El encuentro de este lunes en la sede de Camioneros fue la primera demostración pública del apoyo del sector gremial a los precandidatos de Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires: Axel Kicillof y Verónica Magario.

El exministro de Economía, que se impuso como figura principal en Buenos Aires impulsado principalmente por los números de las encuestas, comenzó la búsqueda de respaldo en los diferentes sectores. 

Alejados de la CGT pero cercanos a los precandidatos Alberto Fernández y Cristina Kirchner, Hugo Moyano y sus hijos recibieron en el gremio a los precandidatos.

El hombre fuerte de Independiente, había anunciado hace dos semanas que en este momento estaba convencido de que ese binomio le podría ganar a Mauricio Macri en las elecciones de octubre.

Ahora, también encararon la Provincia. En la reunión en la que participaron también Omar Plaini del sindicato de canillitas, Mario Manrique de mecánicos, Abel Furlán de metalúrgicos y Miguel Díaz de docentes, entre otros, comenzaron también las negociaciones por la candidatura de Pablo Moyano en diputados.

"En el encuentro se plantearon las terribles políticas que lleva adelante el gobierno nacional y el abandono que produjo la actual gobernadora María Eugenia Vidal a todos los bonaerenses", informó Camioneros en un comunicado. 

Hugo Moyano, por su parte, aseguró que tienen "el compromiso y la necesidad de orientar a los bonaerenses a que voten a esta fórmula, que ellos van a sacar a la provincia de la mala situación que está".