La Selecciòn Argentina de Básquet masculino perdió por 95 a 75 ante su par de España en la final del Mundial de China 2019 y obtuvo el subcampeonato del torneo.

El equipo nacional debió luchar siempre desde atrás durante los 40 minutos de partido ante un elenco español que no tuvo fisuras y se valió de la contundencia ofensiva y la supremacía en los rebotes (47 a 27) para construir su triunfo.

El Seleccionado dirigido por Sergio Hernández tuvo dificultades para desarrollar sus ofensivas y estuvo muy impreciso de cara al aro, situación que le permitió a su rival sacar una amplia ventaja desde el comienzo, con Ricky Rubio y Marc Gasol como principales exponentes y un banco muy participativo con Sergio Llull como destacado.

La Argentina tuvo dos momentos para recortar el marcador y cambiar el sentido del encuentro: En los últimos minutos del primer cuarto, donde a fuerza de buenas defensas y una serie de correctas fases de ataque consiguió ponerse un punto por debajo; y durante el comienzo del último período, con una presión asfixiante y tiros rápidos que le permitieron achicar a la mitad la desventaja. Pero en ambas oportunidades, los españoles lograron romper la racha a tiempo.

El capitán Luis Scola y el base Facundo Campazzo, los jugadores más determinantes del elenco nacional fueron contenidos y anulados por la defensa 'Roja', que puso un cerrojo bajo la zona pintada.

El santiagueño Gabriel Deck fue el jugador más efectivo del equipo: totalizó 24 puntos, la mayoría de ellos en la etapa final del partido. Por detrás lo acompañó Nicolás Laprovíttola, con 17 puntos.

Pese a que el resultado marcó con antelación la consagración de España, la Selección peleó por la pelota hasta la jugada y mostró su esencia hasta el último momento, la misma que lo llevó a derrotar a los combinados de Serbia y Francia, dos potencias en el deporte.

 

 

En esta nota