Manifestantes se opusieron a la decisión del Gobierno porteño de suspender de facto la línea C de subte para trabar las protestas y acampes que hay en el microcentro de la Ciudad. 

Desde Libres del Sur, Barrio de Pie y Frente de Organizaciones en Lucha dialogaron con El Destape sobre esta nueva y cuestionada estrategia del gobierno local.

"El que está cortando las calles es el gobierno porteño. Y esto afecta a los vecinos de la Ciudad en una magnitud que los organizaciones no lo hacemos habitualmente", afirmó a este portal Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie. 

La Policía porteña realizó hoy este operativo desde las 8 de la mañana y hasta guardó los subtes en las cocheras. Se espera que no esté activa la línea C durante todo el día. Es la primera vez en la historia que un gobierno suspende una línea de subte por una manifestación. 

De este modo la Ciudad pretendía impedir que se haga la protesta pero finalmente se hizo caminando hasta 9 de Julio. La línea C comprende desde Retiro hasta Constitución. Según las organizaciones que hoy marcharon, "hay muchos compañeros que llegan desde zona sur y se bajan en el tren en Constitución y se toman el subte para llegar". Pero hoy debieron ir a pie. Eso generó que cientos de manifestantes debieran ir caminando encolumnados por más de 20 cuadras hasta la zona del acampe, frente al Ministerio de Desarrollo Social. "Terminó siendo mayor el caos y el corte", dijo Marianela Navarro, del Frente de Organizaciones en Lucha. 

"Han armado un operativo desproporcionado como si se tratara de delincuentes. Somos laburantes que queremos visibilizar los problemas que hay", afirmó Navarro a El Destape. "Al final la que termina realizando los cortes es la Infantería", agregó.

Desde Libres del Sur aseguraron que la intención de la Ciudad era que los manifestantes no lleguen al lugar a realizar la protesta. "Esto pone en evidencia la debilidad de la ministra Carolina Stanley a la hora de tener que resolver con medidas concretas los problemas que genera este gobierno". Saravia por su parte manifestó: "Entonces el problema no era si hacíamos un actividad sino que no se haga visible el problema". 

Hoy habrá jornadas y actividades de protesta en 20 provincias de nuestro país y en ocho de ellas habrá acampes por la crisis económica que generó el gobierno de Mauricio Macri y el reclamo por la emergencia alimentaria.