Para qué sirve la ley impositiva 2020 que quiere Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires

La normativa es indispensable para cumplir con la emergencia provincial, hacer frente a la deuda, aumentar la recaudación municipal, tratar el Presupuesto y mejorar sueldos.

30 de diciembre, 2019 | 19.22

El gobierno de Axel Kicillof buscará enviar el proyecto de ley impositiva 2020 a la Cámara de Diputados de la Legislatura bonaerense la próxima semana tras el traspié en el Senado, donde la oposición, lejos de ser constructiva, optó por voltear la sesión prevista para el jueves pasado. La iniciativa es complemento de la emergencia provincial ya sancionada por la Legislatura y es fundamental para cumplir con las obligaciones bonaerenses.

La ley impositiva 2020 es clave para cumplir con la declaración de emergencia de la provincia, hacer frente a la deuda bonaerense, aumentar la recaudación municipal, diagramar el Presupuesto del año entrante y negociar paritarias que favorezcan a los trabajadores, entre los que están los docentes.

Falsamente, los medios de comunicación hegemónicos intentaron instalar que los bonaerenses tendrán un "tarifazo del 75%", cuando esa cifra sólo alcanzará a unos 200 terratenientes con más de dos mil hectáreas, superficie superior a, por ejemplo, todo el barrio de Palermo. De la mano de enfrente, la mayoría sólo abonará un 15% extra.

Para hacer un análisis correcto del impacto del presunto "impuestazo" es necesario recordar que Kicillof dejó sin efecto el aumento de tarifa eléctrica, estipulado por María Eugenia Vidal para 2020, de un 25%. Lo que el pueblo se ahorra en el pago de este servicio es mucho más de lo que deberá pagar por la suba impositiva.

Es imposible generalizar la ecuación y decir que los bonaerenses se ahorrarán un 25% de luz y tendrán un 15% de aumento impositivo (o sea, un excedente del 10% para el consumo), por lo que el Gobernador lo explicó con un ejemplo: un hogar en La Plata, habitado por una familia tipo, pagaba un promedio de $3 mil mensuales de energía eléctrica lo que, a fin de año, significaba un total de $36 mil. Lejos de ese panorama, la misma casa pagará $3500 anual de impuesto inmobiliario (si se aprueba el proyecto), unos $300 por mes. Un abismo de distancia entre uno y otro.

Kicillof planteó que es necesario "que la gente pueda comer, vivir, consumir pero no para que se vaya al dólar, porque ya está horcada. Va a ir al almacenero de la esquina, a la juguetería, se va a empezar a mover la economía comercial, productiva, o en turismo" en vez de ir a manos de los amigos de los exgobernantes.

Pero no es el único ítem central de este proyecto de ley impositiva 2020. Uno de los puntos clave es la coparticipación municipal ya que, con el actual esquema, se había planificado recaudar lo mismo que en 2019, muy lejos del panorama económico y financiero en el que derivó la provincia después de las megadevaluaciones macristas y la brutal inflación.

Los municipios necesitan recaudar más para hacer frente a sus compromisos, por lo que Kicillof recibirá mañana - según informaron fuentes cercanas al gobernador - a los mandatarios comunales radicales, los más preocupados por la coparticipación. Es muy difícil tallar un panorama de cada distrito porque cada uno tiene realidades muy diferentes, pero todos necesitan ingresos para poder continuar.

La recaudación de los municipios y de la provincia toda será fundamental para tratar el Presupuesto 2020 que, al igual que el nacional, fue prorrogado por la Gobernación. Dentro de ese punto, advirtieron a este medio, están los vencimientos de deuda.

Según el último dato disponible, de junio de 2019, la provincia debe U$S 11.959 millones. Como contó Rodrigo Núñez en El Destape, entre diciembre de 2015 y agosto de 2019 el endeudamiento en pesos se multiplicó prácticamente por seis en términos nominales y aumentó casi un 60% en términos reales. Pero no sólo creció aceleradamente, sino que cambió su composición y el peso de la deuda en dólares pasó del 57,9% desde el fin de la administración de Daniel Scioli a un 82,7% en diciembre de este año. Ese será uno de los desafíos ya que hay vencimientos de deuda muy cercanos en el horizonte bonaerense.

El proyecto inicialmente iba a ser debatido en el Senado el jueves a las 14. Los legisladores solicitaron una prórroga de doce horas pero la sesión jamás comenzó a la madrugada. Se "pateó" para el viernes hasta que, finalmente, cayó. Ahora, si los planes salen como espera la Gobernación, el texto ingresaría la próxima semana pero por Diputados. Habrá negociaciones estos días pero siempre con la intención de mantener el espíritu de la ley, que es ser progresiva: que los que más tienen sean los que más paguen.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►