Por nuevos conflictos en los pagos de salarios, podría desatarse una nueva huelga de futbolistas. El caso de Rosario Central abrió el agujero financiero en el cual se encuentra varios equipos de la Superliga.

En las últimas horas, los jugadores de Central amenazaron con no concentrarse este fin de semana si no les pagaban lo que le deben. A raíz de esta situación, habría otras instituciones con problemas similares.

 

 

Ante este panorama, el secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi, se comunicó con Mariano Elizondo, presidente de la Superliga, para manifestarle su inquietud al respecto. El próximo martes habrá una reunión entre ambas partes para buscar una solución, con la posibilidad concreta de una huelga después de la quinta fecha.

Hasta la temporada pasada, el reglamento de la Superliga estipulaba sancionar con quita de puntos a los clubes que tuvieran deudas con sus jugadores. Huracán y San Lorenzo habían quedado expuestos a la pérdida de seis unidades pero el Tribunal de Apelaciones dejó el fallo en suspenso en junio de este año. A partir de entonces, se pusieron instancias previas de "apercibimiento" antes de la quita de puntos.