Después del episodio que se volvió viral por un video donde unos jóvenes abordaron a Mauricio Macri y lo engañaron en Suiza, desde la Casa Rosada creen que es necesario reforzar la custodia.

En una búsqueda por evitar sorpresivos escraches que puedan tener un impacto negativo en un año electoral, el Gobierno baraja la posibilidad de invertir más en la seguridad del Presidente.

Aunque oficialmente argumentan que se debe a la prevención frente a posible actos terroristas contra el mandatario, el nuevo debate interno se centra en proteger su entorno, sobre todo en actos públicos.

Tal como lo deseaba desde el primer día la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, la idea de profesionalizar el área y aplicar mayor rigidez finalmente se llevará a cabo.

 

 

Tras lo ocurrido en Zurich, desde esa cartera confirmaron que mantuvo contactos con la Casa Militar, a cargo de José Luis Yofre y con Alejandro Cecati, jefe de la custodia, para remarcarles la importancia de que se cumpla con el protocolo de actuación. 

Este jueves Bullrich se refirió al escrache en conferencia de prensa, donde confirmó que "el presidente no puede aislarse y tiene que estar en contacto con la gente", pero deslizó que este tipo de hechos se puede repetir. "Sería bueno que el que quiera manifestarse en contra, lo haga de forma directa, sin manipular y engañar diciendo que lo quieren saludar", reprochó. 

En ese sentido, apuntaron directo contra el presidente que no respetar las medidas de seguridad. "Usaron un ardid. Cuando se trata de una protesta o de alguien que quiere expresarse en contra, la custodia está atenta y preparada. En estas ocasiones es muy difícil de anticipar. De ahí que necesitamos que el Presidente ayude", admitieron fuertes del gobierno a Clarín.