mide el INDEC con las de otras consultoras privadas.

La UOM está entre los primeros sindicatos, junto con los docentes (que ya se aseguraron actualizaciones trimestrales con gatillo) y la Asociación Bancaria, en negociar sus salarios en paritarias. Desde que asumió Cambiemos los funcionarios se apoyaron en los gremios con mayor vocación de diálogo con el oficialismo para impulsar sus primeras pautas salariales, como Comercio, los constructores de la Uocra o los estatales de UPCN.

La semana pasada, uno de los cotitulares de la central obrera, Carlos Acuña, le dio un guiño al Gobierno al suscribir para el gremio de empleados de estaciones de servicio un aumento salarial este año de 28 por ciento en tres cuotas, bastante por debajo de las previsiones inflacionarias incluso de los consultores más optimistas y del Fondo Monetario Internacional, con la única salvaguarda de una cláusula de revisión en septiembre.